Cómo roban tus datos los “quizzes” que contestas en internet

Nos preguntan todo tipo de cosas, desde el nombre de nuestros padres hasta lo que hacemos en nuestro tiempo libre o lo que pensamos sobre una idea política

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Raza en Facebook

Cómo roban tus datos los “quizzes” que contestas en internet

¿A qué famoso te pareces? ¿En qué ciudad deberías vivir? ¿Qué palabras usas más en internet? ¿Cómo será tu primer hijo? ¿Cuál es tu carrera ideal? Probablemente, mientras lees esto, un usuario de Facebook, BuzzFeed o LinkedIn -que tal vez conoces- está haciendo un test sobre esas y otras varias temáticas desde su celular o computadora.

Y tal vez no tenga presente que, al tiempo que responde a las preguntas, le estará proporcionando a la empresa que creó el cuestionario (y al sitio web desde donde lo hace) unos datos tremendamente valiosos de forma totalmente gratuita .

Las preguntas parecen inofensivas, pero cuando sirven a los propósitos de un quiz de internet, la lógica es casi maquiavélica.

Miden qué respondes, cómo respondes (incluso en qué respuestas sitúas el cursor) y a qué velocidad , entre otras cosas, para incluirte en una categoría determinada”, le cuenta a BBC Mundo Jim Wheeler, director de ciberoperaciones de Protection Group International (PGI), una firma de seguridad con sede en Reino Unido.

“Son como tatuajes digitales porque esa información se queda grabada para siempre en el universo cibernético. Y la gente joven es especialmente proclive a dar su información personal en internet”, explica el especialista.

Pero ¿de qué información estamos hablando? ¿Y cuáles son los riesgos que corremos al hacerlo?

Todo sobre ti

Dmitry Bestuzhev, jefe del equipo de Investigación y Análisis para la empresa de ciberseguridad Kaspersky Lab en América Latina, dice que hay dos tipos de riesgos.

Por un lado, los “riesgos deliberados que toma el usuario para poder participar en el quiz , como su nombre, apellido, sexo, ubicación geográfica, raza y otros datos que, de forma muy clara, pueden crear el perfil de la persona que responde”.

“Por otro lado, existen preguntas que podrían permitirle al autor de la encuesta averiguar quién está realmente detrás de las respuestas”, agrega.

“Esas preguntas, especialmente si es una encuesta muy larga, podrían colocarse de tal forma que los usuarios no se den cuenta que están siendo manipulados “.

Además, explica el experto, con la información de nuestro navegador revelamos, a menudo sin querer o sin saberlo, qué idioma o idiomas hablamos, cuál es nuestra zona horaria y nuestra dirección IP (y dirección geográfica). “Todos estos datos se recopilan de forma automática cada vez que abrimos una encuesta”, dice Bestuzhev.

Además, sostiene Wheeler, hay que tener en cuenta las preguntas de seguridad a las que muchas veces respondemos sin percatarnos.

Si un test te pregunta el nombre de tu mascota, el colegio en el que estudiaste o los nombres de tus padres, es muy posible que utilice esos datos para hackear tu cuenta y descubrir tus contraseñas y tus respuestas a las preguntas de verificación.

“Además, algunos usan la información para crear listas de usuarios vulnerables “, cuenta Wheeler.

Y, muchas veces, ni siquiera hace falta responder a un test; basta con hacer clic o comentar una publicación que permita identificar a esos usuarios vulnerables.

Por ejemplo, explica, todos esos artículos en las redes sociales que piden que etiquetes a un amigo para que cambie una imagen permiten a las empresas (y a los cibercriminales) saber quién es más vulnerable o más ingenuo a la hora de usar la red .

Pero esa es apenas una de las formas en que las compañías usan todos los datos que les cedemos.

Marketing… y mucho más

Los usos van más allá de añadir nuevos usuarios a las listas de emails o de generar tráfico , lo cual también es clave .

“Los beneficios para las empresas varían dependiendo de su naturaleza”, explica Bestuzhev.

“Algunas utilizan la información para el marketing , ya que pueden vender esos datos como sondeos , los cuales son altamente solicitados por compañías”.

Lo que ocurre entonces, explica el analista, es que las empresas pueden averiguar cosas muy concretas como, por ejemplo, qué piensan los hombres entre los 18 y 23 años que viven en Europa y que usan el sistema operativo de Apple.

“Esos datos pueden ser muy interesantes para terceros y crear perfiles de usuarios. El beneficio, por supuesto, es financiero . Puede ser directo -al vender los sondeos- o puede ser también para la creación de productos y servicios dirigidos a esos perfiles de personas “, dice Bestuzhev.

En ese sentido, Wheeler destaca la importancia de los llamados “medios a la carta” , es decir, hechos para y por el perfil de cada usuario de forma muy concreta. Spotify, Amazon o Netflix son solo algunos ejemplos.

Y esto limita también la oferta del usuario que, “en una comunicación cada vez más global, acaba teniendo un enfoque cada vez más limitado “, afirma el experto. Y, entonces, entran en juego las variables psicográficas.

Perfiles políticos

A través de un simple quiz , una empresa de marketing político puede crear perfiles y detectar aquellos usuarios que más influencia tienen a la hora de generar opinión.

La compañía británica de análisis de datos Cambridge Analytics construye perfiles psicológicos con este tipo de datos.

Fue contratada por la campaña a favor del Brexit en Reino Unido y también por el Partido Republicano en Estados Unidos, favoreciendo primero a Ted Cruz y luego a Donald Trump. Y, según lo que respondas al test, quedarás incluido en una categoría: extrovertido, abierto, neurótico…

Pero, además, está toda la información que ya compartiste en la red social o sitio web.

“Cuando creamos nuestra cuenta o perfil, entregamos toda la información sobre nosotros. Tiene nuestra foto, nuestra fecha de nacimiento, dónde vivimos ; es como una especie de dosier que tiene la red social y que también puede tener aquella página que utiliza ese perfil para poder crear la encuesta”, dice Bestuzhev.

“No regales tus datos”

¿Qué debemos hacer entonces? ¿Tiene sentido que desconfiemos de cada uno de esos quiz o es esta postura exagerada?

“Deberíamos tener buenos hábitos”, sostiene Bestuzhev. “Si solo estamos buscando encuestas en internet porque nos encanta participar en ellas, esto es algo preocupante”, dice el analista.

“En realidad, no hay encuestas inofensivas, pero existen algunas que fueron especialmente fabricadas para que quienes están detrás recopilen nuestra información” , agrega.

“No hay que ser paranoicos, pero hay que recordar que una buena encuesta no es un formulario que solicita datos personales, sino más bien opiniones”.

Además, Bestuzhev dice que el usuario tiene la posibilidad de aceptar o rechazar las políticas de privacidad que manejan los sitios web donde tomamos esos quizzes.

“Es importante verificar la política de privacidad de cada página antes de participar en una encuesta”, concluye.

Por otra parte, Wheeler dice que Facebook debería tener un código ético más específico ya, que por el momento, “es muy poco claro”.

“Podría ocurrir con cierta presión social que revolucionaría el mundo entero. Facebook ya no es solo una red social; es un medio de información y, cada vez en mayor medida, un actor político “.

En ese sentido, el especialista señala que “es fundamental que proporcione conciencia cibernética a sus usuarios y les eduque sobre cómo usar su plataforma de forma más segura”.

Mientras tanto, el usuario deberá ser precavido: “Tu información personal es muy valiosa. Piensa a dónde irá a parar antes de regalarla” .

– Lucía Blasco

Te recomendamos

%d bloggers like this: