La pornovenganza ya es delito en este país de América Latina

Son pocos los países donde difundir imágenes pornográficas sin consentimiento está penado

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue en Facebook a la voz de los hispanos en Chicago
La pornovenganza ya es delito en este país de América Latina

En Argentina, el senado local se ha puesto a trabajar para sacar de la parrilla leyes y proyectos pendientes antes del fin de año, y una de las que aprobó esta madrugada, a toda luz, es la que pena la “pornovenganza”.

De aquí en más, apenas sea reglamentada, le tocará entre 4 y seis meses de prisión a quien difunda imágenes de desnudez y contenido sexual explicito sin consentimiento de las partes involucradas”, dice el texto original. Esto va especialmente para los amantes despechados que en venganza suelen filtrar a las redes sociales videos y fotografías de la intimidad más íntima, con el fin de desprestigiar al ex.

También es cierto que mucha gente recurre a este artilugio para crearse fama. Ya tenemos casos concretos de celebrities locales que “construyeron” su personaje a costa de publicar contenido visual comprometido con alguien famoso.

En cualquier caso, la ley es un gran avance, habida cuenta de lo fácil que es hoy destruir la reputación de las personas. Ya en Japón está vigente la misma norma, con multas altísimas en dinero y que alcanza incluso a los proveedores de internet.

Robar momentos “sugestivos”, ¿también será delito?

Un cable de la agencia Telám dice que la Cámara de Senadores aprobó este miércoles por unanimidad, sin debate, y giró a Diputados, un proyecto de ley que reprime con la pena de prisión a quien difunda “imágenes de desnudez total o videos de contenido sexual o erótico de una o más personas” sin el permiso de los protagonistas.

Además, según interpreto, será delito difundir “selfies” sin ropas y en situaciones eróticas aunque, para tomarlas, hubiera habido consentimiento de las partes, punto éste del proyecto que no resulta muy claro. Si uno se retrata junto a su partenaire luego de un encuentro, y decide compartir el momento con la comunidad de Instagram o Twitter, ¿dónde estaría la infracción? ¿y si solo fuera una pose? ¿no va en contra de la libertad de “expresión”?

“La persona condenada será obligada a arbitrar los mecanismos necesarios para retirar de circulación o bloquear el material, a su costa y en un plazo inminente” dice el texto del proyecto de la senadora sanjuanina Marina Riofrío (PJ-FPV).  En fin, y ¡en buena hora! 

Te recomendamos

%d bloggers like this: