Adelanta tu propósito de bajar de peso para antes de Navidad

Un nuevo estudio sugiere que las personas en todo el mundo suben entre 1 y 2 libras de peso al llegar las fiestas de fin de año, pero esto puede prevenirse

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Raza en Facebook

Adelanta tu propósito de bajar de peso para antes de Navidad

En lugar de hacer que la dieta y el ejercicio estén entre tus propósitos de Año Nuevo después de consentirte durante las fiestas, probablemente sea más inteligente hacer una promesa para evitar subir de peso durante esta temporada.

Éste es el mensaje de un nuevo estudio hecho entre cerca de 3,000 personas alrededor del mundo en el que se descubrió que en promedio, la gente sube entre 1 y 2 libras durante los festejos nacionales. Y en general, les toma alrededor de 5 meses bajar ese peso extra. El estudio fue hecho por la Universidad de Tecnología en Tampere en Finlandia y Cornell University y fue publicado en la revista médica New England Journal of Medicine.

“Una vez que llegamos a la primera semana de octubre en Estados Unidos, la subida de peso empieza a aumentar muy lentamente, y llega a su clímax justo después del Año Nuevo”, dice Brian Wansink, Ph.D., un co-autor del estudio y director y profesor en el laboratorio Food and Brand Lab en Cornell University. “Entonces comienza a bajar, pero no llega al punto más bajo hasta mediados o finales de septiembre”.

El estudio involucró a personas de Alemania y Japón además de estadounidenses y los hallazgos fueron consistentes entre países, dice Wansink. Las personas que se deleitan con pastel de calabaza y pavo para el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos ganan tanto peso como aquellos que se comen las bolitas de arroz y las de mochi durante la Semana de Oro en Japón. “Tu vecino vegano que come lechuga sube la misma cantidad de peso que el que come costillas,” dice Wansink.

Una evaluación más certera

A diferencia de algunos de los otros estudios que revisan los patrones de ganancia de peso, este no dependió de los cambios de peso reportados por las personas mismas ni de hacer que la gente fuera a un lugar específico a pesarse. En lugar de eso, se obtuvo la información de una báscula inteligente  que los participantes ya tenían, la WS-50 de Withings, una compañía que crea aparatos de salud que tienen WiFi y Bluetooth.

Cuando los consumidores configuran la WS-50, pueden conectarla inalámbricamente con una aplicación en un teléfono inteligente que recoge no solo la información del peso, sino otras cosas como nombre, fecha de nacimiento, cuenta de correo electrónico, fotos y ubicaciones. Pero de acuerdo con las políticas de privacidad de Withings, la información también puede ser transferida a la compañía a menos que los consumidores elijan no hacerlo. (Y si hacen esto, podrían no tener acceso a todas las funciones del producto). Withings provee cierta información, de forma anónima a investigadores de proyectos como este.

Tener este tipo de información permitió a los investigadores, uno de los cuales es un empleado de Withings, obtener una imagen más exacta sobre las fluctuaciones de peso a lo largo del tiempo. “Los sujetos del estudio no pueden mentir, no pueden decirte el peso que quisieran tener, no pueden saltarse la cita para ir al laboratorio y pesarse,” dice Wansink. “Estas viendo las medidas reales de personas reales.”

Una visión realista

Una libra o dos no parecen mucho. Wansink dice que las personas en este estudio podrían representar a un grupo que ya de por sí es más saludable. “Estas personas son gente autoconsciente a quienes les gusta la tecnología y evidentemente tienen suficiente dinero para comprar una escala de $150 y tienen WiFi,” dice. “De hecho, diría que probablemente están en mucho mejor condición física que la persona común y corriente. Así que si hasta los grupos más vigilantes y motivados están subiendo de peso y no lo pierden en seguida, es casi seguro que una persona promedio suba mucho más durante los festejos y que le tome más tiempo todavía perderlo”.

Sin embargo, no tienes que quitarle toda la diversión a los festejos para minimizar la subida de peso,  durante la temporada. El problema no son las comidas de los días festivos en sí. “Puedes tener una gran cena de Navidad, pero esto no significa que tengas que estar comiendo galletas toda la semana antes y toda la semana posterior,” dice Wansink. “No subir ese peso en primer lugar significa que no tendrás que pasar 5 meses perdiéndolo.”

– Julia Calderone

Te recomendamos

%d bloggers like this: