El abuelo coreano que aprendió a usar Instagram a los 75 para contar historias a sus nietos

Chan Jae emigró con su familia de Seúl a Sao Paulo en 1981. Pero uno de sus hijos vive ahora en Nueva York y su hija decidió volver a Corea con sus dos nietos, quienes eran “el centro de su vida”

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Raza en Facebook

El abuelo coreano que aprendió a usar Instagram a los 75 para contar historias a sus nietos

¿Cómo contarles un cuento a tus nietos cuando te encuentras solo y dos océanos te separan del resto de tu familia? Para Chan Jae, de 75 años, la solución significaba abrirse al nuevo y desconocido mundo de las redes sociales.

Y así lo hizo.

Con ayuda de su mujer y de su hijo, Chan creó una cuenta de Instagram y la convirtió en una herramienta para poder contarles historias a sus tres nietos a través de sus dibujos. Pero sus imaginativas creaciones cautivaron a miles de personas.

Su cuenta en la red social Drawings for my grandchildren (Dibujos para mis nietos), ya tiene más de 80,000 seguidores.

Arthur, Allan y Astro son el centro del universo creativo del artista surcoreano.
Arthur, Allan y Astro son el centro del universo creativo del artista surcoreano.

Su éxito no es una cuestión de suerte. Su hijo Ji Lee, director creativo de Facebook e Instagram (antes en Google), tiene gran parte de culpa. Toda la familia emigró de Seúl (Corea del Sur) a Sao Paulo (Brasil) en 1981.

Sin embargo, Ji Lee y su familia se mudaron a Nueva York y su hermana decidió volver a su Corea natal junto con su marido y sus dos hijos, quienes eran el centro del mundo de Chan.

“Mi padre se jubiló y comenzó a pasar tiempo con mis sobrinos. Les llevaba a la escuela y estaba con ellos todo el día. Cuando se fueron, se quedó sin nada que hacer y eso nos asustó a mí y a mi madre”, cuenta Lee. “Nos preocupaba que envejeciera más rápidamente por estar sin hacer nada y que se deprimiera”.

“¿Están aprendiendo Taekwondo?”, les pregunta con este dibujo.

A Lee le costó meses convencer a su “bastante reservado” padre, quien “odia aprender cosas nuevas”, de que dibujara para sus nietos -al igual que había hecho con sus hijos años antes- y de que publicara las fotos en internet para estar en contacto con ellos.

A él no le gustó la idea y no comprendía el concepto. No entendía el propósito de compartir su arte en Instagram, pero yo estaba decidido a enseñarle“, le contó Lee a la BBC desde su casa en Nueva York.

“Me sentaba con él cada día. Un día durante la cena tuvimos una conversación en la que hablamos de que podía dibujar para mi hijo Astro (al que conoció cuando nació y fue de visita a Nueva York) y para sus otros dos nietos”.

“Ese fue el punto de inflexión y, al final, se mostró más receptivo a aprender“.

Chan Jae también expresa con su arte la cultura coreana. En este cuadro pintó a dos mujeres buceando en la isla de Jeju.

“Capturar su estilo a la hora de dibujar” fue otra complicación a la que se enfrentó Lee. “Ahora usa diferentes herramientas de edición e incluso entiende cómo funcionan las etiquetas; eso fue algo revolucionario”, explica.

“La cuenta de Instagram cambió enormemente la vida de mi padre. Desde que la tiene hace un dibujo al día. Mi madre escribe las historias y mi padre les da vida“.

También dibuja dinosaurios para sus nietos.

Dinosaurios, pandas, superhéroes y la naturaleza son temas recurrentes de los dibujos que Chan Jae les dedica a sus nietos. Y también la vida diaria y la cultura coreana.

Pero lo más importante es que en cada publicación les enseña una lección, comparte un recuerdo o incluso un mensaje personal, traducido en tres idiomas: inglés, portugués y coreano.

La madre de Lee envía la historia en coreano y después su padre envía el dibujo. Lee la traduce al inglés y su hermana al portugués. Y así, todos los días, la familia sigue en contacto.

“Su abuela es una supermujer. [En la imagen] lleva un bebé en los brazos y otro a la espalda. Por favor, niños, no se olviden”, escribe en el texto que compaña a uno de sus dibujos, en el que retrata a su esposa.

La mujer de Chan Jae con sus hijos, en este retrato.

Para llevar las cosas un paso más allá, Ji Lee contó la historia de su padre en un video que publicó en Facebook y que se volvió viral (ya ha logrado más de 18,000 reacciones y lo vieron casi dos millones de personas).

Lee dice que le sorprendió la popularidad que alcanzó su video. “Me fui a la cama y, cuando desperté, se había vuelto viral. La cuenta de Instagram también había crecido y ahora tiene más de 60,000 seguidores”.

A Chan Jae también le gusta jugar al “go”, un juego de mesa estratégico originario de la antigua China.

Miles de usuarios de Facebook le escribieron contándole lo mucho que les había emocionado la historia de Chan Jae.

“Es increíble en muchos niveles. Un legado moderno viviente. Tu brillantez es muy profunda”, le dijo una usuaria de la red scocial, Valerie LaMastro.

Otros como David Harvey compartieron experiencias similares relacionadas con la introducción de la gente mayor a las nuevas tecnologías. “Es una historia maravillosa. Los dibujos son hermosos y también fue hermoso que contaras la historia. Mi padre tampoco tenía mucho interés en la tecnología hasta que comenzamos a chatear y ahora estamos mucho más unidos”.

Devrin Carlson-Smith escribió lo siguiente: “Fui uno de los primeros en seguir ‘Dibujos para mis nietos’ y te conté la historia sobre cómo mi madre se había interesado en Instagram. Me encanta que tu padre haya retomado su arte. Espero hacerlo yo también y no perder mis habilidades“.

También suele compartir historias personales en sus dibujos en Instagram, como los vuelos de su mujer a Corea.

Para Ji Lee, la parte más satisfactoria fue poder ayudar a otras personas en todo el mundo. “Mucha gente está compartiendo mi video y escribiendo comentarios. He recibido cientos de mensajes de personas que me dan las gracias por haber compartido nuestra inspiradora historia”.

– Heather Chen

Te recomendamos

%d bloggers like this: