Donald Trump hace gira triunfalista y reclama crédito por mantener 1000 empleos en Indiana

La empresa Carrier mantendrá una planta en Indianápolis tras conversaciones con Trump, que a diferencia de lo que ofreció en su campaña no "les hizo pagar un maldito tax" sino les habría ofrecido millones en incentivos. Pero Carrier tiene más de 3000 empleos en Monterrey México, y llevará otros 1000.

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Raza en Facebook

Donald Trump hace gira triunfalista y reclama crédito por mantener 1000 empleos en Indiana

Tres semanas después de su elección como próximo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump realizó una “visita triunfalista” hoy a dos estados del medio oeste estadounidense, atribuyéndose el crédito por “salvar más de 1100 empleos” que la empresa Carrier iba a enviar a México y recibiendo el emocionado agradecimiento de trabajadores de la fábrica de aires acondicionados en Indianápolis durante un recorrido de la planta.

El equipo del presidente electo anunció que había logrado “retener” los empleos y comprometer a la empresa a invertir 16 millones de dólares en la planta de Indianápolis, aunque no dieron oficialmente a conocer los detalles concretos del acuerdo.

Durante un discurso en Indianápolis el jueves en la mañana, Trump dijo que la forma de retener empleos en Estados Unidos era reduciendo impuestos y regulaciones sobre las empresas y lanzó una aparente amenaza a otras empresas que planeen irse del país llevándose empleos.

“No podemos seguir permitiendo que esto ocurra, se están llevando muchos empleos a muchos sitios, no sólo México”, dijo Trump durante su discurso en Indianápolis. “No podemos permitirlo más”.

No obstante, trascendió que el estado de Indiana ofreció a Carrier 7 millones de dólares en incentivos del tesoro estatal y que la empresa continuaba con sus planes de cerrar una planta cercana en Huntington, Indiana, eliminando 700 empleos.  CNN mostró algunas imágenes de empleados de esa otra planta con letreros que decían “¿Y donde está nuestro acuerdo?”.  Trump no mencionó a los que se quedaron fuera del mismo.

Pero esto no fue lo que prometió Trump en su campaña. En abril, durante un mítin público, el entonces candidato republicano había dicho algo muy diferente, señalando que las empresas como Carrier, que quisieran llevarse trabajos del país, tendrían que pagar “un maldito impuesto” .

“Habría consecuencias si dicen que se van, ahora no hay consecuencias. Yo les diría, ok, paguen un maldito impuesto. En menos de 24 horas me llamarán para decir “Señor Presidente, hemos decidido quedarnos en Indianapolis”, dijo Trump en aquel entonces. “Se que eso les va a gustar a mis dos amigos despedidos por Carrier ¿Verdad que es buena idea ponerles más impuestos que el demonio? (tax the hell out of them)”.

Sin embargo, en este caso, es el gobierno pagándoles para que no se vayan-del todo- a México.

He aquí el video de ese mítin

Otros medios nacionales como el Wall Street Journal, reportaron que el vicepresidente electo Mike Pence, quien también es gobernador de Indiana, negoció con la empresa United Technologies, dueña de Carrier, prometiendo un paquete de reforma impositiva para beneficiar a empresas de manufactura. La televisora de temas económicos CNBC, la primera en anunciar el acuerdo, dijo que la empresa de aires acondicionados decidió mantener esos empleos en Indiana luego que quedó claro que estaban en juego unos jugosos contratos con el gobierno federal.

Al parecer, para lograr este resultado, Trump usó una estrategia que él mismo había criticado durante la campaña, cuando dijo que “a menudo se ofrecen cosas y hay mucha corrupción” para impedir que empresas exporten trabajos a otros países donde los costos de producción son más bajos.

Pero el “tour” triunfalista de Trump, con actos parecidos a los de la campaña que normalmente no se ven en un presidente electo, dio al presidente electo horas de cobertura positiva en los medios de comunicación y un éxito de relaciones públicas antes incluso de tomar posesión del cargo.

La televisora conservadora Fox News habló de lo que llamaron el “efecto Trump”, con el que supuestamente otras empresas “seguirán el ejemplo” de Carrier y dejarán de enviar empleos a otros países, aún cuando en muchos casos la pérdida de empleos de manufactura en Estados Unidos se debe a la automatización más que a la exportación de trabajos.

Trump, continuando con la retórica triunfalista, dijo que “las compañías no van a irse, llevando el corazón de la gente, no van a cerrar e irse a México.

En México, sin embargo, la noticia no afecta tanto como pareciera la operación de Carrier en su nueva planta en Monterrey, una ciudad donde la empresa de aires acondicionados ya tiene más de 3000 empleados y este número subirá de todas formas a más de 4000, según reportó The Washington Post desde esa ciudad.

Según ese diario, el director de desarrollo económico del estado de Nuevo León dijo que aunque llegarían menos trabajos a la nueva planta de Carrier en esa ciudad, la ciudad no se vería afectada, debido a la cantidad de inversiones de diversos países y la propia inversión industrial doméstica de la que gozan.

“No creemos que sea una señal de lo que viene, sino algo extraordinario” , dijo el funcionarios, Fernando Turner Dávila, a ese diario. “La globalización no va a terminar con el señor Trump. Estados Unidos no puede aislarse, no es posible”.

El líder de la camara de representantes, el republicano Paul Ryan, dijo que lo importante es que “se mantuvieron trabajos en nuestro país”.

Te recomendamos

%d bloggers like this: