Peña Nieto y ciudadanos enfrentan posturas por “gasolinazo”

El acuerdo anunciado por el gobierno para el bienestar familiar para paliar el alza de combustible, no convence a los mexicanos

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Raza en Facebook

Peña Nieto y ciudadanos enfrentan posturas por “gasolinazo”

México – El Gobierno mexicano y los ciudadanos enfrentaron hoy sus posiciones sobre el aumento al precio de los combustibles, en un día en que el anuncio de un acuerdo para tranquilizar los ánimos de las familias mexicanas contrastó con las diferentes protestas que se vivieron en el país.

Horas antes de que diera inicio en la capital una multitudinaria marcha convocada por los ciudadanos en las redes sociales, el Ejecutivo presentó un acuerdo concebido con la intención de “fortalecer la economía de las familias mexicanas” y preservar la estabilidad.

El documento, firmado entre el Gobierno y líderes de los sectores productivos, fue definido por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, como una respuesta ante los temores sobre “un aumento injustificado de los precios de otros bienes y servicios” después del incremento aplicado a los combustibles el pasado 1 de enero.

“El acuerdo que hoy firmamos es reflejo de esa unidad, es un gran paso que nos abre camino hacia adelante”, expresó el mandatario durante el evento, desarrollado en la residencia oficial de Los Pinos.

COPARMEX NO FIRMA, ACUERDO “AL VAPOR”

Sin embargo, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) mostró su rechazo al texto al considerar que se hizo “apresuradamente”, que sus efectos son “limitados” y que la propuesta final les fue entregada apenas dos horas antes de la firma pública.

Asimismo, el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) se manifestó por la mañana contra el aumento de precios, que asegura es fruto de la reforma energética, y los senadores del conservador Partido Acción Nacional (PAN) pidieron “un verdadero acuerdo nacional” que involucre “a todos los sectores sociales”, ya que las medidas previstas en el pacto “no van al fondo de solución”.

Sí se mostró en favor del acuerdo la Asociación de Bancos de México (ABM), que celebró que una de las “prioridades” del Gobierno y los sectores productivos sea “procurar la estabilidad económica y social del país, así como el fomento de la inversión, el empleo, el ingreso y bienestar de la sociedad mexicana”.

Pese a que Peña Nieto argumentó que el acuerdo “atiende las preocupaciones de las familias mexicanas”, miles de ciudadanos mostraron una actitud contraria, saliendo a las calles en decenas de ciudades para cargar contra el aumento de entre 14 % y 20 % en el precio de los combustibles.

EXIGEN LA RENUNCIA DE PEÑA NIETO

En la Ciudad de México unas 5.000 personas realizaron una manifestación desde el céntrico monumento conocido como Ángel de la Independencia hasta el Zócalo, la plaza principal de la capital, donde se encuentra el Palacio Nacional, sede del Ejecutivo federal, para arremeter contra el llamado “gasolinazo” y exigir la renuncia de Peña Nieto.

Con gritos como “Fuera Peña” o “Peña Nieto, entiende, el pueblo no te quiere”, los asistentes lanzaron sus cánticos contra el mandatario, a quien tildaron de “ratero” y “asesino”.

También protestaron contra las reformas estructurales promovidas durante el sexenio, iniciado en diciembre de 2012, en especial contra la energética, y algunos de los carteles animaron a los ciudadanos a no pagar impuestos ni multas en señal de protesta.

“Espero que México despierte y que esto se acabe, no queremos a Peña Nieto aquí”, dijo a Efe uno de los participantes en la marcha, quien expresó su deseo de que la reacción de la ciudadanía frente al alza de precios desencadene un cambio que “termine con este régimen de mentiras, opacidad y violencia”.

Además, en otras regiones del país, como Morelos, Chihuahua y el Estado de México, volvió a desarrollarse una jornada de protesta, con iniciativas como manifestaciones, la obstaculización de carreteras o caravanas.

El aumento de los precios de los combustibles ha generado un enorme descontento ciudadano que ha detonado, además de manifestaciones en todo el país, disturbios y saqueos que han dejado al menos seis muertos y más de 1.500 detenidos

Te recomendamos