Carson defiende programas de vivienda pública y pide confirmación del Senado

Consciente de que no tiene experiencia en vivienda, Carson dijo que realizará una "gira para escuchar” ideas de los expertos en este campo.

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Raza en Facebook

Carson defiende programas de vivienda pública y pide confirmación del Senado

WASHINGTON.- En una audiencia breve y sin drama, el neurocirujano afroamericano jubilado, Ben Carson,  pidió este jueves la confirmación del Senado como secretario de Vivienda, al afirmar que, a falta de mejores alternativas, los programas de vivienda pública son algo “esencial” para la gente pobre.

Carson, el único afroamericano nombrado al Gabinete presidencial de Donald Trump, no tiene ninguna experiencia política, mucho menos en vivienda, pero en la audiencia destacó sus orígenes humildes como señal de que entiende las necesidades de la gente pobre.

Carson recordó en su testimonio que fue criado en un barrio pobre de Detroit (Michigan) por una madre soltera que apenas terminó el tercer grado, y que la pobreza fue tal que su familia se trasladó a Boston (Massachusetts) en busca de vivienda.

“En mi vida en realidad he entendido lo que es la inseguridad en el tema de vivienda”, afirmó Carson, cuya familia recibió cupones de comida durante su niñez, pero no vivió en apartamentos subsidiados por el gobierno.

Consciente de que no tiene experiencia en vivienda, Carson dijo que realizará una “gira para escuchar”  ideas de los expertos en este campo.

Carson recibió elogios de varios republicanos, incluyendo el presidente del Comité de la Banca y Vivienda del Senado, Mike Crapo (der.). Foto: María Peña/Impremedia
Carson recibió elogios de varios republicanos, incluyendo el presidente del Comité de la Banca y Vivienda del Senado, Mike Crapo (der.). Foto: María Peña/Impremedia

Carson tiene el apoyo de cuatro exsecretarios de Vivienda, incluyendo  los latinos Mel Martínez y Henry Cisneros, según indicó el equipo de transición de Trump.

De ser confirmado, Carson reemplazaría al demócrata Julián Castro al frente del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, en inglés), una agencia creada en el marco de la “Guerra contra la Pobreza” en la década de 1960, y que cuenta con un presupuesto anual de casi $48,000 millones y más de 8,000 empleados.

La agencia supervisa numerosos programas de vivienda pública y préstamos hipotecarios, además de que está encargada de velar contra la discriminación en el sector.

Carson fue sometido a fuertes interrogatorios de los senadores demócratas Sherrod Brown, Bob Menéndez y Elizabeth Warren, quienes buscaron garantías de que éste hará cumplir los reglamentos de equidad en el sector de vivienda.

Carson ha generado airadas reacciones por sus críticas a los programas para aliviar la pobreza en EEUU. Foto: María Peña/Impremedia
Carson ha generado airadas reacciones por sus críticas a los programas para aliviar la pobreza en EEUU. Foto: María Peña/Impremedia

Aunque en el pasado Carson ha criticado la dependencia en programas de vivienda pública, hoy dijo ante el Comité de la Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos del Senado que éstos son “esenciales” y sería “cruel e inusual” eliminarlos sin dar a la gente una alternativa adecuada.

Carson, un declarado conservador cristiano, enfatizó que, tomando en cuenta los recursos limitados de HUD, la agencia debe tener un equilibrio entre sus responsabilidades fiscales y sociales, por lo que, respecto a los programas que conforman esa red de seguridad, “jamás abogaría por eliminarlos sin dar una alternativa”.

Según un análisis reciente del Centro para el Progreso Estadounidense, la crisis por la escasez de viviendas de alquiler a precios cómodos afecta en particular a las minorías afroamericana y latina, que además suelen ser también las más afectadas por la segregación económica y discriminación en el sector de vivienda.

El CAP se opone a Carson porque, a su juicio, entre otras cosas no ha dado una defensa firme contra la discriminación de homosexuales en la vivienda.

Tras la “Gran Recesión” en 2007 y 2008, más hogares latinos viven en viviendas hacinadas y en pobres condiciones, según el Concejo Nacional Hispano para Asuntos de la vejez (NHCOA). De hecho, datos del Censo apuntan a que el 10% de los hispanos viven en condiciones de hacinamiento, en comparación con el 2% de la población en general, y eso aumenta el riesgo en particular para los ancianos, dijo el grupo.

¿Ayudará a los negocios de Trump?

En el intercambio más tenso de las dos horas y media de audiencia, Warren le pidió garantías de que, como secretario de Vivienda, no usaría los programas de HUD para beneficiar los negocios inmobiliarios de Trump.

“¿Me puede garantizar que ni un solo dólar de los contribuyentes que otorgue (en HUD) va a beneficiar financieramente al presidente electo, o a su familia”, preguntó Warren.

Carson se negó a eliminar del todo esa posibilidad,  al sugerír que puede haber un programa “extraordinario” que beneficia simultáneamente a “millones” de personas y alguna empresa vinculada con Trump.

Sin embargo, insistió en que no dará trato preferencial a nadie.

“Puedo asegurarle que las cosas que hago está motivadas por un sentido de morales y valores… no será mi intención hacer algo que beneficie” a la familia Trump, contestó Carson, sin lograr convencer a Warren.

La senadora de Massachussets, considerada una de las más progresistas del ala izquierda de la bancada demócrata, criticó que Trump no ha mostrado transparencia sobre sus negocios. Warren envió una carta a Carson el martes pasado con decenas de preguntadas detalladas sobre el futuro rumbo de la política de vivienda.

 

Según Brown, Trump es dueño parcial de un edificio de apartamentos de alquiler para gente de bajos recursos, Starrett City, en el sector de Brooklyn en Nueva York, que recibe subsidios federales.

Carson se comprometió a avisar al Comité si surgen futuros tratos o proyectos con esa propiedad.

Fuentes de la Administración Obama y grupos afines temen que, para ahorrar gastos, el gobierno entrante vaya a reducir o eliminar programas bipartidistas que han ayudado a miles de desamparados, en particular veteranos de guerra, a viviendas permanentes.

 

Te recomendamos