Hija de líder comunitaria Nestora Salgado aboga en Chicago por su madre encarcelada en México

Grisel Rodríguez realiza una campaña nacional informativa que pide la liberación de la líder comunitaria de Olinalá, Guerrero, su madre Nestora Salgado, encarcelada en México
Hija de líder comunitaria Nestora Salgado aboga en Chicago por su madre encarcelada en México
Grisel Rodríguez, de 25 años, hija menor de Nestora Salgado, durante una manifestación en las afueras del Consulado General de México en Chicago.
Foto: Belhú Sanaria / La Raza

Dos años se han cumplido desde que la excoordinadora de la policía comunitaria de Olinalá, Guerrero (México), Nestora Salgado fue detenida por efectivos del Ejército, la Marina, la Policía Estatal y la Policía Municipal y conducida a la prisión de máxima seguridad de Tepic, Nayarit, el 21 de agosto de 2013.

Mientras la Fiscalía de Guerrero la mantiene presa, sus defensores buscan que se agilice su proceso que hasta ahora, dicen, sigue estancado.

Grisel Rodríguez, hija menor de la encarcelada, dijo a La Raza que visitó Chicago para continuar con la campaña nacional informativa sobre la situación de Salgado y pedir su liberación.

“Con esta campaña queremos también traer a la luz las injusticias y la represión en contra de los diversos luchadores sociales de nuestro país y a la vez exigirle al gobierno de Estados Unidos que tome una postura más rígida y más activa para poder lograr la liberación inmediata de mi mamá ya que ella es ciudadana norteamericana”, hizo hincapié Rodríguez.

Un sinnúmero de organizaciones locales, nacionales e internacionales se han sumado a la causa. Piden libertad para Salgado, de 43 años, porque alegan que está detenida injustamente al igual que otros presos políticos.

Salgado fue acusada de secuestro por la Fiscalía de Guerrero por lo que estuvo recluida en el penal de máxima seguridad de Tepic, Nayarit.

“El secuestro es el crimen que más utiliza el gobierno para encarcelar a los luchadores sociales, porque el secuestro viene con un estigma. Mucha gente indirectamente o directamente ha sido afectada por un secuestro. Entonces acusar a alguien de secuestro automáticamente le quita la presunción de inocencia”, opinó Grisel Rodríguez.

En cuanto a los cargos que se le imputan a su madre, Rodríguez indicó que no hay pruebas contundentes que la acusen y que ella es inocente. “Hasta ahora en todos los careos que ha tenido nadie se ha presentado, sin embargo ahí la tienen encarcelada”.

El pasado 29 de mayo, Nestora, madre de tres hijas, fue trasladada del penal de Nayarit al Centro Femenil de Readaptación Social Tepepan, en ciudad de México, por cuestiones de salud, debido a que inició una huelga de hambre el pasado 5 de mayo, que duró casi un mes.

Los familiares de la presa dijeron que la huelga de hambre se originó porque Salgado solicitó que se le diera alimentación conforme lo indicó el nutriólogo porque padece problemas gástricos, entre otros padecimientos. “En respuesta, la oficial a cargo la encerró en una celda y le hizo un reporte. Y en cuanto a su caso dijeron los Salgado que el hecho de que su proceso legal esté detenido es una violación a los derechos humanos”.

“Nosotros como familia hablamos con ella, le dijimos esto va para largo, no sabemos cuándo el gobierno te va a dejar libre, le pedimos que levantara la huelga y la culminó el 4 de junio”, dijo Rodríguez, quien reside en Seattle, Washington.

Rodríguez dijo a La Raza que su madre se convirtió en ciudadana estadounidense por naturalización, y que residió en Renton, Washington, por 20 años. A pesar de ello, “el gobierno de Estados Unidos no se ha pronunciado sobre su caso”, reiteró.

Según reportes, el pasado 31 de marzo de 2014, en México el magistrado del Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Primer Circuito, José Luis Arroyo Alcántara, desechó las acusaciones por secuestro y delincuencia organizada que le imputaban a Salgado, pues Arroyo determinó que Nestora actuó conforme a ley. Sin embargo, la Procuraduría General de Justicia del Estado ha continuado el proceso y se niega a desechar los cargos en contra de esta hispana binacional.

Afuera del consulado mexicano

Durante su visita a Illinois, la hija de Nestora participó en distintas actividades en Chicago y Aurora. El martes dirigió una manifestación pacífica en las afueras del Consulado General de México en Chicago junto con otros líderes y activistas locales. Ella dijo que el fin de la acción es “más que nada presionar al gobierno mexicano a que se dé cuenta que no nomás la gente en Washington está pidiendo la libertad para Nestora Salgado, queremos que sepan que mi mamá no está sola y que cuenta con el apoyo de la gente de otras ciudades y estados”.

Rodríguez reiteró su convicción de que hay que organizarse y presionar a ambos gobiernos para demandar la libertad de Salgado: “tanto al gobierno de los Estados Unidos como al gobierno de México. Necesitamos redoblar esfuerzos, poner más presión, ya se cumplieron dos años de estar encarcelada Nestora Salgado y su caso no avanza. Pese a ello, mi madre sigue en pie, gracias al apoyo de la gente, ella al saber que la gente no la deja sola es lo que le da fuerza para seguir adelante”.

La Ley 701 de Guerrero

El 18 de mayo de 2013, Olinalá se incorporó a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), la cual tiene 19 años de existencia y está avalada por la Ley Estatal 701 de Guerrero, que respalda los derechos y la cultura de los pueblos indígenas. En el marco de esa ley las policías comunitarias tienen facultad de realizar arrestos y detenciones y los reconoce como fuerzas legales de seguridad pública.

Intercede por Nestora Salgado

El congresista demócrata Adam Smith (WA-09) ha enviado en dos oportunidades una carta al secretario de Estado de Estados Unidos John Kerry con el fin de que interceda ante el gobierno de México pára que se le dé prioridad la liberación de Nestora Salgado. La misiva también ha sido firmada por otros legisladores.

Lo último del caso

Hay una audiencia en el caso Nestora Salgado, programada para el lunes 31 agosto, relativa a una acusación por secuestro en el Juzgado Primero de Tlapa, Guerrero, según reportes de la Revista Proceso.