5 compresas térmicas para aliviar los dolores musculares de forma natural

Un tratamiento natural y efectivo para tratar los músculos doloridos.
5 compresas térmicas para aliviar los dolores musculares de forma natural
Foto: amazon

Una de las peores sensaciones que podemos experimentar tanto hombres como mujeres es el dolor muscular, ya que resulta ser tan desagradable que es capaz de interrumpir e incluso impedir la realización de nuestras actividades diarias. Eliminarlo no es tarea fácil porque requiere de tiempo, pero si existen ciertas herramientas con las que podemos crear una sensación de alivio al tiempo que ayudamos al músculo con el proceso de recuperación. Lo cierto es que la causa se debe en gran parte a nosotros, porque no tomamos el cuidado necesario cuando nos esforzamos físicamente, y es algo que debemos corregir.

Los dolores musculares son malestares comunes que todos solemos sufrir al menos una vez en la vida y la causa se debe a distintos factores que pueden afectar a más de un músculo como pueden ser lesiones o traumas, como esguinces o distensión muscular, sobrecarga e incluso el exceso de estrés. Sin embargo no podemos ignorar que las infecciones, algunos medicamentos, los desequilibrios hormonales y otros factores más pueden ser también los detonantes para crear una sensación de extrema tensión a nivel muscular que a la larga genera dolor.

Realizar cualquier tipo de ejercicio puede ocasionar que nos lastimemos uno o varios músculos si no tomamos las medidas necesarias, como son calentar previamente y verificar que la posición, el movimiento y la rutina sean las más llevaderas para nuestra condición. Y si nos vemos obligados a realizar un enorme esfuerzo físico, hay que ser cuidadosos de no sobrepasar nuestros límites y efectuarlo de la manera más adecuada.

¿Cómo prevenirlos? Lo primero que hay que hacer es estirarse muy bien antes y después de hacer ejercicio, esto ayuda a calentar las articulaciones antes del ejercicio y acondicionar los músculos una vez se haya terminado con la rutina. Beber mucho líquido antes, durante y después del ejercicio, y por último estirar los ligamentos al menos cada hora, en especial cuando trabajamos en la misma posición la mayor parte del día.

Una vez que se ha producido una lesión física el dolor comienza aparecer ya sea durante o después de la actividad realizada, por lo que será sencillo identificar la causa y el realizar el tratamiento correspondiente para tratar la dolencia. Algo importante es que el dolor debe ser tratado inmediatamente para evitar que este empeore.

Si el dolor muscular persiste por más de tres días de forma intensa e inexplicable, si se presenta una circulación deficiente en la zona donde están los dolores musculares, si se presenta cualquier signo de infección como hinchazón o enrojecimiento alrededor del músculo sensible, si se tiene una picadura de garrapata, erupción o el dolor muscular ha estado asociado con el comienzo o el cambio de dosis de un medicamento… Todas estas son señales de que es necesario que consultemos a un médico.

En el caso del dolor muscular por sobrecarga o lesión, lo que podemos hacer para aliviarlo y acelerar la recuperación es descansar la parte afectada del cuerpo en una posición cómoda sobre una superficie que distribuya bien el peso como la cama o el sofá. Tomar medicamentos de venta libre, masajear suavemente la zona afectada y realizar ejercicios de estiramiento son buenas formas de prevenir el dolor a nivel muscular. Incluso los ejercicios de bajo impacto como caminar, montar en bicicleta y nadar son buenas actividades aeróbicas que podemos intentar para tener las articulaciones en forma para cualquier tipo de esfuerzo físico.

Una de las formas más rápidas y efectivas para aliviar el dolor y tener una pronta recuperación es aplicar frío y calor en la zona afectada entre 24 y 72 horas posteriores a la lesión para reducir la inflamación y el dolor, y eso puedes hacerlo con algunas de las compresas térmicas que te mostramos a continuación:

1. Compresa térmica multifunción

La compresa fabricada en plástico de alta calidad y a prueba de fugas, posee una correa de neopreno la cual la sostiene de manera segura sobre el área adolorida, evitando así su deslizamiento. Con ella aliviamos dolores musculares generales, artritis, fibromialgia, neuralgia, esguinces deportivos, espasmos, y demás.

Te ofrece una terapia de larga duración que puedes usarla en casi todas las partes del cuerpo como la cabeza, hombro, brazo, codo, muñeca, pecho, espalda, cintura, cadera, muslo, pierna, pies, rodilla,  tobillo, puños, cuello y más.

2. Almohadilla terapéutico de gel

Es cómoda de usar gracias a su envoltorio de neopereno que genera un ajuste suave y a las correas elásticas que mantienen a la compresa en su lugar sin importar en que parte del cuerpo se coloque. Se puede adaptar fácilmente para usarse en los hombros, espalda, caderas, codos, rodillas y varias articulaciones para aliviar la inflamación y el dolor.

Está diseñada para mantener las temperaturas frías y calientes durante mucho más tiempo, gracias a la cantidad de gel que posee. Puedes usarla después de una cirugía de reemplazo de cadera, de hombro y más.

3. Compresas para cuello y hombro con olor y peso

La compresa de tejido suave y acogedor retiene eficientemente tanto el frío como el calor para aliviar distintos malestares. El calor alivia el dolor de los músculos y articulaciones, mientras que el frío se usa para aliviar la hinchazón. Desprende un delicioso olor a hierbas como la lavanda, el césped, el limón, la camomila y la menta.

No solo te alivia de los dolores musculares por medio de la terapia de frío o calor, también te permite reducir el estrés, la ansiedad y la tensión utilizando los principios elementales de la aromaterapia para ofrecer así el máximo confort luego de un día agotador.

4. Almohadilla con diseño flexible y portátil

Alivia dolores musculares como los de la ciática, la lesión de la cadera, la artritis, entre otros, gracias al relleno interno hecho con arcilla y aceites curativos totalmente naturales. Incluye una suave funda de tela lavable para mantener la piel cómoda y aislada de la humedad. En caso de terapias con frío, se recomienda enfriarla por al menos 4 horas.

Te proporciona una temperatura soportable y estable por hasta casi 45 minutos, dándote la posibilidad de relajar tu cuerpo para que los efectos de esta prenda sean más efectivos. Puedes usarla también para prevenir lesiones.

5. Manga térmica para brazos y piernas

La compresa con diseño de manga fabricada en látex, está hecha con un material que le permite mantenerse siempre suave al tacto. Este accesorio proporciona una sesión terapéutica completa de calor o de frío en solamente 30 minutos.

No se congela ni sobre calienta, por lo que siempre estará a una temperatura agradable independientemente que la uses para terapias de frío o calor sobre la zona afectada. Está diseñada para soportar las temperaturas del microondas y del congelador.

También te puede interesar: Los 5 productos reafirmantes para la cara que le darán a tu piel un efecto lifting.