¿Estás muy cansada? Esto es lo que necesitas para recargar tus energías

Mira las señales de "burnout"...
¿Estás muy cansada? Esto es lo que necesitas para recargar tus energías
Foto: Shutterstock

¿Cuándo fue la última vez que te sentiste realmente descansada, fresca como una lechuga? ¿Que no necesitaste una grúa para salirte de la cama en la mañana o tres tazas de café para despertar? ¿Te está pasando eso que cuando llega la hora de dormir, estás exhausta pero no logras pegar los ojos y acabas desvelada, echándole un poco de más leña al asunto este de no poder levantarte en las mañanas?

Tal vez es una analogía gastada, pero creo va bastante al punto. Nuestro cuerpo es muy similar a un carro. Todo lo que nutre el cuerpo, nutre nuestra vida y viceversa. Y eso que nos nutre crea nuestra reserva de energía, igual que la gasolina mueve un carro.

Lo ideal sería ir con el tanque lleno, pero hay que ser realistas y darnos cuenta de que eso no es posible todo el tiempo, porque la vida pasa. Hay veces que estamos corriendo con medio tanque, otras con un cuarto de tanque, y muchísimas veces, más de lo que nos gustaría aceptar -y que deberíamos evitar a toda costa-, vamos por la vida con la luz prendida corriendo en “empty”.

Lo curioso aquí es que, aunque sabemos que un carro no corre sin gasolina, pretendemos seguir corriendo nuestras vidas con tanques vacíos, esperando que el cuerpo reaccione igual a cuando el tanque está lleno provocando que acabemos quemadas. Aunque suene a cliché total, la verdad es que no podemos ofrecer nada de un tanque vacío.

Señales de burnout

Si continuamente te sientes sobrecogida y hasta frustrada, si te deprimes los domingos en la tarde porque el lunes se acerca, si continuamente te sientes desgastada y sin ánimos después de trabajar, si tus ciclos de sueño están al garete, si te duele la cabeza a cada rato o tienes dolores musculares frecuentes y te das cuenta que te estás quejando más de lo “normal” y tu bichiness está a tope, es posible que estés quemada y que estés corriendo en “empty”.

A pesar que nos hayan enseñado lo contrario, – dar y dar y cuidar de otros como mujeres abnegadas – nuestra naturaleza como mujeres es receptiva. Y existe un balance perfecto entre dar y recibir, que cuando se afecta, trastoca todo dentro y fuera de nosotras.

Por eso es que crear una rutina de autocuidado es vital para cualquier mujer. Y vamos, no te estoy diciendo que necesariamente vayas a un spa todas las semanas, si puedes hacerlo, goforit, ya quisiera yo. A lo que me refiero es que comiences a crear espacios para ti. Porque creéme, si tu no estás bien, nada va a estar bien.

Y tal vez pensarás ¿Cómo rayos saco espacio para mi, si no tengo tiempo ni de peinarme?

Hay cosas sencillísimas que puedes hacer y que te van a ayudar a bajarle dos a la quemazón y cual ave fénix y renacer de el desastre en el que te sientes que estás ahora.

¿Cuando fue la última vez que hiciste algo divertido, sólo por el simple placer de divertirte? ¿Cuándo fue la última vez que tomaste un día para ti, para realmente descansar, sin estar pendiente a nada más que a ti? Si no puedes recordar ese momento, aquí te voy a dejar unas cuantas ideas que van a ayudarte a tomar los pasos que necesitas para que poco a poco comiences a crear tus espacios de autocuidado radical.

  1. Atrévete a decir que no – Esta es de las que más trabajo me dio aprender, pero si yo lo hice, tu también puedes. Estamos programadas para complacer a todos y nos enseñaron a sentirnos culpables si no complacemos a alguien o de no llenamos sus expectativas. Esta semana, establece límites. Escucha lo que dicen tus instintos. Cuando alguien te pida hacer algo a lo que tu primera reacción es decir no, escucha esa intuición y di NO. Si te da mucho estrés decir que no radicalmente intenta diciendo “probablemente no”. Sin remordimientos.
  2. Establece prioridades – Revisa que tienes para hacer esta semana y sinceramente establece lo que es indispensable que hagas y lo que realmente no aporta o apoya tu vida. Al tomar decisiones de que hacer pregúntate:¿Esto me hará sentir feliz, revitalizada y contenta luego de completarlo? Si la respuesta es no, no te comprometas a hacerlo.

Escribe tus prioridades en una libreta para ayudarte a recordarlas frecuentemente

  1. Crea un toque de queda – Esto aplica sobre todo a los electrónicos. Establece una hora límite para estar frente a la computadora, tabletas y hasta el teléfono. Las luces de los electrónicos simulan la luz del día haciendo creer a tu cuerpo que debe seguir alerta. Aprovecha y disminuye también las luces en tu casa. Crea un ritual para antes de dormir que comience como tarde a las 9 pm para que puedas aprovechar la ola melatonina que suelta el cuerpo a las 10 pm ;). Utiliza lámparas para crear un ambiente más suave en la noche y utiliza luces tenues en tu casa.

  1. Duerme – Esta está relacionada a la anterior. Tu cuarto idealmente debería ser usado exclusivamente para sólo dos cosas, dormir y tener sexo. Ver tele, chekiarinstagram o facebook o textiar no están incluído en ese mambo, así que una vez te acuestes, duerme. Dedícale mínimo 7 horas de sueño a tu cuerpo. Dormir en completa oscuridad va a ayudar a que te recuperes mejor y duermas bien
  2. Maneja el estrés – Encuentra una actividad que te ayude a calmar la respuesta del estrés. Haz ejercicios de respiración, ve a una clase de yoga, corre, toma un masaje, camina descalza en la tierra o en la playa. ¡Ten a tus amigas entre tus números de teléfono favoritos y llámalas! Hablar y disfrutar de su compañía aunque sea por teléfono es terapéutico.Pon tu mat y la ropa de yoga en el carro y así no tendrás excusas para no ir a una clase

  1. Pide ayuda – Deja a la perfeccionista en ti a un lado y déjate ser ayudada. Estoy segura que te sientes súper bien cuando puedes ayudar a alguien que lo necesitaba. Dale la oportunidad a otros a sentirse bien también. Pedir ayuda no demuestra debilidad sino liderazgo y ser práctica. Una buena líder delega. 😉
  2. Portate mal – No tienes que ser perfecta siempre. La perfección es una ilusión. Obviamente, no estoy sugiriendo que hagas algo ilegal. A lo que me refiero es que te dejes hacer cosas que por lo regular piensas que están “mal”. Como tomarte un día del trabajo, borrar los emails que no quieres leer, no contestar una llamada que te da pereza contestar y si, no es todos los días pero, comerte el brownie que tanto te has reprimido 😉

Cariñina, yo también he pretendido correr mi vida en “empty” y me he azotado duro en el intento y no fue hasta que llegué a un punto donde no podía más que tomé la desición de parar y comenzar a cuiadarme radicalmente. No tienes que llegar a ese punto. Comienza poco a poco a a encontrar formas de crear #autocuidadoradical cada día. Sé que eresuna#jevaconconsciencia que se amaprofundamente.

Por: Mayra Ortiz-Nieves

Coach de Salud de la Mujer

Maestra Certificada de Kundalini Yoga

Terapeuta de Masaje Licenciada

www.tulsiandrose.com

info@tulsiandrose.com

IG @tulsiandrose

FB @tulsiandrose

Podcast: www.tulsiandrose.com/podcast