Corte argentina rechaza intento de ejecutar fraudulenta sentencia ecuatoriana contra Chevron

Guía de Regalos

SAN RAMÓN, Calif.–(BUSINESS WIRE)–Una corte argentina rechazó
el intento de ejecutar una fraudulenta sentencia ecuatoriana de $9.500
millones contra Chevron Corporation en ese país.

En una decisión de 22 páginas, el Juzgado Nacional Civil Nº 61 en Buenos
Aires dictaminó que los demandantes no demostraron que el caso tuviera
alguna conexión con Argentina que justificara el reconocimiento de la
sentencia ecuatoriana de 2011 por las cortes del país.

La corte dictaminó que Chevron Corporation no está domiciliada, ni tiene
activos en Argentina, lo que “sella la suerte del presente exequátur
habida cuenta que resulta inadmisible reconocer una sentencia extranjera
en esta jurisdicción donde la parte demandada no tiene ningún punto de
conexión con el territorio”. La corte se basó en una decisión anterior
de la Corte Suprema Argentina, que dictaminó que la subsidiaria
indirecta de Chevron en Argentina, Chevron Argentina SRL, es una persona
jurídica distinta de Chevron Corporation, no fue parte del juicio
ecuatoriano y un embargo contra sus bienes en apoyo a la sentencia
ecuatoriana sería “manifiestamente contraria al orden público
argentino”. El fallo condena a los actores como parte derrotada a cubrir
las costas de Chevron.

“Una vez más, los intentos de lucrarse de esta fraudulenta sentencia han
sido rechazados”, dijo R. Hewitt Pate, vicepresidente jurídico y gerente
legal de Chevron. “Estamos seguros de que cualquier jurisdicción que
respete el estado de derecho y examine los hechos también concluirá que
la sentencia ecuatoriana es ilegítima e inejecutable”.

La desestimación de la acción de reconocimiento en Argentina es el
último revés para los abogados detrás del fraudulento juicio.

Una corte federal de EE.UU. en Nueva York dictaminó en 2014 que la
sentencia ecuatoriana no era ejecutable en ese país. En un fallo
de 500 páginas
, la corte dictaminó que Steven Donziger, abogado
estadounidense detrás del juicio y sus asociados, violaron las leyes
federales contra crimen organizado para obtener la sentencia, cometiendo
extorsión, lavado de dinero, fraude electrónico, violaciones a la Ley
Contra Prácticas Corruptas en el Extranjero, manipulación de testigos y
obstrucción de justicia. Los amplios hallazgos de la corte fueron
unánimemente confirmados en apelación el año pasado y, en junio, la
Corte Suprema de EE.UU. rechazó
la petición de Donziger que pretendía una revisión del caso.

Los intentos de ejecutar la fraudulenta sentencia en otras
jurisdicciones también han encontrado resistencia.

En octubre de 2017, el juez ponente Luis Felipe Salomão de Brasil, del
Tribunal Superior de Justicia (STJ), emitió su voto rechazando el
intento de reconocimiento de la sentencia ecuatoriana de $9.500 millones
contra Chevron Corporation. El juez Salomão citó la falta de
jurisdicción y las extensas pruebas de fraude y corrupción que harían de
su reconocimiento una violación del orden público.

En enero de 2017, una corte canadiense rechazó el intento de ejecutar la
sentencia fraudulenta contra una subsidiaria de Chevron, Chevron Canada
Limited. La corte sentenció que Chevron Canada Limited es una persona
jurídica separada de Chevron Corporation, que no es parte del juicio
ecuatoriano, y no es la parte condenada en la sentencia.

En 2015, la Corte Suprema de Gibraltar emitió una sentencia contra
Amazonia Recovery Ltd., compañía con sede en Gibraltar creada por
Donziger y sus asociados para recibir y distribuir los fondos
resultantes de la fraudulenta sentencia ecuatoriana, indemnizando a
Chevron con $28 millones de dólares en daños, y emitió un mandato
permanente contra Amazonia Recovery, impidiendo que la compañía ayude o
apoye el caso contra Chevron de cualquier manera.

Chevron nunca ha operado en Ecuador. Texaco Petroleum (TexPet), que se
convirtió en una subsidiaria de Chevron en 2001, fue socia minoritaria
en un consorcio de producción de petróleo en Ecuador junto con la
empresa petrolera estatal, Petroecuador, desde 1964 hasta 1992. Después
de que Petroecuador asumiera en 1992 la totalidad del consorcio y de las
operaciones petroleras, conforme a un contrato con la República de
Ecuador, TexPet se comprometió a remediar ciertos sitios de producción
acordados, mientras que Petroecuador se hizo responsable de la
remediación ambiental restante. El Gobierno de Ecuador supervisó y
certificó la exitosa remediación hecha por TexPet y liberó a TexPet de
cualquier otra responsabilidad medioambiental. Sin embargo, Petroecuador
no realizó la limpieza a la que se comprometió y ha continuado operando
y expandiendo sus operaciones petroleras en la antigua área de concesión
durante los últimos 20 años.

Chevron Corporation es una de las principales compañías integradas de
energía a nivel mundial. A través de sus subsidiarias que realizan
negocios en todo el mundo, la compañía está involucrada en prácticamente
todas las facetas de la industria de energía. Chevron explora, produce y
transporta petróleo crudo y gas natural; refina, comercializa y
distribuye combustibles para el transporte y lubricantes; fabrica y
vende productos petroquímicos y aditivos; genera electricidad; y
desarrolla y despliega tecnologías que incrementan el valor del negocio
en todos los aspectos de las operaciones de la compañía. Chevron tiene
sede en San Ramón, California. Más información sobre Chevron está
disponible en www.chevron.com
y más sobre el juicio fraudulento contra la empresa en Ecuador en www.juiciocrudo.com.

Contacts

asesor de comunicaciones de Chevron
James Craig, +1 (925) 842-1319
(oficina) o +1 (832) 794-1630 (teléfono móvil)