Stanford Children’s Health Enfrenta el Aumento en Lesiones Deportivas Juveniles con el Lanzamiento de la Academia de Atletas Jóvenes en Enero

* No sólo para el tratamiento y reducción de las lesiones, sino “con la
esperanza de evitar las lesiones deportivas”


STANFORD, California–(BUSINESS WIRE)–Más de la mitad de las siete millones de lesiones relacionadas con el
deporte y la recreación que se registran anualmente en Estados Unidos
son sufridas por jóvenes de 5 a 24 años de edad, según
los Centros de Control de Enfermedades
. La organización Safe Kids
Worldwide informa que un atleta joven ingresa a una sala de emergencias
cada 25 segundos debido a una lesión deportiva grave.

“La cantidad de jóvenes que participan de deportes organizados se ha
triplicado desde 1995”, comentó el Dr.
Charles Chan
, cirujano ortopédico de Stanford
Children’s Health
y Lucile Packard Children’s Hospital Stanford.
“Son 44 millones de niños y jóvenes al año. En un esfuerzo por alcanzar
el éxito, que desafortunadamente se mide por el hecho de ganar, hemos
perdido de vista la salud y el bienestar general”.

Ese es el motivo por el cual el nuevo Programa
de Medicina Deportiva del Centro Ortopédico Infantil
de Stanford
Children’s Health desarrolló un enfoque de atención completa, incluyendo
una nueva Academia de Atletas Jóvenes que acaba de lanzarse en enero.
Esto significar poner a trabajar a un equipo completo de médicos,
fisioterapeutas y entrenadores atléticos, quienes visitar las escuelas
secundarias de la zona para trabajar directamente con alumnos y
entrenadores.

“No sólo estamos visitando escuelas y realizando exámenes físicos
pre-temporada”, explicó Chan. “Educamos a los atletas y desarrollamos
planes de tratamiento con los instructores y entrenadores de la escuela.
La meta implica el optimismo de evitar las lesiones deportivas”.

Scott Larson, director administrativo ejecutivo del programa, afirma que
todo el equipo está preparado para el lanzamiento. “El plan es comenzar
a trabajar en forma conjunta con las escuelas y construir relaciones. Al
enseñarle a los jóvenes atletas la manera correcta de elongar,
precalentar, correr y saltar, ellos tendrán menores probabilidades de
lastimarse”, agregó Larson, un ex corredor de cross-country, quien cree
que algo como la Academia de Atletas Jóvenes hubiera sido un activo
importantísimo cuando él estaba en la secundaria. “Estamos siendo
proactivos y brindamos objetivos de aprendizaje que, con suerte,
continuarán durante toda la carrera atlética de un joven”.

Un foco importante de la academia es evitar que los jóvenes sufran
lesiones de LCA (ligamentos cruzados anteriores) sobre el final de la
temporada, una de las lesiones deportivas de rodilla más comunes, y que
ha tenido un crecimiento alarmante entre las jóvenes. El equipo espera
reducir la tasa de desgarros de LCA mediante la identificación temprana
de factores de riesgo y la implementación de un plan terapéutico con
análisis de movimientos para mejorar la alineación de las articulaciones
y la biomecánica. Además, el equipo ofrecerá monitoreos de exceso de
entrenamiento y agotamiento, consultas acerca de la triada y la
nutrición de la atletas femeninas y manejo de las contusiones. “También
presentaremos un foro para abordar aspectos de salud mental de los
atletas”, agregó Larson.

La Academia de Atletas Jóvenes no es el único programa nuevo que forma
parte de los esfuerzos de Stanford como líder de la industria de
medicina deportiva. El próximo lanzamiento del Laboratorio de
Movimientos Pediátricos y Rendimiento Deportivo tendrá lugar en mayo. En
la nueva ubicación de Sunnyvale de 6000 pies cuadrados, el centro de
Servicios de Salud de Stanford Children permitirá que los investigadores
estudien y entiendan mejor la ciencia del movimiento de los jóvenes.

“Existe mucha investigación en el área de rendimiento deportivo y
atletismo, pero la mayoría se concentra en atletas maduros”, explicó
Chan, profesor de ortopedia clínica de la Escuela de Medicina de la
Universidad de Stanford. “Los médicos, científicos y equipos de atención
de Stanford quieren cambiar ese estándar concentrándose en el atleta en
crecimiento”.

Chan, que operó desgarros de LCA en niños de hasta 7 años, notó que sólo
en el último par de décadas los cirujanos operarían lesiones por
desgarro de LCA hasta en niños con cartílagos de crecimiento abiertos.
“Les colocaban rodilleras ortopédicas y recomendaban no realizar
deportes de destreza durante algunos años. Pero ahora existen técnicas
que no inhibirán el crecimiento”. Las rodilleras ortopédicas a menudo no
funcionan, ya que los niños se las quitan y juegan como si nunca
hubieran tenido una lesión, lo que generalmente conduce a un daño mayor.

“Durante mucho tiempo, tratamos las lesiones infantiles como si se
tratara de adultos pequeños”, afirmó Chan. “Actualmente estamos mucho
más especializados y armados con innovadoras técnicas quirúrgicas de
reconstrucción. Con la próxima inauguración del Laboratorio de
Rendimiento, también podremos utilizar lo último en análisis de
movimientos para determinar cuándo es seguro que un atleta en
crecimiento retome su deporte”.

Concentrarse en los atletas jóvenes es sólo otra manera en la que el Centro
Ortopédico de Stanford Children’s Health
brinda tratamiento para
todas las afecciones, incluyendo fracturas, contusiones, escoliosis y
trastornos de columna vertebral. El equipo también tiene programas para
preservación de caderas, manos y microcirugía, tumores óseos y de
tejidos blandos y deformidad de extremidades.

El apoyo a los atletas jóvenes se suma a una historia de tratamientos
ortopédicos innovadores. En el caso de menores con piernas de diferente
longitud, el Dr.
Scott Hoffinger
fue el cirujano pionero en el uso de dispositivos de
extensión de huesos con uso de imanes que se implantan dentro de los
huesos demasiado cortos. Su colega, el Dr.
Lawrence Rinsky
, fue uno de los primeros de la Costa Oeste en
utilizar un implante con uso de imanes para reemplazar el hueso de un
niño con cáncer de hueso, suministrando un hueso artificial que crece
con el niño. Actualmente, el equipo tiene planes de presentar unas
varillas que se alargan con uso de imanes para estabilizar la columna
vertebral de jóvenes con escoliosis grave, un cambio de procedimiento
que reducirá enormemente la cantidad de cirugías exigidas para ayudar a
los niños que sufran esta complicada afección.

El Programa de Medicina Deportiva del Centro Ortopédico Infantil tiene seis
ubicaciones
, incluyendo San Francisco, Emeryville y Walnut Creek. El
equipo incluye a 11
médicos y un gran equipo
de enfermeras ortopédicas pediátricas y
practicantes de enfermería, instructores atléticos, expertos en
rehabilitación, fisioterapeutas, ingenieros biomédicos y protesistas.

“Creemos que el abordaje de Stanford con la Academia de Atletas Jóvenes
será beneficioso para las escuelas”, declaró Matt Smith, instructor
atlético en la Escuela secundaria Burlingame. “La reducción de lesiones,
un mejor acondicionamiento físico, la adquisición de habilidades y una
mejor salud general son importantes para nuestros niños, y agradecemos
lo que este programa ofrece. Esperamos con interés trabajar con ellos”.

“Durante los últimos años, la comunidad nos dijo que formar parte de una
de las mejores instituciones de atención de la salud del mundo es
importante para los niños y sus familias”, comentó Larson. “Con la
Academia de Atletas Jóvenes y el Laboratorio de Movimiento y Rendimiento
Deportivo estamos asegurándonos que lo último en investigación y
atención ortopédica de Stanford estará más disponible y accesible que
nunca. Los atletas jóvenes, tanto niños como niñas, están entusiasmados
acerca de lo que esto significará para su rendimiento, prevención de
lesiones y regreso seguro al deporte, ahora y en el futuro”.

Acerca de Stanford Children’s Health y Lucile
Packard Children’s Hospital Stanford

Stanford Children’s Health, junto con Lucile Packard Children’s Hospital
en su esencia, es la mayor empresa de atención médica del Área de la
Bahía, dedicada exclusivamente a los niños y a las mujeres embarazadas.
Reconocido desde hace tiempo por U.S.
News & World Report
como uno de los mejores de los Estados
Unidos, somos un líder mundial en su clase, al ofrecer atención y
resultados extraordinarios en cada especialidad pediátrica y obstétrica,
con el cuidado que va desde la rutina hasta lo inusual,
independientemente de la capacidad que tenga una familia para pagar.
Junto con los médicos, las enfermeras y el personal de Stanford
Medicine
, ofrecemos nuestra investigación y atención innovadora a
través de asociaciones, colaboraciones, difusión, clínicas
especializadas y centros de atención primaria en más de 60 localidades
en el norte de California y 100 localidades en la región occidental de
los EE. UU. Como organización sin fines de lucro, estamos comprometidos
a apoyar a nuestra comunidad (desde el cuidado de niños sin seguro o con
seguro insuficiente, adolescentes sin hogar y madres embarazadas, hasta
la ayuda para restablecer el cargo de enfermeras escolares en las
Facultades locales). Para obtener más información, visite stanfordchildrens.org
y nuestro blog
Healthier, Happy Lives
. También puede averiguar cómo estamos Construyendo
el Hospital del Futuro
. Únase a nosotros en Facebook,
Twitter,
LinkedIn
y YouTube.

El texto original en el idioma fuente de este comunicado es la versión
oficial autorizada. Las traducciones solo se suministran como adaptación
y deben cotejarse con el texto en el idioma fuente, que es la única
versión del texto que tendrá un efecto legal.

Contacts

Stanford Children’s Health
Robert Dicks, 650-497-8364
rdicks@stanfordchildrens.org