Jornaleros inmigrantes latinos denuncian racismo de agentes de ICE en Chicago

Organizadores y activistas pro inmigrantes piden que se investigue la posible violación de los derechos civiles de jornaleros latinos por parte de ICE durante un reciente operativo en el barrio de Avondale

Jornaleros inmigrantes latinos denuncian racismo de agentes de ICE en Chicago
Defensores de los derechos de los inmigrantes en Chicago piden que los dos jornaleros aún detenidos por inmigración en un operativo el 5 de agosto de 2016 sean liberados.
Foto: Belhú Sanabria/La Raza

Estaba en el día y la hora equivocada, dice el jornalero hondureño Wilmer porque después de buscar trabajo -sin ningún inconveniente- en una conocida esquina del noroeste de Chicago por 15 años, el pasado viernes agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) le tomaron las huellas dactilares.

El indocumentado, que prefiere mantener su apellido en reserva, cuenta que tenía un año que no iba al lugar porque tenía trabajo como obrero de construcción, pero al acabarse la obra regresó a la esquina sin presagiar que Inmigración lanzaría un operativo el viernes 5 de agosto. “Agentes de ICE me sacaron las huellas de mis dedos y a otros compañeros pero no nos detuvieron, pienso porque no somos prioridad para ellos”, manifestó.

Wilmer está preocupado por lo ocurrido, no tiene trabajo y dice estar siempre pensando que la ‘migra’ va a venir a llevárselo. “Ahora ICE tiene mis huellas, tengo miedo de que un día de estos pueda venir a mi casa. Uno siempre tiene miedo de que ICE venga, pero la necesidad obliga a seguir viniendo a esta esquina”.

El hondureño Arístides Banegas, que cuenta con el Estatus de Protección Temporal (TPS), dice buscar trabajo en la esquina de las calles Milwaukee y Belmont desde hace 23 años. Banegas mencionó que desde ese tiempo ha visto en tres oportunidades a agentes de Inmigración hacer operativos en ese sitio.

“El día viernes como al medio día estábamos reunidos aquí los jornaleros porque íbamos a ir a trabajar, de repente se para un carro color azul y nosotros lo miramos, se bajaron dos agentes de Inmigración y nos dijeron: ‘no se muevan’. Yo quise salirme del grupo y me agarraron del brazo, me pidieron los papeles, se los mostré, por eso no me arrestaron y me dijeron: ‘move, move’, luego vi que se dirigieron a otros compañeros latinos y vieron que uno de ellos no tenía papeles, pues sacaron la cadena, lo amarraron de la cintura y de los pies y de las manos y lo metieron al carro, se llevaron a tres jornaleros arrestados”, explicó Arístides en entrevista con La Raza.

En ese sentido, defensores de los derechos de los inmigrantes, activistas y miembros de organizaciones comunitarias tildaron de racistas a los agentes de ICE que realizaron ese operativo.

Hasta al momento solo uno de tres jornaleros arrestados ha sido liberado tras la redada realizada entre las calles Belmont y Milwaukee en el barrio de Avondale, Chicago, el pasado viernes 5 de agosto.

El jornalero hondureño Arístides Banegas cuenta lo ocurrido en el operativo de inmigración en el barrio de Avondale, Chicago, el 5 de agosto de 2016.
El jornalero hondureño Arístides Banegas cuenta lo ocurrido en el operativo de inmigración en el barrio de Avondale, Chicago, el 5 de agosto de 2016.

¿Perfil racial?

Eric Rodríguez, organizador comunitario de la organización Unión Latina de Chicago, quien ha trabajado educando a los jornaleros para que conozcan sus derechos por años, opinó que hubo práctica de perfil racial en el operativo de Inmigración. “Los agentes de ICE llegaron hasta donde estaban los jornaleros latinos y les preguntaron por sus papeles y sobre su estatus migratorio. Esto es práctica de perfil racial, ese día en esa esquina hubo otra gente del vecindario buscando trabajo y no les pidieron papeles ni les dijeron nada”.

Algunos jornaleros inmigrantes latinos calificaron al operativo como una redada de inmigración racista y contaron a La Raza que la ‘migra’ se dirigió a los latinos y no al de otras etnias que estaban en esa esquina. Sin explicación alguna les pidieron sus documentos y les preguntaron sobre su estatus migratorio, dijeron.

Carlos Ramírez Rosa, concejal del Distrito 35, expresó su oposición a las redadas, deportaciones y separación de familias y comentó que “cómo es que inmigración no estuvo en el centro de Chicago pidiendo a los trabajadores de las corporaciones las huellas dactilares, en cambio estuvieron en una comunidad latina trabajadora, inmigrante, pidiéndole a estos jornaleros sus huellas. Eso es racismo”.

“Solo porque ven que son trabajadores inmigrantes latinos llegan a preguntar por los papeles, ellos no le preguntan por los papeles a gente blanca de otras comunidades, aquí en particular vinieron a preguntar por papeles a trabajadores inmigrantes latinos, claramente es por su color de la piel”, señaló Rosi Carrasco, de la organización Comunidades Organizadas contra las Deportaciones (OCAD) quien también dijo que la Ciudad debería dejar de colaborar con Inmigración.

Activistas y organizadores locales señalaron que no es la primera vez que agentes de ICE piden sin causa alguna los documentos para verificar el estatus migratorio de los jornaleros latinos en ese vecindario, por lo que quieren que se investigue lo que califican como violación a los derechos civiles de los jornaleros latinos en ese operativo de inmigración.

Analía Rodríguez, directora de la organización Unión Latina de Chicago, indicó a La Raza que ya se ha presentado una queja ante el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para investigar las presuntas violaciones a los derechos civiles de los jornaleros.

Para Tania Unzueta, de OCAD, los inmigrantes con o sin papeles tienen derechos civiles y deben ser respetados. “Nosotros exigimos una investigación para ver si se violaron los derechos civiles de los jornaleros ya que el derecho a no ser detenido ni buscado sin ninguna razón está protegido por la Cuarta Enmienda de la Constitución”.

Rodríguez y otros organizadores comunitarios y activistas también piden la liberación de los dos jornaleros aún detenidos.

Por su parte, Gail Montenegro, portavoz de ICE en Chicago, dijo a La Raza que durante el operativo enfocado en miembros de pandillas de Chicago el viernes 5de agosto, un oficial de ICE y un agente especial arrestaron a tres personas de las cuales una ya fue liberada al determinarse que no estaba dentro de las prioridades de esa agencia federal.

Montenegro entre otras cosas indicó que ICE lleva a cabo operativos rutinarios para detener a aquellos que caen dentro de sus prioridades, lo que incluye criminales convictos y miembros de pandillas. Y destacó que son operaciones que ayudan a mejorar la seguridad pública en las comunidades de todo el país.