Peña Nieto se reunirá con Tillerson y Kelly en la Ciudad de México

Los secretarios estadounidenses se reunirántambién con funcionarios mexicanos para abordar la seguridad fronteriza, cooperación de las fuerzas de seguridad, y comercio, entre otros asuntos
Peña Nieto se reunirá con Tillerson y Kelly en la Ciudad de México

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, y el de Seguridad Nacional, John Kelly, se reunirán con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, durante su visita a México el 23 de febrero.

En esa reunión también participarán “los ministros mexicanos de Interior, Asuntos Exteriores, Finanzas, Defensa Nacional y Marina”, informó hoy en un comunicado el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU.

“El grupo hablará de seguridad fronteriza, cooperación de las fuerzas de seguridad, y comercio, entre otros asuntos”, indica la nota.

El miércoles 22, antes de viajar a México, Kelly se reunirá en Guatemala con el presidente del país centroamericano, Jimmy Morales, una visita que anunció el pasado jueves la cancillería guatemalteca.

Kelly mantendrá reuniones también con “los ministros de Gobernación y de Asuntos Exteriores” y observará la llegada a Ciudad de Guatemala de un vuelo de repatriación de su departamento.

La visita de los dos secretarios estadounidenses a México está pensada para dar continuidad al diálogo entre los Gobiernos de México y Estados Unidos acordado en la llamada telefónica que tuvieron los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump el pasado 27 de enero.

En el marco de ese diálogo, el canciller mexicano, Luis Videgaray, visitó Washington hace dos semanas para sostener reuniones con Tillerson y Kelly, “con el propósito de seguir trabajando en favor de una relación respetuosa, cercana y constructiva entre ambos países”.

Peña Nieto canceló el 26 de enero su viaje a Washington, en el que tenía previsto reunirse con Trump, luego de que el líder estadounidense firmara un decreto para construir “de forma inmediata” un muro en la frontera mexicana y asegurara que su coste será “reembolsado al 100 %” por México, algo que el presidente mexicano ha descartado tajantemente.