SAC: La otra opción de los hispanos

En estos tiempos políticos difíciles, sale a luz el papel que juega St. Augustine College para los hispanos de Chicago tras ser reconocida como la institución #1 en elevar hasta en dos niveles de riqueza a sus graduados.

Progreso socioeconómico es lo que atestiguan varios de los estudiantes de St. Augustine College (SAC) como Theresa Paucar, de padres ecuatorianos, quien de limpiar cuartos en un hotel se convirtió en la directora de la oficina del congresista Luis Gutiérrez tras empezar a estudiar en esta casa de estudios. “Yo limpiaba cuartos y no me avergüenzo de ello, pero si no hubiera sido por St. Augustine College seguiría igual, allí aprendí que puedo llegar a donde yo quiera”, dijo.

“Yo quería salir adelante como hija de inmigrantes ecuatorianos y cuando vi en la televisión que había un lugar en que se podía estudiar una carrera sin saber inglés me fui corriendo. Gracias a Dios lo que encontré fue algo que no esperaba, una familia que me acogió con los brazos abiertos y me ayudó a lograr mi sueño. Ellos me apoyaron y me dieron soluciones, no me dejaron sola. Logré graduarme de estudios generales que me sirvieron para la licenciatura en la Universidad Northeastern y me convertí en un ejemplo para mi familia. Hasta para mi esposo, al que convencí para que fuera estudiar a St. Augustine College. Gracias a mis estudios comencé como practicante en la oficina del congresista federal Luis Gutiérrez y luego me convertí en directora de su oficina. St. Augustine me cambió la vida porque todo lo que he hecho y logrado se lo debo a las enseñanzas de mis maestros tanto en la parte académica como personal, por sus consejos. Estoy muy agradecida”, dijo Paucar.

Esta historia se parece a la de muchos que cuando comenzaron a estudiar en SAC tenían un ingreso familiar anual menor a $24,000 y cuando terminaron casi duplicaron sus ganancias.

Theresa Paucar limpiaba cuartos de hotel y con el impulso que le dio SAC es hoy directora de la oficina del congresista Luis Gutiérrez. (Cortesía)

Pruebas al canto, como dice el refrán: el estudio ‘Highest Upward Mobility Rate Colleges’, publicado hace unos días por The New York Times, reveló que SAC ocupa el puesto #1 en Illinois en elevar el nivel socioeconómico de sus graduados y el puesto #4 en atender estudiantes que provienen de familias que ganan menos de $20,000 al año.

Un 33% de los estudiantes de SAC suben dos o más niveles de ingresos después de graduarse, reveló  el reporte realizado por la organización The Equality of Opportunity. De acuerdo a esa investigación, en la categoría llamada ‘Índice de Movilidad Social’ SAC es #1 entre 103 colleges de Illinois y #61 entre los 2,137 colleges de todo Estados Unidos.

Esta movilidad social es lo que vivió en carne propia la Dra. Carmen Arellano. Era madre de una niña con mucha necesidad económica y hoy es directora en una clínica y profesora universitaria. “Yo pude lograr mis metas porque St. Augustine College me ayudó desde 1988 cuando nadie me daba la mano. Ellos me cuidaban a mi hija mientras yo estudiaba y así pude sacar mi título de asociado graduándome en psicología y administración de empresas. Enseguida saqué la licenciatura en psicología en la Universidad de Loyola gracias a que me aceptaron todos los créditos educativos de SAC. Luego me propuse sacar mi maestría y gracias al estudio me dieron la oportunidad de estudiar dos semestres en la Universidad Loyola de Roma, Italia. Me gradué en 2005 con una maestría que tanto anhelaba. Luego seguí otros estudios sobre espiritualidad bíblica en el medio oriente tanto en Grecia, Siria, Israel, Jordania, Egipto y Turquía por dos años. Tras obtener mi certificado comencé mi doctorado en psicología clínica que tomó otros cinco años y los terminé en 2012. Ahora trabajo con niños y adolescentes y al mismo tiempo doy clases de psicología en St. Augustine College porque me encanta trasmitir lo que me enseñaron allí. Esta institución es para mí un pilar para nuestra comunidad porque no sólo le dan educación sino la confianza de creer en sí mismos y convertirlos en triunfadores. Yo soy un testimonio de que los que nos graduamos en St. Augustine College llegamos al triunfo”, comentó Arellano.

Carmen Arellano, exalumna de SAC y hoy doctora en psicología. (Cortesía)

Y de acuerdo al estudio ‘Highest Upward Mobility Rate Coleges’, este logro de St. Augustine College de empoderar a los pobres es obtenido porque el promedio de ingresos anuales por familia de los estudiantes de SAC es de $24,500 al momento de ingresar a estudiar. Pero cuando se gradúan sus ingresos se elevan dos o más niveles socioeconómicos (quintil de ingresos).

Andrés Marroquín, administrador de sistemas de MAC Property Management, es otro testimonio de cómo cambió su vida tras llegar a SAC. “Cuando llegué de Perú no sabía que podía ir a la universidad porque mi inglés era mínimo. En este college me trataron como una familia; y de hecho ahora es mi familia porque estudie allí, trabajé allí y ahora enseño allí como profesor adjunto tratando de devolver lo que me dieron. Comencé sacando mi título de asociado en Sistemas de Computación y de allí me fui a la Universidad DeVry, a donde llegué con una buena base académica que me sirvió para graduarme con honores ganando el primer puesto en mi clase. Gané varios premios por mis grados académicos que me abrieron muchas puertas para mi carrera profesional. Uno de esos premios importantes fue quedar en el Top 10, tercer puesto, de la prestigiosa competencia nacional de la Association of Information Technology Professionals. Después me dieron el premio estatal por estar entre los mejores 50 estudiantes por parte de la Asociación de Tecnología de Illinois en 2015. Todos estos logros fueron obtenidos por lo que me enseñaron en St. Augustine: a apostar por la educación para triunfar. Algo que no hubiera pensado lograr cuando llegué a este país porque no sabía el idioma. Y eso es lo que ahora yo les trasmito a mis alumnos para seguir con la filosofía de esta institución: ser el puente para una futuro mejor”, dijo Marroquín.

Andrés Marroquín, graduado de SAC con notables premios en el ámbito de la tecnología de la información. (Cortesía)

Otro dato adicional para que –como dice otro refrán-  no quepa duda: SAC ocupa el puesto #4 entre los 108 colleges de Illinois en atender a estudiantes provenientes de familias que ganan menos de $20,000 anuales; y el puesto #132 entre los 2,137 colleges de todo Estados Unidos. Un 30% de los estudiantes de SAC está en este nivel de ingresos. La mayoría de los estudiantes de SAC provienen de los sectores más pobres de Chicago y sólo el 2.3% proviene de los sectores de mejores ingresos, sostiene ese informe.

Solo basta darse una vuelta por este college y hablar con sus estudiantes graduados para comprobarlo. Quizás –si usted se da la oportunidad y toma la decisión- pueda convertirse en uno de estas historias felices.

St. Augustine College en internet

Más sobre St. Augustine College en el sitio web http://www.staugustine.edu