Mueren por hambre y frío siete indígenas desplazados en Chiapas

Entre los fallecidos se encuentran cuatro menores
Mueren por hambre y frío siete indígenas desplazados en Chiapas
Los desplazados en la montaña chiapaneca padecen las bajas temperaturas./EFE
Foto: EFE

TAPACHULA, México – El párroco de Simojovel, Marcelo Pérez, difundió los nombres de los siete desplazados que murieron en las últimas semanas en las montañas a causa de frío y hambre.

Las víctimas son parte del conflicto de límites entre los municipios de Chenalhó y Chalchihuitán, Chiapas.

Según Pérez, el primero deceso ocurrió el pasado 18 de octubre en la comunidad de Canalumtic. La víctima fue identificada como Samuel Luna Girón, quien habría muerto por disparos de paramilitares de Chenalhó.

El segundo y tercer deceso corresponde a una niña de dos años, hija de Pedro Pérez, del paraje Pom, y un recién nacido, ambos de Canalumtic.

La cuarta víctima una niña, hija adoptiva de Martín Girón Rodríguez, de Pom. Marcelino Gómez López, quien padecía diabetes, es el quinto en la lista, quien no recibió atención médica porque el centro de salud de Chalchihuitán estaba cerrado y no pudo ser trasladado a otro municipio por el bloqueo qué hay del camino.

Domingo Girón Luna y Martin Girón Rodríguez, son la sexta y séptima víctima, de acuerdo con el listado del párroco.

“La gente nos da con mucho trabajo los datos, pero esta información es real”, apuntó el párroco, tras explicar que no tiene detalles sobre el cuarto menor fallecido “porque los padres no quieren decir nada”, comentó el prelado de acuerdo a la agencia EFE.

“El gobierno dice que no tiene datos” de los decesos porque no se han reportado ante el Ministerio Público, debido al desplazamiento que viven, agregó.

Nicodemo Aguilar Sánchez, vocero de Chalchihuitán, fue uno de los que logró documentar la situación con apoyo de agentes y testimonios de las familias, indicó Pérez.

El párroco dijo que las familias no quisieron portar más información por el dolor e indignación que sienten, e incluso temor y desconfianza al gobierno.

Abundó que continuarán documentando la situación para tener mayor certeza de lo que ocurre en la región de los Altos de Chiapas.

El Gobierno de Chiapas dijo que no tiene registro de los decesos.

En un comunicado, indicó que ante las versiones de fallecimientos, el gobierno estatal despliega desde hace dos semanas 18 brigadas médicas en comunidades de Chalchihuitán y Chenalhó.

Pobreza y conflictos

El párroco aseguró que Chalchihuitán es el municipio más pobre del país, en el que la mayoría de sus habitantes padecen desnutrición, por lo que el desplazamiento agrava más su situación de salud y sus defensas son débiles.

Chalchihuitán, dijo, vive “un momento crítico y una crisis humanitaria”, ya que unas 5,000 personas han tenido a huir hacia la zona de la montaña por un conflicto agrario con el municipio vecino de Chenalhó.

La confrontación se remonta a la reforma agraria de hace 40 años, que trazó una línea recta para establecer los límites territoriales de cada municipio, en lugar de respetar el recorrido natural del río que les separa.

Ello conllevó un intercambio forzado de tierras entre ambos municipios que provocó un conflicto entre familias que se ha agudizado en las últimas semanas con ataques armados y la intervención de grupos paramilitares.

Sobre el desplazamiento, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) indicó hoy en un comunicado que la protección de la infancia es un deber de todos los involucrados en el conflicto.

El organismo exhortó a la resolución pacífica del conflicto en Chenalhó y Chalchihuitán y a cumplir con el deber de velar por la integridad física y emocional de niñas, niños y adolescentes afectados.

“Es absolutamente inaceptable que hoy en día, en México, mueran niños de hambre y de frío,” señaló Christian Skoog, representante de Unicef en el país.

Las bajas temperaturas, el poco o nulo acceso a agua potable, la insalubridad, los brotes de enfermedades y el peligro amenazan las vidas de los más de 5,000 desplazados, entre ellos unos 2,000 niños, niñas y adolescentes y más de 100 mujeres embarazadas.

Unicef llamó a los tres niveles de gobierno y a los actores del conflicto a que continúen los esfuerzos por encontrar una resolución que ponga en el centro del diálogo la protección y el interés superior de la infancia.

Con información de Agencia Reforma y EFE