Gobierno traslada a cientos de niños migrantes detenidos tras denuncias por condiciones inhumanas

Abogados habían advertido que los niños mayores detenidos estaban cuidando de los más pequeños
Gobierno traslada a cientos de niños migrantes detenidos tras denuncias por condiciones inhumanas
Este lunes solo quedaban 30 niños en la instalación cercana a El Paso, Texas.
Foto: John Moore/Getty Images

El gobierno estadounidense ha retirado a la mayoría de los niños migrantes que se encontraban bajo custodia en una estación de la Patrulla Fronteriza en Texas tras varias denuncias que aseguraban que más de 300 menores estaban cuidándose entre sí en condiciones inadecuadas.

Este lunes, solo 30 niños permanecían en la instalación cerca de El Paso, dijo la representante Verónica Escobar luego de que su oficina fuera informada sobre la situación por un funcionario de Aduanas y Protección Fronteriza.

Los abogados que visitaron la estación de la Patrulla Fronteriza en Clint, Texas, señalaron la semana pasada que los niños mayores estaban tratando de cuidar a los bebés y a los pequeños, según informó por primera vez el jueves la agencia de prensa The Associated Press.

Los reportes describieron a un niño de cuatro años con el pelo enmarañado que había estado sin ducharse durante días, y a otros menores hambrientos e inconsolables que luchaban por tranquilizarse mutuamente. Algunos habían estado encerrados durante tres semanas dentro de las instalaciones, donde 15 niños estaban enfermos de gripe y otros 10 estaban en cuarentena médica.

“¿Cómo es posible que ambos ignoraran las condiciones inhumanas para los niños, especialmente los más pequeños, en la estación Clint?”, preguntó Escobar en una carta enviada el viernes al comisario interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, John Sanders, y al jefe de la Patrulla Fronteriza, Carla Provost.

Ella pidió que se le informara a fines de esta semana qué pasos se estaban tomando para poner fin a “esos abusos humanitarios”.

Los legisladores republicanos y demócratas criticaron la situación la semana pasada.

Los oficiales de la Patrulla Fronteriza no respondieron a las preguntas de AP sobre las condiciones en las instalaciones de Clint, pero en un comunicado enviado por correo electrónico el lunes dijeron: “Nuestras instalaciones de retención a corto plazo no fueron diseñadas para mantener a las poblaciones vulnerables y necesitamos urgentemente fondos humanitarios adicionales para gestionar esta crisis”.

Aunque no está claro a dónde se trasladó a todos los niños retenidos en Clint, Escobar expresó que algunos habían sido enviados a otra instalación en el lado norte de El Paso, llamada Estación de Patrulla Fronteriza 1. Escobar dijo que es un sitio temporal con colchones, duchas, médicos desplegables y aire acondicionado.

Pero Clara Long, una abogada que entrevistó a niños en la estación 1 de la Patrulla Fronteriza la semana pasada, confirmó que las condiciones no eran necesariamente mejores allí.

“Un niño con el que hablé dijo que su familia no obtuvo colchones o mantas durante las dos primeras noches y que él y su madre tuvieron fiebre”, dijo Long, investigadora principal de Human Rights Watch. “Dijo que no había cepillos de dientes, y hacía mucho frío”.

En tanto, el vicepresidente Mike Pence, expresó el domingo durante el programa Meet The Press que era “totalmente inaceptable” y agregó que esperaba que el Congreso asignara más recursos a la seguridad de la frontera.

Long y un grupo de abogados inspeccionaron las instalaciones porque están involucrados en el tratado Flores, un acuerdo legal de la era Clinton que rige las condiciones de detención para los niños y sus familias migrantes. Los abogados negociaron el acceso a las instalaciones con los funcionarios y dijeron que la Patrulla Fronteriza conocía las fechas de su visita con tres semanas de anticipación.

Las reglas gubernamentales exigen que los niños sean retenidos por la Patrulla Fronteriza en sus estaciones de corta duración por no más de 72 horas antes de ser transferidos a la custodia de Salud y Servicios Humanos, que alberga a jóvenes migrantes en instalaciones en todo el país a través de su Oficina de Reasentamiento de refugiados.

 

  • Por Geysell Cisneros