Retraso de regulaciones en los préstamos sobre el título del auto deja a los consumidores en riesgo

Retraso de regulaciones en los préstamos sobre el título del auto deja a los consumidores en riesgo

La Agencia de Protección Financiera del Consumidor (Consumer Financial Protection Bureau, CFPB) retrasó durante 15 meses una regla programada para entrar en vigencia el 19 de agosto que haría que los préstamos sobre títulos de autos fueran menos riesgosos.

Estos préstamos, en los cuales los prestatarios ofrecen su carro como garantía, pueden ser realmente peligrosos. Según un estudio de 2015 de Pew (PDF), 1 de cada 9 prestatarios de préstamos sobre títulos de autos se atrasa en los pagos y les embargan sus vehículos.

Conocida como la disposición de suscripción, fue propuesta por primera vez por el CFPB cuando Barack Obama era presidente. La disposición, ahora retrasada, tenía la intención de evitar que las personas con recursos limitados obtuvieran préstamos sobre el título del auto que para empezar no podían pagar en primer lugar. Requeriría que los prestamistas se aseguraran de que los prestatarios tuvieran la capacidad financiera de pagar sus préstamos antes de que se los otorgaran.

Bajo el presidente Trump, el CFPB ya ha redactado una propuesta para eliminar la disposición de suscripción después del retraso.

Al igual que los préstamos del día de pago (payday loans), los préstamos sobre el título del auto, también conocidos como préstamos sobre el título de vehículo, o simplemente préstamos sobre el título, son tentadores para las personas que necesitan una cantidad sustancial de efectivo rápidamente y tienen pocas opciones para obtenerlo. Por lo general, duran 30 días y suman un promedio de $959 (PDF).

Pero son increíblemente caros. Mientras que algunos estados limitan las tasas de interés, otros no. Y de acuerdo con la Comisión Federal de Comercio (FCC), los prestamistas, en promedio, cobran un interés del 25% por mes, el equivalente a una tasa porcentual anual (APR) de 300%. (En contraste, la tarjeta de crédito típica cobra un 16% a un 26% APR). Y esto no incluye cientos de dólares en tarifas adicionales, dice Bruce McClary, vicepresidente de marketing de la Fundación Nacional para Asesoramiento de Crédito (National Foundation for Credit Counseling).

Entonces, por ejemplo, si pides prestado $1,000 por 30 días al 25% de interés mensual, deberás al menos $1,250 un mes después de tomar el préstamo (el monto original del préstamo de $1,000 más $250 en intereses más comisiones). Si no puedes pagar dentro de ese mes, puedes renovar la deuda por otro mes, en algunos estados las transferencias ocurren automáticamente, acumulando más intereses y tarifas.

Muchos prestatarios, incapaces de pagar a tiempo, se encuentran con múltiples renovaciones del préstamo y, por lo tanto, se ven atrapados en una trampa de deuda que eventualmente podría costarles su carro. El embargo de autos, por supuesto, puede resultar en muchos problemas nuevos si no tienen un auto para poder ir al trabajo o a la tienda a comprar comida.

Eso es lo que le está sucediendo a Amber DuBois, de 34 años, de Cedar City, Utah, madre soltera de 4 hijos y estudiante de ingeniería electrónica a tiempo completo en Southern Utah University. Estaba a punto de retrasarse en el alquiler y otros cobros, y no tuvo tiempo de esperar los $3,000 en dinero de la beca que esperaba. Entonces ella tomó un préstamo sobre el título de su auto de $3,000 en su Kia Soul 2010, con la intención de pagarlo en un mes.

Para su desaliento, cuando obtuvo su beca, era un tercio de la cantidad que esperaba. En los meses siguientes, DuBois renovó el préstamo dos veces, pagando intereses y cargos que eran casi tan altos como el alquiler. Después de eso, no pudo seguir el ritmo de los pagos y simplemente dejó de hacerlos.

“En este momento estoy en una situación de impago, lo que significa que me levanto todos los días rezando para que mi auto todavía esté afuera”, dice.

Cómo funciona la industria de préstamos sobre títulos

Su historia está lejos de ser poco común, según la encuesta de Pew. Solo el 12% de los prestatarios sobre los títulos de autos logran pagar un préstamo a 30 días a tiempo. La mayoría se ven obligados a renovar el préstamo por uno o más meses adicionales, y casi el 40% lo renuevan 7 o más veces antes de que terminen de pagarlo.

Los críticos de los préstamos sobre títulos de carros dicen que los prestamistas cuentan con que los prestatarios no puedan pagar estos préstamos de tasas altas. “Si todos pudieran pagar estos préstamos en un mes o dos, la industria no sería viable”, dice Michihiro C. Sugata, profesor asistente de sociología en Humboldt State University, California, quien recientemente publicó dos trabajos de investigación sobre la industria de préstamos sobre títulos. “El beneficio proviene de la rotación de préstamos una y otra vez. Por lo tanto, el sistema realmente es un programa de deuda a largo plazo con tasas de interés de 3 dígitos”.

Los defensores de los préstamos sobre títulos de autos dicen que estos prestamistas cumplen un propósito importante al proporcionar préstamos de emergencia a corto plazo a las personas que necesitan abordar una crisis financiera inmediata. Aplauden la decisión del CFPB de retrasar la regla de suscripción.

La Community Financial Services Association of America, que representa a varias compañías en la industria de préstamos a corto plazo no bancarios (también conocida como la industria de préstamos del día de pago), dice que el gobierno debería centrarse en abordar los préstamos ilegales en lugar del sector de préstamos a corto plazo. Dicen que la regulación excesiva obligaría a los prestamistas a corto plazo a cerrar el negocio y dejar a los clientes vulnerables a alternativas peligrosas e ilegales.

Un grupo de expertos libertario, el Competitive Enterprise Institute, argumenta que el requisito de suscripción dificultaría que los prestatarios con dificultades financieras obtuvieran el efectivo rápido que necesitan.

Los préstamos sobre títulos de autos se comercializan como una forma temporal de obtener dinero rápidamente en caso de emergencia. “Pero no es efectivo rápido si se convierte en un ciclo de deuda inasequible”, dice Suzanne Martindale, asesora principal de políticas de Consumer Reports. “Estos prestamistas compran escaparates en comunidades marginadas. Promueven anuncios agresivos en Google y Facebook, radio, televisión, lo que sea necesario para que entres por la puerta. Pero una vez que consiguen que comiences a pedir prestado, obtendrán una buena ganancia si pueden atraparte en un ciclo de deuda más largo”.

Las empresas que ofrecen préstamos con tasas de porcentaje anual más bajas (2 dígitos) existen en la industria de préstamos a corto plazo, dice Martindale. Pero como estas empresas tienen menos recursos que los prestamistas de 3 dígitos para invertir en marketing y optimización de búsqueda, “cuando vas a Google y escribes ‘obtener un préstamo de $1000’, su información no aparece”.

Cómo protegerte

La mejor manera de evitar problemas cuando tienes una emergencia de flujo de efectivo es prepararte para la posibilidad. La mayoría de los expertos financieros recomiendan tener un fondo de emergencia con suficiente dinero para cubrir de 3 a 6 meses de gastos. Una forma de ayudar a financiar esa cuenta es revisar tus facturas mensuales para ver dónde podrías recortar gastos. Quizás haya servicios telefónicos o de cable a los que podrías renunciar. En el estudio de Pew, las tres cuartas partes de los prestatarios de préstamos sobre títulos admiten que podrían haber reducido sus gastos para evitar tomar un préstamo sobre el título del auto.

McClary sugiere que otra forma de prepararte para una emergencia financiera es unirte a una cooperativa de crédito que ofrezca alternativas del día de pago asequibles. Algunas cooperativas de crédito requieren que te unas a través de una iglesia, un empleador o un grupo comunitario. Para unirte, compra una acción por $5 a $25. Las cooperativas de crédito también pueden cobrar una tarifa nominal para abrir tu cuenta bancaria. La Administración Nacional de Cooperativas de Crédito tiene un localizador de cooperativas de crédito y proporciona información detallada sobre cómo unirte.

Unirte a un círculo de préstamos es otra alternativa. Estos son grupos que te alientan a ahorrar y elevar tu nivel de estabilidad financiera. Cuando te unes a un círculo de préstamos, pagas una cierta cantidad, como $50 o $100 al mes, en un ahorro colectivo de dinero que se puede usar para proporcionar préstamos sin intereses a los miembros del círculo. El Mission Asset Fund es una organización sin fines de lucro que puede ayudarte a unirte a un círculo. “Los círculos de préstamos son un recurso tremendo y uno que ha ayudado a mucha gente”, dice McClary.

Pero si no tienes ahorros y no estás en una cooperativa de crédito o círculo de préstamos, aún tienes alternativas que son mejores que tomar un préstamo sobre el título del auto cuando necesitas dinero rápidamente.

Por ejemplo, si eres miembro de las fuerzas armadas o un dependiente calificado, puedes obtener un préstamo de emergencia a corto plazo con un interés del 0% de una organización de ayuda militar como Army Emergency Relief, Navy-Marine Corps Relief Society y Air Force Aid Society. Cada rama del ejército tiene una, dice McClary.

El siguiente mejor paso es tratar de pedir prestado a amigos y familiares. No es cómodo pedir dinero a tus conocidos, pero esa podría ser una mejor solución a corto plazo que pedir un préstamo costoso.

O quizás tengas un artículo de valor para vender. “Incluso ir a un corredor de empeño es mejor que obtener un préstamo sobre el título. Lo peor que puede pasar es que pierdas una reliquia familiar”, dice Martindale.

Si ninguna de estas opciones está disponible para ti, y necesitas encontrar una institución para obtener un préstamo, no vayas a Google o al prestamista de la tienda más cercana. Visita organizaciones locales sin fines de lucro, organizaciones benéficas, iglesias u organizaciones de desarrollo comunitario que puedan tener información sobre los mejores prestamistas en tu área. Si bien algunas de las compañías financieras que te recomienden pueden ofrecer préstamos que son caros, es probable que sean más baratos y menos riesgosos que los préstamos sobre el título de tu auto, dice McClary.

También puedes recurrir a una agencia de asesoramiento sin fines de lucro que ofrece sesiones de asesoramiento gratuitas o de bajo costo. Puedes encontrar uno a través de la National Foundation for Credit Counseling o la Financial Counseling Association of America (FCAA), ambas listadas en USAGov.

“Es una buena idea comunicarte con una agencia de asesoría de crédito sin fines de lucro para hablar sobre las decisiones financieras que tienes que tomar, opciones que te mantendrán lejos de un prestamista sobre el título de tu auto”, dice McClary.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.