El poder femenino en el futbol

Carmen Contreras es árbitro en las finales de varones y se impone fácilmente sobre la expresión “el sexo débil”
El poder femenino en el futbol
Carmen Contreras ejerce de árbitro en finales varoniles y se ha ganado el respeto de todos.
Foto: Javier Quiroz / La Raza

Carmen Contreras es una veterana de 22 años como árbitro en las principales ligas de Chicago que ha sabido ganarse el respeto, y pide a las demás mujeres que hagan lo mismo.

¿Por qué árbitro? “Porque me gusta estar involucrada en el futbol, ya que no lo puedo practicar”, respondió la mexicana nacida en el estado de Colima.

Pero lejos de ser una desventaja, el lado femenino es su mejor aliado. “Es ventaja porque un poquito se quedan tranquilos y les gritan más al hombre”, dijo señalando a su compañero el árbitro central.

Carmen convierte también la desventaja en ventaja para su beneficio. “Para mí todo es ventaja, porque así se quedan un poquito más tranquilos”, subrayó.

En cuanto a los insultos, recibe la misma cantidad que todos los demás silbantes varones, pero eso no la hace renunciar. “Demasiados”, dice, y agrega que los gritos la motivan para seguir trabajando en los juegos de hombres. “Al contrario, me motiva más porque nadie me va a obligar a dejar hacer lo que más me gusta”, advierte.

Carmen se retiró de las canchas como jugadora activa no porque estuviera lesionada sino “porque ya se me acabó mi tiempo”, dijo honestamente. Y para convertirse en árbitro en Chicago fue necesario ser vista por varios representantes de ligas locales, y poco a poco empezó a construir su nombre como una de las mujeres de negro más respetadas.

El consejo para todas:

“Que no se cohíban, que hagan lo que quieran hacer y no crean a los que dicen que esto es nada más de hombres, nosotras también podemos hacerlo”.