De Cachorros a Osos: Chicago empata la Serie Mundial a base de palos y el título del béisbol se define este miércoles

Todo se decide en el séptimo juego y Progressive Field está expectante ¿Será fiesta o funeral?

Addison Russell podría pasar un poco inadvertido en la impresionante alineación de los Cachorros de Chicago ante la presencia de gente como Kris Bryant, Anthony Rizzo y Ben Zobrist.

El paracorto de los Cachorros se aseguró la noche del martes que su nombre ya no pase de largo y que quede registrado en el libro de récords.

Russell conectó un jonrón con las bases llenas en la tercera entrada que silenció a toda la ciudad de Cleveland y terminó con seis carreras producidas para igualar el récord en un juego de Serie Mundial, impulsando a los Cachorros a un triunfo de 9-3 y así empatar el Clásico de Octubre contra los Indios.

  • Video: Nicaragua presente en la Serie Mundial con Dennis Martínez, quien tiró la primera bola
  • El título 2016 de las Grandes Ligas se decidirá este miércoles en el séptimo partido (8 pm Este/5 pm Pacífico) con un duelo entre Kyle Hendricks y Corey Kluber.

    Chicago está tratando de sumarse a la lista de cinco equipos de la historia que se levantaron de una desventaja de 3-1 en Serie Mundial (el último fue Kansas City en 1985), y según lo visto el martes, sus posibilidades son bastante buenas.

    Al igual que en la serie contra los Dodgers, los bates de Chicago despertaron a tiempo. Kris Bryant, igual que lo hizo en el quinto partido, se voló la barda. Lo hizo para encabezar un primer inning en el que Chicago agregó dos anotaciones contra Josh Tomlin para empezar a poner nerviosos a los aficionados en el Progressive Field, entre los que se sumó LeBron James tras concluir su juego con los Cavaliers en el edificio de al lado.

    Esos Cavs se levantaron de un 3-1 en contra en las Finales de la NBA, y ahora Cleveland puede experimentar en carne propia lo que les sucedió a los Warriors de Golden State.

    Russell se encontró a dos corredores en base en esa primera entrada y sacó un elevado jugable al jardín central-derecho, pero los patrulleros Tyler Naquin y Lonnie Chisenhall se confundieron y la pelota cayó para que entraran las carreras 2 y 3, esta última tras una violenta colisión en home entre Zobrist y el catcher Roberto Pérez.