Los riesgos del poder bajo la administración de Donald Trump

Los riesgos del poder bajo la administración de Donald Trump son muchos pero uno de ellos es que alguien del gabinete o del equipo del futuro presidente forme su propio núcleo de poder y afecte negativamente las vidas de millones de ciudadanos.

Al ver como Trump va formando su gabinete me sube un escalofrió por la espina dorsal igual que a muchos otros que velan por los derechos civiles. Nos preocupa porque no tenemos confianza en Trump, un magnate de las bienes raíces, estrella de la televisión y famoso exconductor de concursos de belleza.

Preocupante es que Trump de inmediato haya seleccionado a Stephen Bannon como estratega para su administración. Bannon tendrá igual de influencia y poder que Reince Priebus, el director del Comité Nacional Republicano, el cual dirige al Partido Republicano, y que fue nombrado por Trump como su jefe de equipo.

Bannon no es cualquier ejecutivo sino un demagogo que maneja un medio alternativo llamado Breitbart News, el cual está a la extrema derecha y es auspiciador del movimiento “alt-right”, que significa la alternativa blanca derechista.

Este grupo está compuesto por ultraconservadores y antiinmigrantes y son promotores de acabar con el concepto de la diversidad cultural y por ende la cultura alternativa de muchas minorías.

Si tuviéramos la certeza de que Trump frenaría cualquier exceso de las propuestas de Bannon dormiríamos tranquilos pero no tenemos la seguridad que eso pueda suceder cuando el futuro presidente mismo es xenofóbico en cuestiones de los inmigrantes hispanos y del Medio Oriente.

Otro nombre que da pausa para pensar es el posible nombramiento de Rudy Giuliani, exalcalde de Nueva York, al puesto de procurador del país o de secretario de relaciones exteriores. Giuliani, asesor de Trump durante su campaña, es un firme creyente en el concepto extremista de ‘Ley y orden’ y fue el motor detrás de la controvertida medida de ‘Detener y registrar’ a las minorías durante su tiempo como alcalde de Nueva York.

Bajo esa medida, la Policía de Nueva York detuvo y registro a miles de afroamericanos y latinos, la mayoría de las veces sin ninguna justificación, solo por el hecho de ser minorías. Por fortuna la injusta medida fue derrocada por orden de un juez federal.

Bajo una administración Trump, nada le prevendría a Giuliani implementar un programa similar en todo el país, especialmente para afectar a movimientos como Black Lives Matter. Giuliani, ya sea como procurador o como secretario de estado, también podría hacer eco a la promesa de Trump de no permitir nuevos inmigrantes de los países árabes.

Con Bannon y Giuliani y otros miembros que Trump asigne a su equipo y gabinete se podría desatar una cacería de brujas las cual no hemos visto desde la época de los años 1950.

Al ver todos estos recientes desarrollos políticos, con la elección presidencial y la retórica racista, a veces uno pensaría que ya no estamos en los Estados Unidos si no en la Republica de Sudáfrica bajo el sistema del apartheid. Aconsejaría yo a todos no bajar su guardia.