Ni la nieve ni el frío frenan a los atletas latinos

Al contrario, retan al invierno que amenaza ser muy cruel esta temporada

En invierno los atletas siguen entrenando para las carreras que no se suspenden en Chicago.
En invierno los atletas siguen entrenando para las carreras que no se suspenden en Chicago.
Foto: Javier Quiroz / La Raza

Ni el frío ni la nieve logran detener a los atletas latinos de Chicago, y ello se sienten más motivados.

Omar González, un veterano de nueve maratones, manifiesta que la clave está en correr en grupo, “para ayudarme mentalmente y es una motivación saber que siempre hay alguien esperándome para entrenar”, dijo el atleta originario de México que labora como DJ.

Pero Omar admite que lo más difícil es despedirse de las cobijas calientes cada mañana.

Otro valiente que reta al frío es Alejandro Sandoval, cuya principal motivación es que va a correr el Maratón de Boston en abril próximo.

Sandoval tiene 28 años como corredor y ha completado 26 maratones.

Con sus amigos corre 30 millas por semana y cada mañana demuestra su valor: “Correr con frío y nieve suele representar un reto físico y mental, ya que la temperatura con el factor viento lo hace un poco difícil”, recordó el maratonista.

Cristian Calderón, un guatemalteco con seis maratones, cinco triatlones, (tres de distancia olímpica, un IronMan y un 1/2 IronMan), manifiesta que irónicamente en invierno es cuando más corre.

“Ya que es la temporada lenta y me queda un poco más de tiempo libre en el trabajo”, declaró el centroamericano.

Cristian destacó que ejercitarse con el frío de Chicago es su vitamina “porque me fortalece mentalmente, no es fácil empezar en un día bajo cero”.

Manuel Bautista, fundador de Chicago Road Runners, declaró que ellos no dejan de correr: “solo bajamos la intensidad”.

Bautista invitó a unirse al equipo en Wilson y Lake Shore Drive a las 5:45 am martes y viernes, y domingos en Lawrence y Lake Shore Drive a las 6:45 am.