Comunidad boricua celebra clemencia otorgada por Obama a Oscar López Rivera

Activistas y líderes acogen con alegría la conmutación de la pena de prisión a Oscar López Rivera.
Comunidad boricua celebra clemencia otorgada por Obama a Oscar López Rivera

WASHINGTON.- Líderes de la comunidad puertorriqueña en EEUU celebraron este martes que, tras años de presiones políticas, el presidente Barack Obama conmutó la sentencia del prisionero político, Oscar López Rivera, quien saldrá libre el próximo 17 de mayo.

A tres días de dejar el poder, Obama conmutó la sentencia carcelaria de 209 individuos, incluyendo a López Rivera, quien fue condenado a 55 años de cárcel por “conspiración sediciosa” por sus vínculos con las extintas Fuerzas Armadas para la Liberación Nacional (FALN).  Obama también indultó a 64 presos.

López Rivera, un veterano de la guerra de Vietnam, pasó 35 de sus 74 años de vida en distintas prisiones federales en EEUU, incluyendo doce años en confinamiento en solitario. El preso político rechazó un indulto del entonces presidente Bill Clinton en 1999 porque no incluía a dos de sus compañeros también condenados a prisión.

En la actualidad, López Rivera, el prisionero número ” 87651-024″, se encuentra en la prisión federal de Terre Haute (Indiana) y en una reciente entrevista telefónica con este diario afirmó que no perdía la esperanza de regresar a su natal San Sebastián y besar su tierra.

Se prevé que su hija Clarissa y su hermano, José lo recojan de la prisión y juntos viajen a Chicago, a tres horas y media de Terre Haute, para celebrar su libertad.

En declaraciones a este diario, su abogada, Jan Susler, dijo que la decisión de Obama de dar a López Rivera su clemencia incondicional fue “justa y sabia”.

Susler elogió que Obama haya escuchado las voces de la diáspora puertorriqueña y de gente que se solidarizó con su causa, incluyendo el Papa Francisco, el arzobispo sudafricano, Desmond Tutu, la federación sindical AFL-CIO, la Agenda Nacional de Liderazgo Hispano, y muchos líderes de América Latina.

“Oscar está agradecido por todo el amor y la solidaridad –en Puerto Rico, en EEUU, y en todo el mundo, que hizo posible esto”, puntualizó Susler.

Su familia, amigos, líderes del Congreso, académicos, Premios Nobel de la Paz, varios gobernadores de Puerto Rico y una vasta coalición de simpatizantes dentro y fuera de la isla realizaron durante años una campaña de presión política para lograr su puesta en libertad.

El legislador demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, de origen boricua, quien luchó a favor de López Rivera desde que llegó al Congreso en 1993), dijo estar muy emocionado con la noticia, porque éste ha sido “un amigo, un mentor y familia”.

Gutiérrez agradeció el gesto de Obama en nombre de la familia de López Rivera en Chicago y de “millones de puertorriqueños en la isla y en todo el mundo”.

La puesta en libertad de López Rivera para que regrese a su país con su gente “es un paso hacia la paz y la reconciliación, y es algo que lo celebran los puertorriqueños de toda ideología política, clase, color y geografías”, afirmó Gutiérrez, quien lo comparó a otro héroe nacional, el fallecido beisbolista puertorriqueño, Roberto Clemente.

Por su parte, Federico A. de Jesús, quien fue portavoz hispano de Obama en su campaña presidencial de 2008, también se sumó a las voces de elogio al mandatario, al recordar que “la causa de Oscar ha unido al pueblo puertorriqueño” como ningún otro tema desde la salida de EEUU de Vieques.

“Esperamos que esa unidad pueda replicarse para enfrentar los serios retos que afrontamos como pueblo”, puntualizó.