Las alergias también atacan en el invierno

Desde la picazón en la piel hasta los ojos llorosos, los síntomas primaverales se repiten en los días fríos

Guía de Regalos

Las alergias son asociadas generalmente con la primavera, pero el polen y otros alérgenos (alimentos, medicamentos, ácaros del polvo y humedad) hacen  de las suyas durante todo el año y la temporada de invierno no es la excepción.

Durante los meses fríos, debido a la presencia del polen, el bajo nivel de humedad y los cambios bruscos de las temperaturas, se da la llamada “primavera otoñal” en la que también se desatan los síntomas de las alergias tanto respiratorias como cutáneas.

“Los cambios de clima traen consigo la aparición de ciertas enfermedades respiratorias y alergias”, explica el Dr. Rodrigo Mercado, especializado en medicina familiar y vinculado a Kaiser Permanente, Panorama City. “Y esto se debe a que durante los meses del invierno  hay menos humedad y esto causa que las partículas que transportan los virus y los alérgenos permanezcan en el aire por más tiempo”.

Alergias respiratorias

Al igual que en la primavera, en invierno las alergias respiratorias se presentan con síntomas comunes como la congestión nasal, los estornudos, dolor de cabeza frontal y picazón en nariz y ojos, síntomas muy parecidos a los del resfriado común. En muchos casos, se agrega a estos malestares una tos con un silbido que sale del pecho, que alerta la presencia de un ataque de asma.

“Sabemos que los virus de la gripe infecciosa y del catarro común, que pueden desencadenar una crisis de asma, se transmiten mejor en el frío, ya que, cuando hay poca humedad, éstos se evaporan en el aire y permanecen en el ambiente por un largo tiempo”, especifica el Dr. Mercado.

Las esporas del moho (que tanto se crean durante el invierno en baños, cuartos y sótanos húmedos) también promueven los ataques de asma, que están estrechamente ligados a agentes externos a los que los asmáticos son usualmente alérgicos (polen; moho; humedad; ciertos alimentos; ácaros del polvo; humo del cigarrillo; capa y pelos de gatos y perros y productos químicos de alta volatilidad).

Y de tener solamente congestión nasal con picazón en nariz, ojos y garganta, acompañada con una mucosidad muy líquida que sale involuntaria de las fosas nasales, esto indica que se trata de una rinitis alérgica (o inflamación de la mucosa nasal) que requiere también del uso de antihistamínicos.

Los ojos llorosos, la congestión nasal, los estornudos y el dolor de cabeza frontal es común en las personas que sufren de alergias durante el invierno.
Los ojos llorosos, la congestión nasal, los estornudos y el dolor de cabeza frontal es común en las personas que sufren de alergias durante el invierno. /Shutterstock

Picazón o comezón

La picazón en la nariz es otra molestia que se da en esta temporada a causa de reacciones alérgicas provocadas por la exposición a olores, polen, polvo, vapores químicos o ingesta de comida picante.

En muchos casos esta picazón se genera por la resequedad que a veces se presenta en la piel interna de la nariz ante la poca humedad existente en el ambiente durante los días invernales; así como por el uso de la calefacción a temperaturas demasiado altas.

El aire seco del invierno puede causar también resequedad en la piel de todo el cuerpo, lo que los dermatólogos han llamado la “picazón del invierno”.

“La piel a veces tiene problemas para mantenerse naturalmente hidratada durante el invierno”, resalta por su parte el Dr. Gene Rubinstein, especializado en dermatología y vinculado al Simi Valley Hospital, en Simi Valley, California. “Y a medida que la piel se seca puede agrietarse o caerse, lo que puede resultar en irritación y picazón”.

Aunque se puede presentar a cualquier edad, esto se da más que todo en las personas mayores, ya que, a medida que se envejece, la piel de las piernas y otras partes del cuerpo se seca con más facilidad durante esta temporada del año, provocando picazón.

La picazón en todo el cuerpo durante esta temporada del año se debe a la sequedad que se da en la piel ante la carente humedad en el medio ambiente.
La picazón en todo el cuerpo durante esta temporada del año se debe a la resequedad que se da en la piel ante la carente humedad en el medio ambiente. /Shutterstock

Afortunadamente, hay algunos cambios simples que se pueden hacer en la rutina de cuidado personal que pueden ayudar a combatir la piel seca en esta temporada, denota el Dr. Rubinstein. Entre estos cuidados se encuentran:

  • Evitar el agua caliente. El agua caliente puede robar la humedad natural de la piel.  Lo ideal es ducharse y lavar la piel con agua tibia o fría.
  • No usar productos etiquetados como “jabón”. Estos tipos de limpiadores tienden a secar la piel. En su lugar, hay que usar productos alternativos más suaves, como el Cetaphil Gentle Cleanser o los jabones cremosos e hidratantes de Dove o CeraVé.
  • Aplicar cremas en vez de lociones en todo el cuerpo. Las cremas proporcionan una máxima humedad a la piel. Las cremas populares Cetaphil, Eucerin y CeraVé son las más hidratantes.

Tips para evitar las alergias invernales

Para prevenir las alergias durante esta temporada, el médico familiar Rodrigo Mercado aconseja:

  • No usar humidificadores si se sufre de alergias. Estos pueden favorecer el desarrollo de alérgenos importantes.
  • Mantener la calefacción entre 68 y 73 grados Fahrenheit. Esto evita los cambios bruscos de temperatura al salir de un ambiente interno altamente calefaccionado al clima externo bien frío. Esta acción, además de secar la piel, puede propiciar el desarrollo de una rinitis alérgica.
  • Ventilar la casa con frecuencia. “La gente tiende a mantener las ventanas cerradas durante los meses fríos y esto causa que el aire en lugares cerrados tenga escasa o nula renovación, acumulando los ácaros del polvo y otros agentes alérgenos”, apunta el Dr. Mercado.
  • Mantener limpio el hogar. La acumulación de ácaros, caspa de las mascotas, hongos y moho, puede agravar los cuadros alérgicos respiratorios, incluyendo el asma.