¿Será posible cambiar de ánimo instantáneamente?

Tres sugerencias para darle un poco de alegría a tu vida

A todos nos pasa que nos levantamos pero sentimos que  literalmente queremos quedarnos todo el día tirados en la cama viendo televisión o de plano, con los ojos cerrados sin hacer nada.

No porque estemos cansados, sino porque estamos agotados mentalmente o con el ánimo como dicen por ahí, “por el piso.” Ahí va la pregunta, ¿será posible hacer algo que nos ayude a cambiar ese ánimo rápidamente? Yo creo que sí.

Aunque es muy difícil siempre estar con una sonrisa de oreja a oreja, si es una buena idea intentarlo. La pregunta sigue siendo la misma, pero ¿cómo?

Aquí tres sugerencias que puedes tomar en consideración a la hora de sentirte así y querer darle un poco de ritmo o alegría a tu vida:

  1. Canta en la ducha

A la hora de bañarte, cambia el ‘chip’ de tu mente. En vez de estar dándole vuelta a los problemas o empezar a preocuparte por lo que tal vez ni va a ocurrir durante el día, empieza a cantar. ¿Cantas mal? No importa. ¿No te sabes una canción? Invéntala. ¿Te da pena que te escuchen? Hazlo bajito. Si al final de la sesión te ríes de ti mismo, cumpliste tu meta.

  1. Cuidado con la postura

Dicen por ahí que cuando nos sentimos atacados y/o vulnerables, tendemos a tomar la posición fetal- agachados. Pues si vienes caminando por el pasillo y no puedes sacar de la cabeza un mal pensamiento, recuerda que, con solo enderezar la columna vertebral, levantar la mirada y caminar derecho, te sentirás mejor. No solo eso, te verás mejor y hasta es bueno para la salud. Sea como sea terminas ganando. ¿No crees?

  1. Cámbiate de ropa

Aunque suene muy superficial, la realidad es que cuando nos sentimos bien, nos veremos bien ante los demás. ¿Qué tal si ese día en que te sientes triste vas a tu armario y te pones ese vestido rojo que tanto te gusta? Atrévete. ¿Qué tal si en vez de sentirte mal, te paras frente al espejo y te recuerdas a ti misma lo mucho que vales? Es gratis hacerlo.

Recuerda que gran parte de los problemas que pensamos tener en la vida son creados en la mente. No olvides que todos los días son una nueva oportunidad para ser felices. La felicidad que alcanzas en tu vida depende en gran parte de la forma en que decidas ver y reaccionar ante los obstáculos, oportunidades y/o circunstancias que se te presenten en el camino.

¿Y tú? ¿Qué haces para sentirte mejor?

Espero tus comentarios,

Carolina Sarassa

@CarolinaSarassa