¿Qué podría y qué no podría hacer Trump contra las remesas?

Cualquier propuesta del presidente y republicanos podría afectar a todos los estadounidenses que mandan dinero al exterior
¿Qué podría y qué no podría hacer Trump contra las remesas?
Las remesas hacia Latinoamérica aumentaron un 8% en 2016.

Hasta ahora, la única propuesta que se trabaja para crear un impuesto especial para las remesas que se envían a México es la del republicano Mike Rogers, quien sugiere un 2% a los envíos de dinero.

Con ello, se pretende recaudar alrededor de 1,000 millones de dólares anuales que ayudarían a pagar el muro fronterizo.

Sin embargo, especialistas en economía consultados por el animalpolitico.com indican que aplicar un impuesto exclusivamente a remesas de quienes mandan dinero a México sería ilegal y discriminatorio.

Luego entonces, la idea podría ser bloqueada en el Congreso o casi imposible de aplicar.

Por otro lado, si la administración del presidente Donald Trump intenta aprobar un impuesto especial a todas las remesas, se enfrentaría a un grave problema diplomático con la India y China, a donde se van la mayoría de esos recursos.

Tan sólo a China se enviaron 72,000 millones de dólares en 2016, mientras a la India, 63,938, muy por arriba de lo enviado a México, que fueron 27,000 millones.

Lo único que podrían intentar el presidente Trump y los republicanos sería que el dinero es necesario por temas de “seguridad nacional”, argumento que ha aplicado para defender el muro, pero eso tampoco es seguro que sea aprobado, indicaron los expertos.

En caso de no poder aprobar el impuesto directo a las remesas, la administración federal podría crear un impuesto para las transferencias electrónicas, lo que afectaría a los bancos y a empresas especializadas, como Western Union.

Esto también aplicaría para transferencias a cualquier parte del mundo y afectaría a todos los estadounidenses, quienes deberían pagar ese impuesto, pues las empresas les cobrarían el monto más intereses.

Este diario publicó que las remesas a Latinoamérica aumentaron en 2016 un 8% hasta los 70,000 millones de dólares en un contexto de incertidumbre por el discurso antiinmigrante de Trump.