Propuesta para un mercado mexicano en Pilsen

Pilsen es en el momento una mina de oro, especialmente del lado este. Si esto es cierto, como aseguran los expertos, ¿por qué los mexicanos no pueden ser parte de esta oferta?

La comunidad empresarial mexicana tiene que crear espacios comerciales en Pilsen que atraigan a los residentes hispanos de Chicago y de los suburbios a visitar este barrio histórico que antes fue poblado por inmigrantes del este de Europa y ahora aún es de inmigrantes que llegaron de México.

Cierto, Pilsen está atravesando por una lenta pero segura transformacion y quizás en el futuro esta sea exclusivamente una zona estudiantil, artística y profesional. Pero este barrio también debe presentar una oportunidad para los comerciantes mexicanos y otros hispanos que buscan nuevos retos.

Una idea que quiero compartir y que espero tenga resonancia con el concejal Danny Solís y los comerciantes hispanos de la ciudad es la idea de crear una zona comercial que le de renombre a este bello barrio.

Mi idea es transformar la Avenida Blue Island entre las calles 18 y 19 en un mercado mexicano.

Si buscamos un antecedente, tenemos a la Placita Olvera en Los Ángeles y aquí más cerca tenemos a Chinatown Square en el barrio Chino. Ambos lugares atraen bastantes turistas de cercas y de lejos.

En este proyecto se cerraría la Avenida Blue Island al tráfico, ya que actualmente el trafico ahí solo fluye rumbo al sur. Ya cerrada esta calle se puede planificar la construcción de unas 20 tiendas encarando el lado oeste y otras 20 tiendas al lado este. Estas estarían a espaldas unas de las otras.

Se dejaría espacio para que la gente camine y consuma lo que se vende en este mercado. Las tiendas pueden ser de artesanías, curiosidades y comida típica mexicana.

El propósito de este proyecto sería darle permanencia a la presencia mexicana y hacer que los turistas, tanto hispanos como no hispanos, visiten Pilsen.

Un mercado, tal como lo expliqué, crearía trabajos y ofrecería una razón para que sus residentes hispanos se queden y para que otros visiten Pilsen regularmente.

Si Pilsen va a ser transformado, que sea con la participación de empresarios mexicanos e hispanos también.

Hay mucha gente que ve a Pilsen como su primer hogar porque aquí fue donde ellos llegaron por primera vez.

Los mexicanos y demás hispanos tienen que revertir la idea de trasladarse a vivir a los suburbios y reclamar espacios dentro de la ciudad. Dentro de cada barrio de la ciudad existen todos los servicios a poca distancia, algo que en los suburbios es difícil de encontrar.

Así como otros inmigrantes dejaron su huella en cada barrio, ahora los mexicanos deben dejar su huella en Pilsen y aprovechar los espacios comerciales de la ciudad.