Marchan en Chicago para que se apruebe el ‘Dream Act’ limpio

Urgen a aprobar una ley sin condicionamientos que regularice a los cientos de miles de jóvenes ‘dreamers’
Marchan en Chicago para que se apruebe el ‘Dream Act’ limpio
La hondureña Doris Aguirre en una de las manifestaciones en apoyo a los inmigrantes en el centro de Chicago. (Belhú Sanabria / La Raza)
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Defensores de los derechos de los inmigrantes, activistas y miembros de la comunidad se manifestaron en Plaza Federal en el centro de Chicago con el propósito de presionar al Congreso para votar por un ‘Dream Act’ limpio (sin contraprestaciones migratorias), el pasado 19 de diciembre.

Organizaciones pro inmigrantes nacionales y locales organizaron mítines y marchas en todo el país por el Día Nacional de Acción y para presionar a los senadores y demócratas a aprobar dicha iniciativa de ley antes del 22 de diciembre, fecha límite para un acuerdo presupuestario.

“Necesitamos que el Congreso apruebe el ‘Dream Act’ porque somos parte de los 11 millones que han tenido que esconderse en las sombras durante años. Hemos esperado demasiado para tener los derechos que nos merecemos…”, dijo Citlali Pérez, una líder estudiantil del Consejo Vecinal de Brighton Park.

Organizaciones integrantes de la Coalición para los Derechos de los lnmigrantes y Refugiados (ICIRR) participaron en la manifestación y la marcha para abogar por una solución legal para los amparados en el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Al menos 800,000 jóvenes indocumentados están en el limbo después que el gobierno del presidente Donald Trump canceló DACA en septiembre pasado. El plazo final para que el Congreso ofrezca una salida a la cancelación de DACA es el próximo 5 de marzo.

“Dejaron desprotegidos a los jóvenes”

La indocumentada Doris Aguirre, madre de tres hijos, dice que aún le cuesta asimilar la decisión de la cancelación del programa DACA del cual se ha beneficiado su hijo Bladimir Caballero, de 18 años. “Cuando logramos DACA me sentí bien por mi hijo porque pensé que él iba estar listo para emprender una nueva vida al tener sus documentos, pero lamentablemente no fue así, dejaron desprotegidos a los jóvenes”.

Bladimir Caballero era un bebé de cinco meses cuando cruzó tres fronteras, cargado en los brazos de su madre en una travesía que duró tres meses hasta llegar a Estados Unidos.

Bladimir, originario de El Progreso, Yoro, en Honduras, asiste a la secundaria Morton East en Cicero. Y ha logrado renovar su permiso DACA hasta por dos años.

“Gracias a Dios yo he podido renovar mi permiso, pero hay otros ‘dreamers’ que no calificaron para renovar y son doctores, maestros, que han trabajado toda su vida para estar en el lugar donde ellos quieren y ahora esta decisión de Trump les afecta terriblemente”, mencionó Caballero a La Raza.

Unos 122 dreamers pierden su protección contra la deportación bajo el programa DACA cada día, según un reporte del Center for American Progress.

El proyecto de ley ‘Dream Act’ salvaría de la deportación a unos 800,000 soñadores. La cuestión de aprobarlo ‘limpio’ significa que no esté condicionado a otras cuestiones, como asignar nuevos fondos para la construcción del muro o para las deportaciones masivas.

Para presionar y demandar acción del Congreso, activistas, organizadores comunitarios y algunos legisladores realizan esta semana un último esfuerzo para lograr su cometido en todo el país llevando a cabo protestas, marchas, manifestaciones, huelgas de hambre, entre otras actividades.

Al cierre, parecía incierto que el Dream Act fuera a ser aprobada antes del 22 de diciembre, y se mencionó que sería en enero cuando podría lograrse un acuerdo, sin que se cuente actualmente con detalles ni fechas específicas.