Trabajan para transformar las vidas de familias sin hogar

En paralelo a los refugios de emergencia para desamparados, organizaciones que buscan empoderar a familias sin hogar las apoyan para tener una vida autosuficiente y fuera de las calles
Trabajan para transformar las vidas de familias sin hogar
Personas sin hogar reciben sandwiches de buenos samaritanos cerca de viaductos en Lake Shore Drive, en el barrio de Uptown en Chicago. (Belhú Sanabria / La Raza)
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Desamparados que viven en las calles enfrentan el crudo invierno de Chicago y suburbios usando cobijas, mantas, gorras, chamarras y tomando café caliente.

Algunos desamparados se resisten a vivir en albergues para evitar lidiar con ciertas personas que padecen enfermedades mentales, adicción a drogas y alcohol y ante la falta de confianza en ese lugar. Por ello prefieren dormir en carpas, banquetas y hasta debajo de los puentes.

Decenas de personas sin hogar se han instalado en el área de Uptown porque en ese barrio tienen a sus médicos primarios y reciben recursos gratuitos por parte de agencias comunitarias.

Rachel Ramírez, organizadora comunitaria de la Coalición de Chicago para los Desamparados, dijo que la gente sin techo vive en Uptown porque eso los beneficia, ya que en ese barrio tienen los servicios que necesitan.

“Uptown ha sido históricamente un lugar donde la gente de bajos recursos puede ir a recibir servicios y también, como había antes mucha vivienda asequible, había muchos servicios allí y todavía hay, entonces es un buen lugar para una persona que está sin hogar”, explicó Ramírez a La Raza.

Juan Torres, un desamparado de Chicago, sostenía un letrero que rezaba: “Ayúdame, necesito dinero para comprar comida”.

Torres pide limosma en la avenida Irving Park con Pulaski Ave. y vive debajo de un puente del vecindario de Albany Park. Él dice que prefiere dormir en las banquetas que permanecer en un albergue porque le molesta que “pongan reglas para todo y que entre desamparados se roben las pertenecias”, asegura.

El hombre sabe que con las gélidas temperaturas en Illinois vivir a la intemperie se vuelve insoportable. Sin embargo, Juan se resistía a la idea de ir a un refugio de emergencia porque para él no son una solución a la crisis de vivienda de los sin techo.

Y es que muchos desamparados más que vivir en refugios de emergencia guardan las esperanza de tener su propio hogar.

Según un informe de la ciudad sobre falta de vivienda, Chicago tenía 5,657 personas sin hogar a principios de 2017. Así también, los funcionarios de la ciudad y los defensores de los sin techo indicaron que no saben cuántas de esas personas están instalando carpas como refugios improvisados.

En abril de 2017, la Coalición de Chicago para las personas sin hogar publicó un análisis de cuántos habitantes de Chicago carecen de vivienda: 82,212 personas, según cifras del Censo de 2015.

Cabe destacar que 82% de estas personas sin hogar vivían en casas de otros y a menudo en condiciones de hacinamiento.

Empoderar a familias

Existen varias organizaciones trabajan para empoderar a familias sin hogar y lograr que tengan una vida autosuficiente fuera de las calles, por ejemplo Bridge Communities, una agencia sin fines de lucro que se enfoca en transformar las vidas de familias sin techo.

“El objetivo del programa es empoderar a las familias y llevarlas a vivir una vida autosuficiente”, dicen organizadores de esa agencia.

El programa que ayuda a desamparados en Bridge Communities es intensivo y holístico y en él las familias aprenden habilidades cómo manejar un presupuesto y literatura financiera, tutoría, asistencia laboral, consejería, clases para padres y más. El tiempo de duración del mismo es de dos años.

“Nuestro equipo ayuda a nuestros clientes con currículos vitae, habilidades para entrevistar, evaluación profesional y educativa para garantizar que los padres de Bridge puedan obtener empleos para mantener a sus familias. En cuanto a los servicios médicos no los proporcionamos, pero nuestro equipo de administración de casos ciertamente puede ayudar a los clientes en el proceso de comprender y obtener un seguro, ya sea un seguro privado o Medicaid”, dijo Lisa Doyle de Bridge Communities.

Algunos de los requisitos del programa son que la persona en casa sea mayor de 21 años. El jefe de familia necesita tener al menos un hijo menor de 18 años. La familia debe vivir o trabajar en DuPage County, Illinois. Los adultos en la familia deben tener una licencia de manejar válida.

En el Condado de DuPage había aproximadamente 316 personas que estaban en refugios de emergencia o programas de vivienda de transición, según datos del 2017.

Familias sin hogar latinas que solicitan ingresar al programa enfrentan barreras a la hora de pedir ayuda, como es no hablar inglés y la capacidad de trabajar de manera legal en Estados Unidos. “Algunos de los empleados de Bridge Communities son bilingües pero los mentores que administran el programa solo pueden hablar inglés. Para que la familia sea autosuficiente, los adultos deben poder trabajar legalmente en Estados Unidos para ahorrar dinero para la familia”, señaló Doyle.