José Ramírez gana título mundial superligero del CMB

En candente batalla supera por decisión unánime al neoyorquino Amir Imam
José Ramírez gana título mundial superligero del CMB
José Ramírez en la pelea con Amir Imam. Abbie Parr/Getty Images
Foto: Getty Images

El mexicoestadounidense José Ramírez cumplió lo prometido y se coronó campeón mundial de los pesos superligeros al derrotar por decisión unánime a Amir Imam en combate realizado en el Madison Square Garden de Nueva York.

En un clásico choque de escuelas antagónicas, Ramírez impuso durante todo el trayecto su estilo de peleador frontal ante un enemigo como Imam de grandes recursos técnicos, buen caminador del ring y hábil escapista de situaciones apremiantes.

Los jueces vieron ganar al nativo de Avenal (California) por tarjetas de 117-111, 115-113 y 120- 108.

“Feliz por mi familia y por mi equipo de trabajo y por todos mis seguidores y mis amigos”, empezó respondiendo Ramírez, mientras se calaba una camiseta en la que se leía “El Mexicano”. “Cumplimos un plan de pelea de mantener presión y dictar el combate… creo que conecté los mejores golpes y le gané merecidamente”.

El combate que llegaba a ser el número 2000 del CMB por títulos mundiales lucía parejo a la vista de todos, pero desde temprano se supo que el trámite lo dictaba el estilo resolutivo de Ramírez que todo el tiempo lucía convencido de ir a buscar la victoria.

Tras ganar el primero y dividir los dos siguientes la pelea se hizo más disputada en la medida en que Imam crecía como rival y proponía pelear en la mitad del ring donde su danza y sus movimientos laterales le daban ventaja para marcar puntos.

Sin embargo Freddie Roach, su entrenador, desde la esquina siempre mantuvo la orden de meter presión y como ya Imam había sentido el gancho de zurda (en el sexto) y el 1-2 combinados arriba, decidió mantenerse lejos para evitar el daño. Por eso se cayó el plan de Imam de ganarle a Ramírez marcando puntos con su jab y sus combinaciones rápidas y ‘robarse’ los asaltos con su velocidad.

“Trabajamos para esto… este es un momento en el que he pensado desde que tenía ocho años y dije que quería ser campeón mundial”, añadió el hombre que presumía el cinturón campeón del CMB heredado de Terence Crawford ahora emigrado a los pesos welter. También recibió Ramírez un cinturón conmemorativo otorgado al ganador de la pelea 2,000 por títulos mundiales en ese organismo.

Tras cada llamado de la campana Ramírez saltaba sobre Imam y éste buscaba como ponerse a salvo. Así se dictó el trámite entre en el segundo y tercer cuartos del combate y cuando todos esperaban una guerra de poder a poder en los asaltos de campeonato, la pelea se hizo de un solo lado, porque tras recibir una zurda que casi los pone en la lona en el décimo, Imam se refugió de nuevo, al extremo que en el último asalto Ramírez básicamente se dedicó a mantener sus ventajas para solventar su victoria.

“Yo esperaba esto y sabía que Ramírez solo necesitaba la oportunidad para ser campeón mundial”, dijo Freddie Roach. “No fue fácil, pero con José [Ramírez] se ve fácil porque es un tremendo boxeador”.

La pelea sumaba un ingrediente colorido ya que agregaba un capítulo más de la eterna rivalidad entre Bob Arum (un día después de cumplir 86 años) y Don King manejador de Amir Imam, a la postre perdedor de la batalla.

Inobjetable victoria de José Ramírez, quien peleó por EEUU en los Juegos Olímpicos de Londres, pero que mantiene en alto un candente alegato contra las medidas del presidente Donald Trump, acerca de los Inmigrantes.

De lado de Amir Imam deja la marca registrada de un fino estilista que combina pasos de Pernell Whitaker y las manos rápidas de Sugar Leonard, pero que no posee la pegada suficiente para apoyar la riqueza técnica de su boxeo.

Con este resultado Ramírez deja su marca en 22-0 y 16 KO’s, mientras Imam deja la suya en 21-2 y 18 KO’s