Una madre aprende a dirigir futbol para hacer campeón a su hijo en Chicago

Fundaron el equipo Guerreros y acaban ganando la tabla general y la final

Yael Gutiérrez con su mamá y entrenadora Erika García. Juntos formaron el club Guerreros. (Javier Quiroz / La Raza)
Yael Gutiérrez con su mamá y entrenadora Erika García. Juntos formaron el club Guerreros. (Javier Quiroz / La Raza)
Foto: Javier Quiroz / La Raza

Una condición de salud marginó a su hijo del resto de los equipos que solo buscaban ganar todo el tiempo. Decepcionado por no rendir al máximo como sus compañeros, Yael Gutiérrez le pidió a su mamá, Erika García, que quería tener un equipo donde pudiera jugar y sentirse cómodo.
“Él tuvo unos problemas de salud y bajó su rendimiento, entonces era mucha la presión que tenía en otros equipos y me dijo ‘quiero tener mi propio equipo’…”, recordó la ahora madre-entrenadora.
García reaccionó: “Es bueno que los niños se vengan a divertir, no solamente a ganar” y tomó el reto. Y así Yael comenzó a invitar a sus amigos y la señora Erika los entrenó para formar el equipo Guerreros hace exactamente un año.
La semana pasada los Guerreros ganaron por primera vez un campeonato luego de recibir muchas golizas en sus inicios. El jueves 11 de abril ganaron la final categoría 2007 al vencer 7-4 a Universal 48 en la Liga Guerrerense. Y los Guerreros también ganaron el primer lugar de la tabla general lo que los hizo acreedores al título honorífico de la “doble corona”.
Para García el comienzo fue complicado pero tuvo que aprender rápido. “Si es un poco difícil, pero gracias a Dios cuento con el apoyo de los papás y buenos niños, muy responsables, luchadores, soñadores con mucha ilusión y sobre todo mucho corazón de triunfar”, recalcó la dirigente.
Tras obtener su trofeo y medallas de campeones, todos los niños se tomaron la foto con su entrenadora a la que le agradecieron por haberlos llevado hasta el primer lugar. “Ellos pusieron su empeño, pusieron su dedicación y yo confié en ellos como ellos han confiado en mí”, finalizó García.