Cómo detener el acoso por deudas que tú no debes

Cómo detener el acoso por deudas que tú no debes

Sarah Stark, que tiene diabetes tipo 1, espera tener que hacer frente a una gran cantidad de facturas médicas. Pero una molestia que la tomó por sorpresa es lidiar con los cobradores de deudas. A principios de este año, dice, un cobrador de deudas afirmó que debía una factura médica que ya había pagado.

“Sé que la pagué. Tengo la documentación”, dice Stark que vive en Michigan. Dice que es la segunda vez en 3 años que tiene que lidiar con un cobrador de deudas que afirma erróneamente que ella debe facturas.

“Me crea una carga de trabajo completamente diferente, así que ahora tengo que hacer varias llamadas durante las horas de trabajo”, dice Stark. “Puede ser muy estresante emocionalmente”.

Stark no está sola: el 44% de todas las quejas contra los cobradores de deudas hace referencia a intentos de cobrar una deuda que el demandante no debe, según un análisis de la base de datos de quejas de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB) realizado por el grupo de defensa del consumidor U.S. PIRG Education Fund en mayo.

Además del estrés, los cobradores de deudas actualmente no tienen límites en cuanto a cuántas veces al día o a la semana pueden llamar a un consumidor, siempre y cuando no suponga acoso, aunque la Ley de Prácticas Justas de Cobro de Deudas (FDCPA), la ley que supervisa la industria de cobranza de deudas, no define la cantidad de llamadas que cruzaría esa línea.

Afortunadamente, los consumidores tienen algunos derechos fuertes de su lado, incluido el derecho a pedirle a un cobrador de deudas por escrito que deje de contactarlos y que cumpla. A pesar de que esto podría ser un primer paso tentador, es importante entender que un cobrador de deudas puede continuar tratando de cobrar una deuda de todos modos, mediante la presentación de una demanda para forzar un fallo judicial, por ejemplo, después de que hayas pedido que dejen de llamarte. 

Debido a eso, los defensores de los consumidores recomiendan tomar una serie de otros pasos primero, como informar al cobrador de deudas que la responsabilidad no es tuya y exigirle al cobrador que proporcione la verificación de la deuda, dos derechos legales importantes de los que los consumidores a menudo no tienen conocimiento. 

Si bien puede parecer que debería ser lo suficientemente fácil resolver una deuda que no debes, enviar simplemente una copia de tu recibo al cobrador de deudas, no siempre es tan sencillo. A veces, la causa original de la deuda puede no estar clara o puede ser un cargo que nunca debiste, o la agencia de cobranza puede no seguir las reglas. En los casos de robo de identidad que no se informaron a la policía o de una deuda que pertenece a alguien con un nombre similar, por ejemplo, puede ser difícil convencer a los cobradores de deudas de que tú no eres responsable, dicen los defensores. 

También puedes demandar a la agencia de cobranza, pero antes de hacerlo, hay pasos que puedes seguir para resolver la situación. Esto es lo que recomiendan los expertos.

Pasos a seguir para poner fin al acoso

Disputa la deuda en un plazo de 30 días
Los consumidores pueden pedir más información sobre una deuda o disputar deudas que creen que son erróneas, pero solo tienen un plazo de 30 días para hacerlo después de recibir una notificación por escrito del cobrador de deudas. Si un consumidor no realiza este paso, el cobrador asumirá la validez de la deuda, de acuerdo con la CFPB.

Stark dijo que no estaba al tanto de sus derechos a disputar la deuda, ni del límite de tiempo, y eso no es raro, señalan los defensores de consumidores. “Creo que es justo decir que muchas personas no son lo suficientemente conscientes de sus derechos”, dijo Suzanne Martindale, asesora principal de políticas de Consumer Reports.

Si necesitas disputar una deuda (o simplemente averiguar más sobre de qué se trata), debes hacerlo por escrito y enviarlo por correo certificado al cobrador de deudas, aconseja la CFPB. Puedes encontrar ejemplos de cartas de disputa en el sitio web de la CFPB.

Los defensores de los consumidores dicen que la FDCPA es poco clara en relación a cómo puede resolverse la disputa si proporcionas evidencia de que la deuda no es tuya en esta etapa. Pero Issa Moe, asesor general del grupo comercial de la industria de cobro de deudas ACA International, señala que las agencias tienen sus propios métodos para enfrentar tales situaciones.

“Generalmente, las agencias de cobranza tendrán políticas y procedimientos sobre este tema que serán dictados, entre otras cosas, por la ley aplicable, las mejores prácticas del sector y los requisitos del cliente”, dice Moe. 

Obtén la verificación de la deuda
Pueden suceder 2 cosas después de disputar la deuda si todavía no se ha resuelto. El cobrador de deudas te enviará la verificación de la deuda y, por ley, debe abandonar los intentos para cobrar la deuda hasta que lo haya hecho.

Pero es importante comprender qué significa “verificación”, así como lo que no significa. La Ley de prácticas justas de cobro de deudas dice que la verificación simplemente proporciona el nombre y la dirección del acreedor original o la copia de una sentencia judicial que dice que tú debes la deuda.

Los defensores de los consumidores dicen que la definición de verificación es demasiado imprecisa y que contribuye a la alta tasa de quejas de la industria sobre datos erróneos. Debido a esta falta de claridad, algunos consumidores pueden encontrarse en una zona gris cuando se trata de convencer a un cobrador de deudas de que ellos no tienen la deuda, dicen los defensores de los consumidores. 

Algunas de esas situaciones difíciles pueden involucrar a personas que son víctimas de robo de identidad, especialmente si nunca presentaron una queja ante la policía local, dice Susan Shin, directora legal de New Economy Project, una organización de justicia económica de la ciudad de Nueva York que dirige una línea telefónica directa de justicia financiera para neoyorquinos de bajos ingresos que experimentan cobros abusivos de deudas y otros problemas. (Si crees que puedes haber sido víctima de robo de identidad, la FTC tiene una página web que puede ayudarte durante el proceso de recuperación). 

“Puede ser difícil probar un resultado negativo”, señala Shin. “Algunas personas terminan peleando las cosas mucho más tiempo del necesario”.

En otros casos, es posible que los consumidores ya hayan pagado la factura pero no hayan mantenido registros, especialmente si la deuda ocurrió hace años. Otras situaciones difíciles pueden incluir casos en los que los cobradores de deudas confunden a los consumidores con nombres similares o coincidentes, dicen los defensores.

Es más, los compradores de deudas, las empresas que compran deudas por centavos de dólar y luego tratan de cobrarlas con los pagarés, rara vez reciben la documentación necesaria para perseguir las deudas con precisión, según un estudio de la Comisión Federal de Comercio de 2013. Pero al menos podrás averiguar quién te facturó originalmente. 

Dile al cobrador de deudas que deje de contactarte
Según Moe, de ACA International, si no crees que la verificación demuestra que la deuda es tuya, puedes notificarlo al cobrador por escrito para que no vuelva a ponerse en contacto contigo y, por ley, la compañía debe cesar de llamarte (salvo algunas instancias, tales como hacerte saber que ya no persiguen la deuda). 

Por ley, los cobradores de deudas tienen prohibido llamar a los consumidores al punto de hostigamiento, pero la FDCPA actualmente no define lo que se considera hostigamiento.

“Incluso unas pocas llamadas al día realmente pueden afectar a las personas”, dice Shin. “Escuchamos de personas que el solo hecho de lograr que dejen de contactarlos les da mucha tranquilidad, porque habían estado recibiendo de 10 a 12 llamadas diarias de un cobrador de deudas”. 

Si te demandan, responde inmediatamente
Aunque por ley los cobradores de deudas deben dejar de llamarte si lo solicitas, sus intentos de cobro de deudas pueden continuar, incluso pueden presentar una demanda en tu contra. Si un cobrador de deudas te demanda para cobrar una deuda (en un tribunal de reclamos menores o en un tribunal civil), no lo ignores, dice Martindale. Ponte en contacto con el tribunal para ver si pueden referirte a un abogado o, si tus ingresos son bajos, o a una organización de asistencia legal, recomienda Martindale.

“Si no respondes a tiempo, ganarán por incumplimiento” en los tribunales, dice Martindale. “Pueden ir a la corte e intentar embargar tu salario y congelar tu cuenta bancaria”.

Queja o demanda
En cualquier momento del proceso anterior, si crees que un cobrador de deudas no está siguiendo las reglas, se está comunicando contigo al nivel de acoso, o te llama por una deuda que no debes, hay algunos lugares donde puedes presentar una queja.

Entre ellas, la principal es la base de datos de quejas de la CFPB, donde los consumidores pueden presentar una queja. La CFPB dice que trabaja con las compañías de servicios financieros para obtener una respuesta a las quejas de los consumidores. También puedes llevar las quejas ante el fiscal general de tu estado, que puede hacer cumplir las prácticas justas de cobro de deudas.

Además, puedes realizar una demanda si crees que un cobrador de deudas ha violado la FDCPA, por ejemplo, si continúa contactándote después de que le pidieras que se detuviera, señala Martindale. “Si puedes encontrar un abogado que piense que se han violado tus derechos de la FDCPA, puedes llevar a estos cobradores de deudas ante los tribunales”, dice Martindale. “Ese es un derecho legal importante”.

En cuanto a Stark, la mujer de Michigan a la que un cobrador de deudas le pidió que pagara una factura que ya había pagado, dice que todavía necesita aclarar el error y se siente frustrada porque depende de ella arreglar el error de otra persona.

“Es como otra bofetada en la cara que un cobrador de deudas te persiga por una factura que ya pagaste”, dice ella. “Cuando hay algo tan simple como un error de papeleo que me causa tanto estrés, es muy frustrante”.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.