¿Por qué es peligroso el arroz recalentado?

Puedes sufrir intoxicación alimentaria por toxinas en el arroz que son resistentes al calor
¿Por qué es peligroso el arroz recalentado?
Foto: Adelia Rosalinda / Pixabay

Comer arroz recalentado podría causar intoxicación alimentaria, aunque puede evitarse si se toman las precauciones correspondientes ya que no es el recalentamiento lo que causa el problema, sino la forma en que se ha almacenado el arroz antes de recalentarlo.

El peligro es por una bacteria, Bacillus cereus, que se encuentra en el arroz seco y que se ven favorecidas al agregar agua. Cuando un alimento se somete a cocción, las células de la bacteria se destruyen, pero no las esporas.

No todas las cepas de la bacteria pueden producir la toxina emética, solo las capaces de vivir en el arroz, es muy resistente y puede sobrevivir al calor.

Si el arroz se deja en reposo a temperatura ambiente, las esporas pueden convertirse en bacterias que se multiplicarán y generarán toxinas.

Las toxinas pueden hacer que se enferme rápidamente, de 1 a 7 horas, tiene como síntomas diarreas, dolores abdominales, náuseas y vómitos, de acuerdo a los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

La severidad de la enfermedad dependerá de la cantidad de toxina producida, así como de la condición inmunológica del individuo.

¿Cómo evitar intoxicación?

Lavarse las manos. Antes, después de preparar los alimentos y antes de comer.

Cocinar el arroz adecuadamente. Asegurarnos de que alcanza una temperatura alta.

Mantenerlo fuera de la zona de peligro, que es entre 4-60ºC, donde las bacterias crecen rápidamente.

El arroz debe consumirse tan pronto como se haya cocinado.

En el caso de que se quiera preservar el arroz de un día para otro hay dos opciones:

  • Mantenerlo muy caliente
  • Enfriarlo y ponerlo en el refrigerador a más tardar una hora desde el momento en que fue sacado de la cacerola.

Deseche si el arroz ha estado más de 2 horas a temperatura ambiente.

Se recomienda desechar las sobras del frigorífico después de 3-4 días.

Cuando vuelva a calentar cualquier arroz, siempre verifique que el plato esté completamente caliente.

No hay problema en comerse el arroz frío siempre que se haya enfriado y almacenado correctamente.

Recomendación extra

En su despensa, mantenga sus granos de arroz en un tarro o recipiente con cierre hermético en un lugar fresco y seco, ya que calor y la humedad, ya que estos factores que aumentan las posibilidades de que las bacterias crezcan.

Te puede interesar: Además de carne, ¿qué más puede contener tu carne molida empacada?