Necesitamos salud y educación universal para todos

Necesitamos salud y educación universal para todos
Los coronavirus son una familia viral que puede causar enfermedades como resfriado común hasta el Síndrome Respiratorio Agudo Severo y el Covid-19.
Foto: Shutterstock

La pregunta que debemos hacernos todos cuando termine la pandemia del coronavirus y la crisis por el colapso de la economía es ¿qué lecciones nos dejan estos dos eventos?

¿Será en vano tanta muerte, tanta gente encerrada en cuarentena sin poder regresar a sus empleos?

La Gran Depresión de 1929 nos dejó dos lecciones duraderas. Una, que los desempleados necesitaban beneficios de desempleo y, dos, que toda persona mayor necesitaba beneficios del seguro social.

Ambos programas no existían durante la Gran Depresión y fue de hecho el estado de Wisconsin el que inició la idea de ofrecer los beneficios del desempleo en 1932. Una buena idea, especialmente cuando las líneas de las ‘soup kitchens’, que daban una sopa y un pedazo de pan a la gente, se extendían por cuadras.

Luego, con la creación del Seguro Social en 1935, el gobierno alentó a los demás estados a iniciar también los beneficios del desempleo en otras partes del país.

¿Pero qué lecciones nos dejará la epidemia del Covid-19 y el colapso de la economía para poder contener el contagio?

La pandemia y su horrífico paso por el país nos han mostrado que en realidad tenemos dos sociedades. Una es la sociedad de los blancos y la otra la sociedad de las minorías, la gente de color y los inmigrantes hispanos.

Así que si existe la razón y la voluntad, cuando termine esta emergencia nacional los progresistas, las minorías y las organizaciones más avanzadas deberán luchar por un sistema de salud universal para todos.

Un sistema que no esté ligado a los empleos, si no que este subsidiado por los impuestos de todos y para todos.

Muchas de las minorías no habrían sucumbido al coronavirus si no tuvieran condiciones preexistentes médicas, algo que un sistema de salud nacional resolvería.

Bernie Sanders trajo esta idea a la atención del país en su campaña y es una idea que debemos considerar hasta lograr su creación.

Otra idea que también Sanders ha señalado es la educación y la disparidad que hay entre los que pueden costear los miles de dólares que cuesta una educación superior y los que no, que usualmente son las minorías de color y que son las más pobres

Así que se debe organizar, cuando esta pandemia termine, una campaña nacional para que la educación superior en las universidades públicas del país sea gratis y universal para todos.

La gran desigualdad en los ingresos que existe entre ricos y pobres hace que estos últimos estén limitados a obtener una educación superior que los levante de la pobreza para que puedan proveer el bienestar que sus familias merecen. Como dice Dolores Huerta, quien acaba de cumplir 90 años, sí se puede.

La educación y la salud serian dos beneficios universales que harían erradicar el gran abismo que hay entre ricos y pobres y el cual se ha visto al descubierto bajo la Gran Pandemia de 2020.