Qué pasa en tu cuerpo cuando bebes refrescos gaseosos

Los refrescos afectan desde tu memoria, corazón y hasta tus huesos

REFRESCO-SODA-

Crédito: Breakingpic | Pexels

Si te gusta beber refresco, debes saber que esa bebida dulce y burbujeante, tiene efectos en tu cuerpo que probablemente ni siquiera te pasaban por la cabeza.

Sabemos que con el tiempo, gracias a su alto contenido en azúcar (10 cucharaditas en una lata) y sodio, el consumo frecuente de refrescos favorece trastornos cardiovasculares y metabólicos graves. Pero ni siquiera tienes que esperar un largo periodo, tu organismo reacciona en poco tiempo.

Tu cerebro querrá más azúcar

Foto: Edward Lich/Pixabay

Cuando tu cerebro registra el subidón de azúcar, se activa el sistema de recompensas (igual que sucede con las drogas) y querrás ir por más bebidas o bocadillos azucarados para tener la misma sensación gratificante.

Una dieta alta en azúcar afecta las neuronas inhibitorias que marcan el freno al cerebro, por ello no puedes evitar la tentación.

¿Diario “necesitas” beber refresco?, tienes adicción.

Afectas tu memoria

Foto:John Hain/Pixabay

¿Dónde dejé las llaves?, ¿Qué calle era?…

La cantidad de azúcar en los refrescos afecta el hipocampo, un centro clave de memoria, el responsable de que puedas recordar.

Investigación en ratas muestra que los cambios inducidos por el azúcar, una reducción de las neuronas recién nacidas, que son vitales para codificar los recuerdos.

Inflamación

inflamacion
Foto: Shutterstock

El azúcar agregado inflama y si a eso añades el gas, además de inflamación, puedes tener mala digestión y gases.

Daño en tus vasos sanguíneos

Foto: Getty Images

El consumo de una sola bebida endulzada con azúcar deteriora la función endotelial vascular.

Nuestros cuerpos son capaces de manejar el azúcar con moderación, pero los edulcorantes artificiales afectan negativamente la dilatación de los vasos sanguíneos.

Investigadores de la Universidad de Iowa, encontraron que para poder compensar el daño a los vasos sanguíneos luego de beber refrescos, tienes que hacer 45 minutos diarios de ejercicio aeróbico de intensidad moderada.

Aumentas tu riesgo de infarto

Foto: Pexels

Una lata de refresco diaria puede aumentar un 20% el riesgo de que sufras un ataque cardíaco, de acuerdo a un estudio publicado por la American Heart Association.

Gota

Foto: Pxhere

A largo plazo, tan solo tomar una lata diaria de bebidas azucaradas aumenta hasta un riesgo 75% el riesgo de padecer gota, según un estudio que incluyo a 80 mil mujeres.

Caries

Foto: Pxhere

Las bacterias en la boca se alimentan de azúcar, produciendo ácidos que pueden disolver lentamente esmalte del diente y provocar caries.

Afectas tus huesos

dolor de rodilla
Foto: Shutterstock

De acuerdo a la Escuela de Salud Pública de Harvard, los refrescos contienen altos niveles de fosfato. Consumir más fosfato que calcio puede ocasionar que tus huesos puedan debilitarse y romperse con facilidad.

Tu cuerpo produce una hormona especial para equilibrar el exceso de fosfato o fósforo. Esta hormona provoca que el calcio salga de sus huesos para unirse al fósforo adicional.

Obesidad, hipertensión, diabetes y enfermedad renal

Foto: PxHere

El consumo de bebidas carbonatadas azucaradas está relacionada con diabetes, y cálculos renales, todos factores de riesgo de enfermedad renal crónica.

Las bebidas de cola, en particular, se han asociado con cambios urinarios que promueven cálculos renales.

En esta nota

bebidas azucaradas caries debilidad de huesos Dieta enfermedades cardiovasculares memoria Obesidad refrescos

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain