Cómo hacer chiles serranos toreados para acompañar todas tus comidas

Cómo hacer chiles toreados para los tacos, el pollo, la carne asada y el sushi
Cómo hacer chiles serranos toreados para acompañar todas tus comidas
Foto: Pixabay / Pexels

Torear un chile es como despertar lo bravo del picante. Hay dos maneras de tener un chile serrano o jalapeño toreado. En una de ellas se come crudo y a mordidas y en la otra es asado con un poco de aceite y sazonado, es así como suele ofrecerse en restaurantes, entre ellos los orientales.

Para comer un chile toreado crudo, se aplasta suavemente con las manos y se rueda con la palma, para que las semillas y venas del interior liberen el picor que contienen y resulte más picoso. Se pone a un lado en el plato y se come alternadamente con los alimentos, explica el Diccionario Enciclopédico de la Gastronomía Mexicana. 

La otra manera es saltearlos, solos o con cebolla, se agrega jugo de limón y condimentan. En los restaurantes de comida china o japonesa también sirven chiles toreados a los que les agregan un poco de salsa de soya. Te enseñaremos a hacer esta segunda versión, es muy sencillo y son ideales para acompañar muchos de tus platillos.

Ingredientes

  • 10 Chiles serranos a la mitad
  • 1 Cebolla fileteada
  • 1 Jugo de un limón
  • Aceite
  • Sal y pimienta al gusto
  • Salsa de soya al gusto 4 cucharadas

Preparación

  1. Dora los chiles
  2. Agrega la cebolla y saltea por 4 minutos.
  3. Vierte la salsa de soya y el jugo de limón.
  4. Cocina por 4 minutos más y ¡disfruta!

¿Sabes por qué te produce placer disfrutar del picante?

Consumir picante estimula la liberación de endorfinas, sustancias propias del cerebro que producen sensación de placer.

El chile ayuda a aumentar los niveles de serotonina en el cerebro, llamada químico feliz, porque contribuye al bienestar y la felicidad. Mientras más picante sea el chile mejor es la sensación de bienestar que causa.

Consumir chile además de placentero, tiene beneficios para la salud que probablemente desconocías. Estudios revelan que el chile tiene propiedades analgésicas, antiulcerantes, antiinflamatorias, antioxidantes y fortalecedoras de sistema inmune.

El consumo de chile no causa enfermedades gastrointestinales como se ha hecho creer durante mucho tiempo consecuencia de estudios realizados hace décadas en personas que ya padecían afecciones gastrointestinales, como úlceras.

Para saber más mira: ¿Por qué comer chile es bueno para tu salud?