El bonito gesto de unos vecinos con una vecina con Alzheimer que se había ido de casa

La mujer llevaba varias horas perdida y su familia había reportado su desaparición
El bonito gesto de unos vecinos con una vecina con Alzheimer que se había ido de casa
El momento fue captado por la cámara de videovigilancia de la casa de los Johnson.
Foto: Cortesía

Una anciana se había perdido en un barrio de Sunrise, al norte de Miami. Iba descalza en el patio de un extraño. Gracias a la acción de unos buenos samaritanos, la mujer pudo regresar a su casa.

Una pareja de Sunrise se había encontrado a una mujer de 94 años frente a su casa. Ella estaba en el suelo y vieron que necesitaba ayuda. Se pusieron en acción para ayudarla.

Te puede interesar: Un jugador de la NFL de Miami usó las ayudas del coronavirus en el casino y otros lujos

Esther y Joel Johnson dijeron que estaban tranquilamente en su casa cuando escucharon un golpe alrededor de las 10:30pm.

“Escuché a alguien que decía: ‘¡Hola!’”, explicaba Joel Johnson. No esperaban compañía, especialmente en esas horas. Así que se mostraron reacios a responder.

Finalmente sacaron al perro a pasear cuando vieron que había una mujer de 94 años, sin zapatos y gateando por el suelo.

Te puede interesar: Aparece la niña de 10 años que había desaparecido hace 4 días en Miami

“Cada vez que intentaba ponerse de pie, volvía a caer”, comentaba Esther Johnson. La pareja vio que no necesitaba ayuda. Joel tomó suavemente la mano de la mujer y la llevó hasta la puerta principal.

Cuando Joel le preguntó a la mujer, identificada como Sixta Andinom, para saber cómo la podía ayudar para llevarla a casa, Esther llamó a la policía y ahí descubrió que la mujer había sido reportada como desaparecida.

“Le dimos al operador el nombre y el operador hizo las comprobaciones. Ahí fue cuando nos dimos cuenta de que llevaba desaparecida desde las 10:30 de la mañana”, afirmó ella.

Te puede interesar: El famoso “abogado del pueblo” de Miami muere asesinado a tiros por su hijo

Uno de los hijos de Sixta había denunciado su desaparición. Resultó que solo vive a unas pocas casas de distancia.

Los Johnson estaban felices de haber podido llevar a la mujer a un lugar seguro. “Puede que algún día llegue a ese punto y solo espero que alguien me trate con amabilidad también”, comentaba Esther.

“Para ser honeto, es una segunda naturaleza. Ves a alguien necesitado, quieres ayudar”, dijo Joel .