Lightfoot defiende acciones ante demolición en La Villita: “No creo que hayamos sido negligentes”

Durante un encuentro virtual del proyecto “Lens on Lightfoot”, la alcaldesa de  Chicago sostuvo que el promotor inmobiliario es el culpable y promete que tal incidente no volverá a ocurrir

Lightfoot defiende acciones ante demolición en La Villita: “No creo que hayamos sido negligentes”
La demolición el sábado 11 de abril en la Planta de Carbón de Crawford generó una nuve de polvo que cubrió La Villita. (Captura de video / YouTube-Alejandro Reyes)
Foto: Cortesía
Esta noticia, publicada originalmente en inglés por Block Club Chicago y Better Government Association, está disponible en español gracias al proyecto “Traduciendo las noticias de Chicago”, del Instituto de Noticias Sin Fines de Lucro (INN).

CHICAGO – La alcaldesa Lori Lightfoot, defendió las acciones de la municipalidad a principios de este año que permitieron la polémica demolición de una antigua chimenea de una planta de carbón en la Villita y dijo que su administración ha tomado las medidas correspondientes para que “algo así no vuelva a suceder”.

Meses después de que la implosión causara que algunas áreas del barrio del suroeste se vieran afectadas por el polvo en medio de una pandemia respiratoria durante el fin de semana de Pascua, Lightfoot condenó enérgicamente al constructor, Hilco Redevelopment Partners, por su “absoluto fracaso” en el cumplimiento de los compromisos que asumió con la ciudad.

“Si Hilco hubiera hecho lo que prometió para conseguir el permiso, entonces no estaríamos hablando del tema en este momento, usted no sabría nada al respecto; ni yo tampoco”, dijo Lightfoot. Añadió: “La culpa es del constructor”.

Los comentarios de Lightfoot fueron parte de un evento de la alcaldía en modo virtual, en el cual la alcaldesa se enfrentó a preguntas de los reporteros de siete salas de redacción de Chicago que participaron en una serie de un año de duración sobre la administración de Lightfoot llamada “Lens on Lightfoot”. El evento fue patrocinado por una de las organizaciones de noticias, The TRiiBE, y el Instituto de Noticias Sin Fines de Lucro (INN por sus siglas en inglés).

A principios de este año, la alcaldesa y el concejal, Michael Rodríguez, cuyo distrito número 22 incluye el barrio La Villita, fueron criticados por no evitar la implosión de la antigua planta de carbón Crawford. Antes de que la demolición ocurriera, los activistas le pidieron a la municipalidad que detuviera el trabajo, señalando que dicha actividad estaba programada durante los primeros días de la pandemia de coronavirus que ha golpeado a los residentes afroamericanos e hispanos de una manera desproporcionada.

La municipalidad tenía conocimiento que el proyecto no estaba exento de problemas. Un contratista, que estaba trabajando en la implosión, fue citado por la ciudad unas semanas antes por permitir que el polvo saliera de esa área.

La cidad también paró el trabajo en diciembre del 2019 a raíz de la muerte de un trabajador.

Si bien los enfurecidos residentes culparon al constructor, que planea convertir el sitio en un almacén de Target Target, también responsabilizan a la ciudad y dijeron que recibieron poca información sobre la inminente implosión.

Lightfoot ha defendido las acciones de la municipalidad anteriormente; y el martes reiteró su postura y atribuyó toda la culpa al constructor.

“No creo que hayamos sido negligentes”, dijo. “Aprendimos mucho de esa experiencia, pero en realidad la culpa recae – y creo que eso ha sido comprobado por todos los que han examinado esto – la culpa recae en el constructor por no cumplir a lo que se comprometió”.

Lightfoot también dijo que su administración cambió el proceso de los permisos “para rendir cuentas en una manera que no habíamos hecho antes bajo las antiguas regulaciones de la ciudad”.

Días después de la implosión, Lightfoot ordenó un paro total a obras en sitio de la implosión, argumentado que se necesitaba una “investigación completa” antes de que se reanudara el trabajo. También impuso una multa de 68 mil dólares contra Hilco y sus proveedores.

Cuando se le cuestionó si lamentaba que la administración a su cargo no detuviera la demolición en medio de una pandemia respiratoria, la alcaldesa dijo: “La visión retrospectiva siempre es perfecta”. Pero señaló que, en respuesta a la implosión, la municipalidad se aseguró de que el vecindario se sometiera a pruebas de calidad de aire y que sus residentes tuvieran acceso a clínicas de atención médica y a profesionales de la salud en caso de que presentaran algún problema respiratorio.

“Trabajamos diligentemente para asegurarnos de que se abordaran y mitigaran cualquier consecuencia adversa para la salud”, dijo Lightfoot.

En mayo, la ciudad aprobó discretamente reanudar el trabajo de demolición en el lugar de la implosión, y emitió un permiso de construcción, un acto que los residentes y los activistas ambientales dijeron que los sorprendió.

Ese mismo mes, el Fiscal General de Illinois, Kwame Raoul, demandó a Hilco, alegando que la empresa y sus proveedores, MCM Management Corp y Controlled Demolition, violaron las regulaciones de contaminación del aire del estado cuando demolieron la chimenea industrial, la cual mide 378 pies de altura.

La demanda está en proceso

La demolición ocurrida en Chicago, por Hilco, fue seguida en el mes de julio por otro incidente en el que la empresa realizó la implosión de una parte de una planta de carbón en Jersey City. Los residentes de la zona dijeron que tanto la compañía como la ciudad no les previnieron al respecto y que aún estaban esperando respuestas sobre qué contaminantes había en la nube de humo.

Tras las implosiones, un grupo de vecinos y activistas de Chicago han pedido al constructor que desista de sus planes y han solicitado a la ciudad que anule las deducciones fiscales de un valor de 19,7 millones de dólares concedidas a la empresa. Los vecinos y activistas también han dicho que el gigantesco almacén de un millón de pies cuadrados inundaría el vecindario con más contaminación debido al diesel de los camiones que entrarían y saldrían del lugar.

Los planes han suscitado la preocupación por la concentración de industrias contaminantes en los vecindarios en el  oeste y el sur de la ciudad. Los residentes y los activistas ambientales se oponen a los grandes almacenes porque atraen el tráfico pesado y la contaminación ambiental; sin embargo, muchos de estos se están construyendo en zonas que ya están más expuestas a la contaminación ambiental tóxica y a otros peligros ambientales para la salud en la ciudad.

Los grupos de activistas han solicitado que la municipalidad reforme sus regulaciones de zonificación para que requieran una mayor supervisión, y a su vez, asuman normativas ambientales y de seguridad más estrictas, antes de que se aprueben los proyectos.

Durante su campaña para alcaldesa, Lightfoot prometió que su administración tomaría medidas enérgicas contra los causantes de la contaminación, en parte, devolviendo a la ciudad un departamento de medio ambiente que fue desmantelado debido a los recortes presupuestarios de el exalcalde Rahm Emanuel, lo que provocó que las inspecciones de contaminación disminuyeran. Pero tras ser elegida, Lightfoot redujo sus planes y en su lugar creó una “oficina de medio ambiente y sostenibilidad”, inicialmente dotada de una sola persona sin autoridad para hacer cumplir la ley.

El martes, Lightfoot dijo que la alcaldía “aún no puede” crear un departamento completo, debido a las restricciones presupuestarias, pero enfatizó que la administración está haciendo progresos.

“Estamos trabajando arduamente para asegurarnos de que somos conscientes y de que tenemos un plan sólido que asume los desafíos ambientales, en particular el cambio climático, también la reducción de nuestra huella de carbono y creo que estamos bien encaminados”, dijo Lightfoot.

Lea aquí, la cobertura completa sobre Crawford por Block Club.

Esta noticia fue escrita por Block Club Chicago, una redacción sin fines de lucro enfocada en los barrios de Chicago, y Better Government Association,una organización de investigación periodística sin fines de lucro. 

El proyecto “Lens On Lightfoot” es una colaboración de siete salas de redacción de Chicago que examinan el primer año de la administración de la alcaldesa Lori Lightfoot. Los miembros que lo integran son: BGA, Block Club Chicago, Chalkbeat Chicago, The Chicago Reporter, The Daily Line, La Raza y The TRiiBE. Bajo la dirección del Instituto de Noticias sin Fines de Lucro.

Traducido por Beatriz Oliva

This article first appeared on Institute for Nonprofit News and is republished here under a Creative Commons license.