Solidaridad en Chicago con damnificados centroamericanos y mexicanos del huracán Eta

Líderes comunitarios recaudan donaciones para ayudar a familias damnificadas en Centroamérica y México

Solidaridad en Chicago con damnificados centroamericanos y mexicanos del huracán Eta
Líderes comunitarios de Chicago recaudan donaciones que serán enviadas a comunidades centroamericanas y mexicanas afectadas por el huracán Eta. (Cortesía Iglesia Metodista Unida San Adalberto)
Foto: Cortesía

Comunidades de países centroamericanos y de algunos estados de México no sólo tienen que hacer frente a la pandemia del covid-19, ahora sufren los estragos originados por el huracán Eta, que recientemente azotó la región sur de México y a Centroamérica. La comunidad hispana de Chicago se ha unido para darles una mano de ayuda.

Consecuentes con la necesidad que prima en esos lugares, organizaciones, iglesias y hasta supermercados intensifican esfuerzos desde Chicago y suburbios para ayudar a pobladores de Honduras, Guatemala, Nicaragua y de los estados mexicanos de Tabasco y Chiapas golpeados por la furia de la naturaleza.

Organizadores indicaron que hay varios centros de acopio en los que se están recolectando artículos de primera necesidad que serán enviados a las zonas afectadas por el huracán Eta que ha dejado miles de damnificados en esos países.

Eta tocó tierra provocando deslizamientos e inundaciones que dejaron miles de desplazados y decenas de personas muertas o desaparecidas en Centroamérica.

Eta afectó durante días a Nicaragua, Honduras y Guatemala, con fuertes lluvias que provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra que borraron a comunidades enteras del mapa. Tabasco, Chiapas y Veracruz, en México sufrieron inundaciones ocasionadas por Eta.

Dos semanas después de que el huracán Eta tocó tierra en Centroamérica como una tormenta de categoría 4, ahora el huracán Iota categoría 5 llegó con toda su furia a Nicaragua.

El huracán Iota, catalogado de “catastrófico” y “extremadamente peligroso”, tocó tierra el pasado lunes en la costa noreste de Nicaragua, cerca de Puerto Cabezas, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

La furia del ciclón ha provocado inundaciones, colapsado el tendido eléctrico y destrozado miles de viviendas. Después de tocar tierra ha perdido fuerza hasta convertirse en un huracán de categoría 1 y avanzó por Honduras, en zonas que aún se están recuperando del huracán Eta.

Iota es el décimo tercer huracán de esta temporada en el Atlántico y el primero que alcanza la categoría 5 este año.

‘Todo cuenta para ayudar a las familias’

Religiosos, activistas, comerciantes y residentes de Chicago instan a la comunidad a participar de la campaña de solidaridad en favor de las comunidades afectadas por el huracán Eta por medio de donaciones para ayudar a las familias damnificadas.

La respuesta de la comunidad está siendo positiva a la campaña, a pesar de que está pasando por una situación difícil económicamente porque muchas personas están sin trabajo a causa de la pandemia del coronavirus, dice el reverendo y activista salvadoreño José Landaverde de la Misión, Fe, Vida y Esperanza, quien lidera esta campaña. “Hay mucha gente que está dispuesta a cooperar con lo poquito que tiene especialmente con víveres”.

Elvira Arellano, activista pro inmigrante de Chicago e integrante de la iglesia Metodista Unida San Adalberto, en el barrio de Humboldt Park, dijo que lo que se necesita para estas comunidades afectadas por el huracán Eta son alimentos no perecederos como arroz, frijoles, lentejas, sopas, pastas, comida enlatada, productos de higiene personal, pañales, leche en polvo, y zapatos y ropa que sean nuevas por las reglas de higiene de aduana.

Arellano también dijo que se tiene previsto que voluntarios viajen desde Estados Unidos hacia Centroamérica y México para entregar personalmente las donaciones. “Este es un asunto humanitario, lo único que estamos tratando de hacer es ayudar a que las donaciones lleguen a los que más lo necesitan”, dijo Arellano.

Debido a los irreparables daños causados por el huracán Eta, la hondureña Doris Aguirre, residente de Chicago, estuvo seis días sin saber nada de su familia. Cuando logró comunicarse con ellos le dijeron que afortunadamente no fueron afectados por ese fenómeno natural.

“Hay familias enteras en las escuelas, en los gimnasios, en las calles porque sus casas todavía están soterradas, llenas de agua y de lodo, quedaron soterrados cementerios, pueblos enteros y los ríos se llevaron puentes y todo a su paso, es una tragedia”, mencionó Aguirre, originaria de El Progreso, departamento de Yoro, Honduras, uno de los lugares más afectados por el huracán Eta.

Aguirre es voluntaria en la iglesia Metodista Unida San Adalberto, uno de varios centros de acopio que tiene la campaña, que busca ayudar a los damnificados de Centroamérica y México.

Después de estas grandes tragedias viene el hambre, la necesidad y las enfermedades, dice Aguirre. “Estamos en pandemia y esta gente sin trabajo sólo cuenta con lo poquito que uno pueda mandar de aquí. Una camisa, un par de zapatos, un dólar hace la diferencia, todo cuenta para ayudar a estas familias”.

Centros de acopio: usted puede ayudar

Para ayudar a las comunidades afectadas por el huracán Eta acuda a uno de los centros de acopio que están recibiendo artículos de primera necesidad:

Iglesia Metodista Unida Adalberto. 2716 W. Division St., Chicago, Illinois 60622

  • Restaurante El pescadón. 6254 S. Archer Rd., Summit, Illinois 60501
  • La Rosita Grocery Store. 1190 E. Dundee Rd., Palatine, Illinois 60074
  • Carnicería Jiménez. 4204 W North Ave., Chicago, Illinois 60639
  • Carnicería Jiménez. 3850 W Fullerton, Chicago, Illinois 60647
  • Carnicería Jiménez. 330 W. Belmont Ave., Chicago, Illinois 60641
  • Carnicería Jiménez. 2040 W Lake St., Addison, Illinois 60101
  • Carnicería Jiménez. 559 Main St., West Chicago, Illinois 60185

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al Chicago Community Trust, la Field Foundation of Illinois, la Robert R. McCormick Foundation, el Lenfest Institute for Journalism/Facebook Journalism Project y la Google News Initiative. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.