California planea cerrar las cárceles para menores de edad

Tras 80 años de existencia, el estado de California busca cerrar las cárceles violentas para los menores de edad

California planea cerrar las cárceles para menores de edad
Las prisioneras han reportado abusos por parte del personal de las cárceles
Foto: Bbabawawa / Pixabay

El estado de California planea comenzar a cerrar las violentas cárceles juveniles que han estado funcionando durante casi 80 años, incluso después de crear un sistema específico para los grupos de esta edad, informó el diario Los Ángeles Times.

El estado buscará cerrar prisiones del Departamento de Justicia Juvenil (DJJ, por sus siglas en inglés) debido a los múltiples escándalos de maltratos a lo presos juveniles durante años. Esto obliga a transformar la reforma del régimen penitenciario juvenil y la supervisión de los tribunales estatales.

Esta decisión evidencia el giro que está dando Estados Unidos, en donde se prioriza la rehabilitación sobre el castigo o el confinamiento cerca de casa en lugar de edificios estatales aislados.

A partir de julio, las únicas tres cárceles del DJJ que están operativas dejarán de recibir nuevos prisioneros, solo serán algunas pocas excepciones.

Las instalaciones se cerrarán por completo en julio de 2023, según la ley aprobada el año pasado y por la directiva presupuestaria emitida en enero por el gobernador de California, Gavin Newsom.

Después de dos décadas en donde se había aprobado la Proposición 21, que decía que los jóvenes reclusos se enviarían a cárceles para adultos, llega un “evento transformador”, así lo han calificado las personas contentas por el futuro cierre de estas instalaciones.

Preparar a los jóvenes para la vida fuera de la prisión

El DJJ sabe que esto no será la cura para los males del sistema penitenciario juvenil. Sin embargo, propone “justicia de rehabilitación y restaurativa” para preparar a los jóvenes para la vida fuera de la prisión y que protejan a la comunidad al mismo tiempo.

Condados como Los Ángeles y San Francisco comenzaron a disminuir la aceptación de los menores de edad en las cárceles por delitos pequeños. Hasta los momentos se está estudiando qué hacer con los adolescentes condenados por asesinatos u otros delitos graves. 

George Gascón, fiscal de distrito en Los Ángeles, ha prometido dejar de tratar a los jóvenes como adultos y encontrar una “alternativa segura” para los que son condenados por crímenes mayores.