Joe Biden y Kamala Harris rinden homenaje a los 500,000 muertos por COVID-19

Biden ordena ondear banderas tras homenaje en la Casa Blanca a los muertos por COVID-19

Joe Biden y Kamala Harris rinden homenaje a los 500,000 muertos por COVID-19
Momento de silencio al atardecer en el pórtico sur de la Casa Blanca el 22 de febrero de 2021 en Washington , DC. por las muertes debido al COVID-19
Foto: Alex Wong / Getty Images

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la vicepresidenta, Kamala Harris, junto con sus respectivos esposos, han rendido homenaje en la Casa Blanca al más de medio millón de muertos a causa del COVID-19 en el país.

“Les pedimos que se unan a nosotros para recordar, para poder sanar, para hallar un propósito en la tarea por delante, para mostrar que hay luz en la oscuridad“, dijo el presidente durante el homenaje.

Ante la noticia de las más de 500,000 personas que han muerto a causa del virus, Biden pidió resistencia ante el dolor y no volverse insensible.

“Para algunos de ustedes ha sido un año, un mes, una semana, un día, incluso una hora. Y sé que cuando miran a esa silla vacía en la mesa de la cocina, vuelve todo, no importa cuánto tiempo ha pasado, como si hubiera pasado justo en el momento en que usted mira la escena”, continuó Biden en el discurso televisado.

El presidente pidió a los estadounidenses que sigan alerta cumpliendo con los requerimientos de la pandemia, como mantener la distancia, usar mascarillas y vacunarse cuando a cada quien le llegue el turno de hacerlo.

“Debemos de acabar con la política y la desinformación que ha dividido familias, comunidades en el país, que ya se han cobrado muchas vidas. No es que los demócratas y los republicanos estén muriendo por el virus, son nuestros compatriotas estadounidenses, nuestros vecinos, amigos, madres, padres, hijos, hijas, maridos, esposa…”, señaló.

Luego del discurso, los cuatro guardaron un minuto de silencio en el pórtico sur de la Casa Blanca por las vidas perdidas durante la pandemia.

Por último, Biden ordenó que en todos los edificios federales del país, incluido la Casa Blanca, ondearan las banderas a media asta en señal de luto durante los próximos cinco días.