Biden activa recursos FEMA para refugio y traslado de niños no acompañados

El COVID-19 ha complicado la entrada de migrantes a EE.UU., sobre todo de los menores de edad

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, habla después de visitar una instalación de vacunación de FEMA Covid-19
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, habla después de visitar una instalación de vacunación de FEMA Covid-19
Foto: MANDEL NGAN / Getty Images

Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional (DHS), ordenó este sábado a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) el apoyo durante los siguientes 90 días  para recibir, refugiar y trasladar a los niños no indocumentados que llegaron a la frontera. 

FEMA trabajará de la mano con el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), para verificar cuáles serían las alternativas para ampliar la capacidad física de alojamiento para los menores de edad que buscan cruzar la frontera.

“El Gobierno federal está respondiendo a la llegada de un número récord de individuos, incluyendo niños no acompañados, a la frontera suroeste”, comunicó el DHS.

“Como he dicho muchas veces, una instalación de la Patrulla Fronteriza no es un lugar para un niño. Estamos trabajando en colaboración con el Departamento de Salud para atender las necesidades de los niños no acompañados”, afirmó Mayorkas en el comunicado.

Según cifras de la Patrulla Fronteriza, existe un aumento de 100% de familias con hijos cruzando la frontera en el último mes y un incremento de 60% de niños sin acompañantes. Y los datos del Gobierno muestran que los niños solos que cruzaron se disparó a unos 9,000 en febrero.

El presidente, Joe Biden, se ha negado a calificar como crisis el aumento de migrantes en la frontera en especial los menores de edad que no tienen tantas opciones para presentar su solicitud de asilo, además, se debe pasar más tiempo bajo custodia de la Patrulla Fronteriza por la afluencia extraordinaria. 

La orden de Mayorkas incluye la colaboración del Departamento de Seguridad Nacional, incluido agentes de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos (CBP), Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), el Servicio de Protección Federal y algunos voluntarios para mayor refugio y seguridad de todo tipo.

El comunicado de DHS agregó los riesgos que plantea la propagación del COVID-19 y lo complicado que sería el traslado de los menores al Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Mayorkas aclaró que ante la situación, es primordial proteger la salud y la seguridad de los migrantes y estadounidenses, por lo tanto “se sigue denegando la entrada a las personas detenidas en la frontera y se les devuelve”.