Casi 5,000 niños migrantes detenidos en instalaciones buscan ser procesados

La Casa Blanca y la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo han estado en búsqueda de instalaciones con buenas condiciones para los niños migrantes no acompañados

Casi 5,000 niños migrantes detenidos en instalaciones buscan ser procesados
Niño migrante juega cerca de una carpa en un campamento de migrantes en la frontera de México y EE.UU.
Foto: GUILLERMO ARIAS / Getty Images

La Patrulla Fronteriza ha dicho este jueves que tienen bajo custodia a unos 4,900 niños no acompañados que fueron detenidos en la frontera con México y que llegan a Estados Unidos en busca de asilo o para reunificarse con familiares.

La agencia dijo durante una conferencia con la Casa Blanca que están en busca de más instalaciones con licencia para “poder atenderlos y procesarlos” de manera segura y humana de acuerdo con los lineamientos dictados por el gobierno del presidente, Joe Biden.

La Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) anunció que parte de los problemas que se han visto en la frontera se deben a que “heredamos políticas insuficientes”, pero “estamos tratando de crear un sistema que sea humano”, dijo Liz Clavel, comisionada de personal de la agencia.

Además, recalcó que “la frontera está cerrada” y que solo están procesando los casos de Menores No Acompañados (UAC) y unidades familiares que México no tiene la capacidad de procesar bajo el Título 42 del Código de Estados Unidos, activado el año pasado por la pandemia del coronavirus.

Instalaciones seguras

La Casa Blanca y la CBP han estado trabajando desde febrero en la búsqueda y habilitación de centros de procesamiento que reúnan las condiciones adecuadas para procesar a los niños sin acompañantes.

Las políticas migratorias como el Acuerdo Judicial Flores de 1997 y la Ley TVPRA de 2008 han vuelto en vigencia luego de la reversión implementada durante el gobierno de Donald Trump para procesar a niños migrantes.

Ambas medidas exigen que los niños no deben permanecer más de 72 horas detenidos, deben estar en lugares humanos, se les debe respetar los derechos, brindarles atención médica, garantizar que su proceso sea rápido y procurar que estén junto a familiares.

Las normas también dicen que deben ser los jueces de inmigración quienes resuelvan el futuro de los niños migrantes sin acompañantes en Estados Unidos.

“Se ha hecho bastante progreso en eso”, dijo Clavel, quien también admitió que la CBP “no tiene ni las facilidades ni el entrenamiento adecuados para cuidar a esos niños y darles la seguridad que necesitan”.

Agregó que “lo que se busca es que los UAC estén en un lugar bajo un cuidado humano y seguro. Los queremos enviar lo más pronto potable al cuidado del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS)”.