Masacre de asiáticas en Atlanta por un hombre blanco conmueve a la nación

En una sola semana dos tiroteos masivos enlutaron a EEUU y dejaron 18 muertes

Un oficial de policía se encuentra afuera de una sala de masajes donde tres personas fueron asesinadas a tiros el 16 de marzo de 2021 en Atlanta, Georgia.
Un oficial de policía se encuentra afuera de una sala de masajes donde tres personas fueron asesinadas a tiros el 16 de marzo de 2021 en Atlanta, Georgia.
Foto: ELIJAH NOUVELAGE / Getty Images

Ira y protestas desató el ataque de odio por un hombre blanco que dejó ocho personas muertas, de las cuales seis eran mujeres de ascendencia asiática, el pasado 16 de marzo en Atlanta, Georgia.

Robert Aaron Long, de 21 años de edad, fue arrestado después de la masacre gracias a su propia madre, quien después de ver que buscaban a su hijo le dio el número de celular a las autoridades, las cuales rastrearon su teléfono y lo capturaron.

El capitán Jay Baker, del departamento del Sheriff del condado Cherokee, recibió una tormenta de críticas después de que dijo a los medios que Long era adicto al sexo, vio a estos negocios de masajes como una “tentación” y quería eliminarlos.

Baker agregó que Long “había tenido un verdadero día malo” y había cometido estos crímenes en tres negocios de masajes. Después de esta ligera explicación, Baker fue removido como vocero y se le prohibió hablar con los medios.

El violento incidente desató protestas en todo el país llamando a todos a terminar con el odio racial en contra de la comunidad asiática. Inclusive hubo protestas en Chicago.

El presidente Joe Biden, quien viajó a Atlanta días después del incidente, envió un mensaje al país entero para erradicar el fanatismo blanco y terminar con el odio racial que pone a los asiáticos como culpables de la pandemia del covid-19.

“El odio no tiene ningún puerto seguro en América”, dijo Biden después de reunirse con varios líderes asiáticos en Atlanta.

El tiroteo en Atlanta dejó aterrorizada a la comunidad asiática del país, la cual ha visto un incremento en los crímenes contra personas de origen asiático. El año pasado se reportaron 3,795 ataques a personas asiáticas en el país. Y solo en enero y febrero de este año se han reportado ya 503 ataques.

El auge del odio de algunas personas blancas contra personas asiáticas, se piensa, está ligado a las palabras despectivas que el expresidente Donald Trump usó para referirse al virus del covid-19 como el “virus chino”.

“La explotación sexual y la misoginia, entrelazadas con el racismo, dieron como resultado que un hombre blanco deshumanizara a las mujeres asiáticas como ‘tentaciones’ y objetos para eliminar”, dijo un comunicado del Centro HANA, una organización coreana en Chicago.

“Estos asesinatos están afectando a las comunidades asiático-americanas de manera dolorosa. El año pasado los estadounidenses de origen asiático tuvimos que protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos de la propagación del covid-19 y la propagación coincidente de la violencia alimentada por la xenofobia, el supremacismo blanco y el racismo sistémico”, dijo el mismo comunicado.

En Chicago la secundaria Back of the Yards College Prep (BOYCP) envió también un mensaje de solidaridad.

“El violento crimen de odio que tuvo lugar… contra la comunidad asiática en Atlanta es profundamente perturbador. En BOYCP, estamos colectivamente indignados por este atroz ataque”.