Grupo de menores migrantes no acompañados llegan al Centro de Convenciones de San Diego

El objetivo es buscar un entorno "estable y seguro" para la transición de los niños migrantes sin acompañantes

Grupo de menores migrantes no acompañados llegan al Centro de Convenciones de San Diego
El área alrededor del Centro de Convenciones de San Diego
Foto: Daniel Knighton / Getty Images

Cientos de menores migrantes no acompañados fueron llevados al Centro de Convenciones de San Diego, en el sur de California, en donde serán albergados temporalmente hasta que puedan ser transportados a una vivienda segura en otro lugar de Estados Unidos.

Líderes del condado de San Diego han estado coordinando con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) y con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS) para preparar el centro vacante para la llegada de hasta 1,450 niños migrantes. 

500 niños migrantes, de entre 13 a 17 años, vendrán desde Texas y estarán bajo custodia de las autoridades de inmigración a partir del sábado, dijo un portavoz del consulado mexicano.

“Estamos aquí porque el gobierno federal de los Estados Unidos nos pidió que proporcionáramos un hogar temporal para los jóvenes, que se encuentran en nuestra frontera entre Estados Unidos y México, y que necesitan un lugar a donde ir que sea seguro y que los mantenga bien cuidados”, dijo Todd Gloria, alcalde de San Diego.

Agregó que, se encuentran trabajando en reunir a los menores no acompañados con familias o patrocinadores que viven en Estados Unidos.

El centro de convenciones albergará a menores de 17 años durante unos 30 a 35 días. El centro proporcionará alimentos, un lugar para dormir, actividades educativas y recreativas y duchas. 

Asimismo, el Hospital de Niños de Rady, será el líder en brindar atención médica a las niñas en el centro de convenciones, anunció Gloria. A los menores no se les permitirá salir del centro hasta que ocurra la reunificación.

Durante ese tiempo, los trabajadores sociales de Servicios Comunitarios del Sur del Condado, se pondrán en contacto con los familiares existentes en Estados Unidos o los patrocinadores que albergarán a los menores mientras atraviesan por los procedimiento judiciales por sus solicitudes de asilo.

“El objetivo no es una situación de vivienda a largo plazo para estos niños, es un entorno estable y seguro para la transición a los miembros de su familia”, afirmó el supervisor del condado, Nathan Fletcher, en una conferencia de prensa realizada el martes pasado.

El condado operaría la instalación, pero sería administrada y pagada por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, dijeron las autoridades.

El Gobierno había anunciado que casi 5,000 niños se encuentran bajo custodia de la Patrulla Fronteriza hasta el martes y 11,551 adicionales en los refugios del Departamento de Salud y Servicios Humanos.