Alcaldesa Lightfoot va lenta en reformas ordenadas por el gobierno federal

La comunidad le ha pedido cumplir sus promesas de campaña y otras medidas

Alcaldesa Lightfoot va lenta en reformas ordenadas por el gobierno federal
Lori Lightfoot, alcaldesa de Chicago.
Foto: Getty Images

A raíz de la muerte de Adam Toledo, de 13 años, a manos de un policía blanco, la atención se ha enfocado de nuevo sobre los lentos pasos que la ciudad de Chicago, bajo la alcaldesa Lori Lightfoot, ha tomado para reformar al Departamento de Policía de Chicago.

Tanto el tópico de la reforma policiaca para convertir a ese departamento en uno que sea transparente y responsable y el tópico del combate al crimen callejero, algo que Lightfoot y su superintendente de policía David Brown no han podido resolver, son los dos temas sobresalientes en que Lightfoot está fracasando a dos años de su elección.

Después de la muerte de Laquan McDonald y la revelación del video de su muerte a manos de un policía blanco en 2015, el Departamento de Justicia federal (DOJ) ordenó una investigación sobre las prácticas de la policía en Chicago.

“Hay motivos razonables para creer que el Departamento de Policía de Chicago se involucra en un patrón o práctica de uso de fuerza excesiva”, dijo la entonces directora del Departamento de Justicia Loretta Lynch al concluir la investigación en enero de 2017.

El reporte del DOJ concluyó que ejemplos de fuerza letal en la ciudad incluían “tirotear a sospechosos que están en fuga quienes no presentan un peligro inmediato; tirar a los vehículos sin justificación y usar fuerza excesiva contra los menores”.

Un reporte del monitor independiente indicó que la Ciudad se ha movido muy lenta para hacer los cambios ordenados por el gobierno y que, en 70 por ciento de las veces, no ha cumplido con las fechas límite para llevar a cabo esos cambios.

En otro caso, Lightfoot dijo no estar de acuerdo con una ordenanza en City Hall que obligaría a incluir a todos los casos de mala conducta de la policía en una base de datos digital.

La alcaldesa tampoco escuchó a la comunidad que le exigía no construir una nueva academia policiaca y mejor usar esos fondos para invertir en las comunidades pobres.

Criticada también fue Lightfoot al otorgar, en medio de la pandemia de covid-19, $281.5 millones de dólares a la policía de Chicago de los fondos federales destinados a mitigar la pandemia.

Lightfoot prometió durante su campaña remover y reemplazar la base de datos sobre personas supuestamente pandilleras, pero hasta la fecha esto aún no se ha logrado, a pesar de una demanda.

Grupos comunitarios han pedido que una junta de revisión compuesta por civiles supervise a la policía, pero Lightfoot no ha subido a bordo de esta idea.

Y por eso, se puede concluir, tenemos casos tan lamentables como el del joven Adam Toledo, de La Villita, quien a pesar de no tener un arma en la mano fue baleado a muerte.

El congresista Jesús ‘Chuy’ García comentó sobre este caso: “El video habla por sí solo: Adam estaba desarmado en sus últimos segundos de vida, contrariamente a las afirmaciones ahora retractadas de los líderes de la ciudad de que ocurrió un enfrentamiento armado entre Adam y la policía”.