Celebran en Chicago el fin de las ‘cartas no match’ de la Administración del Seguro Social

Legisladores y activistas consideran que eso es una victoria de la protección de los trabajadores inmigrantes en todo el país

La Administración del Seguro Social envió ‘cartas no match’ al empleador de la fábrica donde trabaja Jorge Sánchez en junio de 2019. (Cortesía Familia Sánchez)
La Administración del Seguro Social envió ‘cartas no match’ al empleador de la fábrica donde trabaja Jorge Sánchez en junio de 2019. (Cortesía Familia Sánchez)
Foto: Cortesía

Después de haber trabajado 16 años para una fábrica de cartón a tiempo completo y con todos sus beneficios, Jorge Sánchez y otros 20 trabajadores perdieron su empleo porque la Administración del Seguro Social (SSA) envió ‘cartas no match’ o ‘cartas de no concordancia’ a los empleadores de la compañía.

“La razón que nos dieron fue que el número de Seguro Social no coincidía con el nombre de nosotros”, dijo Sánchez a La Raza.

Las razones por las que el número de Seguro Social no corresponde con el nombre del trabajador registrado en la base de datos de la SSA pueden ser varias: una que la persona sea indocumentada pero también, por ejemplo, por errores tipográficos, cambios de nombre no informados y registros del empleador inexactos o incompletos.

El gerente de recursos humanos de la empresa les dijo que ya no podían seguir trabajando de planta en la compañía, pero que los iban a recontratar por medio de una oficina temporal. Eso significaba menos paga y sin beneficios, según Sánchez.

En junio de 2021 se cumplen dos años de que estos trabajadores recibieron las ‘cartas no match’. No todos optaron por regresar a la compañía, sólo ocho volvieron a través de una agencia temporal a trabajar en esa fábrica, que opera en Wisconsin. Sánchez aceptó porque dice que la necesidad era grande y que como cabeza de hogar y padre de tres hijos no podía quedarse sin empleo.

“Ya nada es seguro, me impactó económicamente y emocionalmente, ahora no tengo beneficios, no me pagan refrigerio, vacaciones, ni recibo bonos, solamente mi sueldo”, mencionó Sánchez quien es residente de Waukegan, en Illinois.

Casos como el de Sánchez, de 39 años, le han sucedido a miles de trabajadores en todo el país.

Ya se habían derrotado estas cartas en 2009, pero regresaron en la anterior administración de Donald Trump, dijo Jorge Mújica, organizador de campañas laborales del Centro de Trabajadores de Arise Chicago, que lideró la campaña para acabar con las ‘cartas no match’.

Jorge Mújica dijo que en 2019 comenzaron a recibir llamadas de trabajadores afectados porque la SSA envió casi un millón de ‘cartas no match’ a empleadores en el país.

Al final de 2020, en medio de la pandemia de covid-19, nuevamente miles de trabajadores esenciales indocumentados expuestos al virus fueron afectados con estas cartas que fueron utilizadas en muchos casos para despedirlos de su empleo. Pero la abogacía de grupos de defensa laboral, organizaciones comunitarias, sindicatos y un grupo de miembros del Congreso de Estados Unidos, incluido el representante federal Jesús ‘Chuy’ García, se legró combatir una vez más esta nueva ola de ‘cartas no match’, lo que ha sido considerado una victoria nacional para la comunidad inmigrante.

“Darle fin al uso de cartas antiinmigrantes ‘no match’ es una victoria para los trabajadores inmigrantes, los patrones, los contribuyentes y para la justicia racial e inmigrante en este país”, dijo Laura Garza, directora del Centro de Trabajadores de Arise Chicago.

Estas cartas se han venido dando con mucha frecuencia sin importar la administración en la Casa Blanca, mencionó Fredy Amador, organizador de Chicago Workers’ Collaborative, organización que aboga por los derechos de los trabajadores. “Sabemos que la administración actual tiene poco tiempo, pero basados en las administraciones anteriores, las ‘cartas no match’ han estado llegando porque son errores en el sistema de datos del seguro social y le puede llegar a cualquiera, ya sea residente, ciudadano o indocumentado, no hay que alarmarse sólo informarse y conocer sus derechos”.

Mújica también dijo que pudieron combatir la ola de cartas en 2019 y se eliminaron los supuestos 60 días para corregir errores “porque la propia Administración del Seguro Social admite que puede llevar hasta tres años y tres meses corregir los errores en sus bases de datos”.

El congresista ‘Chuy’ García en entrevista con La Raza dijo que ha estado trabajando tres años con organizaciones locales para desmitificar el intento político de estas cartas y para informar a las pequeñas empresas y a los empleadores sobre esta práctica a la que considera “ineficiente y problemática”.

García enfatizó que lo que se busca es garantizar la protección de los trabajadores y también dijo que junto a un grupo de miembros del Congreso de Estados Unidos escribieron en marzo una carta a la SSA y a la Casa Blanca pidiendo el fin de las ‘cartas no match’ y lanzaron un paquete de información a la comunidad y a las pequeñas empresas.

“Estamos muy contentos de ver desaparecer las ‘cartas no match’ porque eran ineficaces y costosas y ponían a trabajadores en una posición muy vulnerable. Nos dimos cuenta de que muchas personas fueron despedidas porque la empresa no sabía qué hacer, no querían problemas con el gobierno y con el Seguro Social”, señaló el congresista por Illinois.

Para García, lo más importante del fin de las ‘cartas no match’ es que las compañías ya no están obligadas a notificar a los trabajadores, ya no deben aparecer nuevas cartas que son enviadas a las compañías o a los trabajadores. Y fue enfático al decir que esas cartas ya no son válidas y exhortó a que si un empleador despidió a un trabajador por las ‘cartas no match’ ahora es el momento de llamarlo de regreso al trabajo.

El propósito de las ‘cartas no match’

Para Mújica, esas cartas no sirven de nada: “supuestamente son para corregir errores, pero sólo entre el 1 y 2% de los errores se corrigen a través de las ‘cartas no match’…”.

Para la SSA, las cartas permiten que se hagan las correcciones debidas a fin de que el trabajador califique para los beneficios del Seguro Social o que el monto de su beneficio sea correcto.

Andrew Saul, comisionado de la SSA, indicó en un comunicado que tomó la decisión de descontinuar el envío de avisos de correspondencia educativa de los empleadores para enfocar los esfuerzos de la agencia en hacer que sea una mejor experiencia, más fácil y más conveniente para que los empleadores informen y corrijan los salarios electrónicamente a través de su portal de servicios de negocios en línea.

Con todo, el congresista ‘Chuy’ García dijo que no hay ninguna garantía de que estas cartas no reaparecerán en el futuro. Sin embargo, hizo hincapié en que “el hecho de que la comunidad siga aumentando su poder político nos ayuda a prevenir que esto suceda en el futuro”.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al Chicago Community Trust, la Field Foundation of Illinois y el Lenfest Institute for Journalism/Facebook Journalism Project. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.