Horror en Arizona: una madre mató a sus hijos de 7 y 9 años porque escuchó “voces”

Yui Inoue, 40 años, fue arrestada por asesinato en primer grado en Tempe, un suburbio de Phoenix, tras la muerte de su hija de 9 años y su hijo de 7 años, a los que habría matado con un cuchillo de cortar carne

Horror en Arizona: una madre mató a sus hijos de 7 y 9 años porque escuchó “voces”
Terror en Arizona.
Foto: Tempe Police / Cortesía

Una mamá de Arizona fue acusada del asesinato de sus dos hijos. Las autoridades revelaron que la mujer les dijo que había escuchado “voces” que le ordenaron matarlos.

Yui Inoue, de 40 años, fue arrestada por asesinato en primer grado en Tempe, Arizona, tras la muerte de su hija de 9 años y su hijo de 7 años, reportó Arizona Central el domingo. La mujer, que habla principalmente japonés, habría matado a sus hijos con un cuchillo de carnicero y después habría tapado los cuerpos con una sábana y con cajas, según dijo el sargento Steven Carbajal, vocero de la policía de Tempe, un suburbio de Phoenix. Inoue tenía sangre y heridas en su cuerpo cuando fue arrestada.

El suceso conmocionó a la localidad, que espera por las investigaciones iniciales.

La madre manejó por su propia voluntad hasta la estación de policía local y cerca de las 7 am del sábado le dijo a un oficial que había matado a sus hijos. “Escuchó voces que le dijeron que los matara”, dijo Carbajal.

Un cuchillo de cortar carne con una hoja de 6 pulgadas (15 centímetros) fue hallado en una bolsa con sangre en el auto de Inoue.

“Un policía salía a sus labores normales cuando ella le llamó, estaba consternada”, dijo Carbajal.

Los policías salieron de inmediato rumbo al departamento de la mujer y ahí encontraron a la niña y al niño con “obvios signos de violencia”.

“Es tan desafortunado que niños de 9 y 7 años que dependen de sus padres, especialmente de la madre, se vean envueltos en un evento tan trágico”.

La policía dijo que los uniformados habían estado en el departamento horas antes el mismo sábado debido a una disputa entre la mujer y su esposo.

La policía dijo que había encontrado que los menores estaban bien y en la cama al tiempo que visitaron la casa. No encontraron nada anormal como para llamara a los servicios sociales. No había un registro anterior de violencia al interior de la familia.

“No había nada que indicara una amenaza inmediata para los niños”, dijo el oficial. “Los padres discuten y tienen diferencias que la mayor parte de las ocasiones no necesitan otro tipo de intervención”.

El padre no se encontraba en el departamento donde la policía encontró los cadáveres. “Se desmoronó” cuando supo lo que sucedió, dijo Carbajal sobre el momento en que le comunicaron la noticia al hombre.

Sigue leyendo: Al fin recuperaron al tigre suelto de un hispano sospechoso de homicidio