A medio término, muchos abandonan la administración de Lightfoot

Algunas posibles explicaciones de la salida de numerosos funcionarios en la Alcaldía de Chicago

Lori Lightfoot, alcaldesa de Chicago.
Lori Lightfoot, alcaldesa de Chicago.
Foto: Getty Images

Justo a la mitad de sus cuatro años como alcaldesa, un significante número de integrantes de la administración de Lori Lightfoot están optando por abandonar el barco.

Cuando menos 15 integrantes de su administración se han estado saliendo en las últimas semanas y la figura más visible ha sido la jefa de las Escuelas Públicas de Chicago, Janice Jackson, quien optó por no renovar su contrato.

Pero ha habido más, como la directora de operaciones Anne Sheahan, quien renunció hace días. También ha dejado la administración Jordan Troy, secretario de prensa de la alcaldesa Lightfoot.

Sídney Roberts, la directora de la Oficina Civil de Responsabilidad Policiaca (COPA, en inglés), renunció hace varios días después que Lightfoot, quien no se muerde la lengua para decir las cosas, criticó a COPA por la tardanza que le tomó resolver el caso de Anjanette Young, a quien la policía sorprendió cambiándose de ropa en su casa al efectuar un cateo de morada buscando a un sujeto que no vivía ahí y que supuestamente tenía armas de fuego.

Otras once personas, por igual, han optado por salir de la administración de Lightfoot, la primera mujer afroamericana y abiertamente gay en ser electa al frente del City Hall.

Observadores apuntan que este éxodo puede tener varias razones. Algunos señalan que la pandemia de covid-19 puede ser una de las causas principales y afirman que algunos integrantes de la administración Lightfoot quizás tengan ‘fatiga de la pandemia”.

De marzo de 2020 al presente ha sido un año difícil con la pandemia para Chicago, sus ciudadanos y sus políticos electos. Pero en otras ciudades que pasaron por lo mismo no se ve un alto cambio de personal.

Otra posible causa, teorizan los politólogos, puede ser la manera de gobernar de la alcaldesa. Se dice que Lightfoot no es una de guardarse sus críticas y las vierte abrasivamente a sus subalternos.

Como ya lo hemos visto, Lightfoot ante las cámaras de televisión y con micrófonos abiertos tampoco se queda callada. En el pasado se ha atrevido a criticar al concejal Ed Burke, quizás el concejal más inteligente pero ahora bajo la lupa de una investigación federal.

Un líder debe saber delegar responsabilidades y compartir las decisiones, pero a dos años de su término como alcaldesa no se sabe a ciencia cierta si la alcaldesa misma se está haciendo daño al querer manejar demasiados detalles en su administración.

Cuando alguien en el poder está distraído con demasiados detalles y no presta la atención debida a los asuntos mayores, las controversias surgirán. Y cuando esto sucede, los empleados de conciencia mejor buscarán otros horizontes, como lo estamos viendo.

Una tercera razón por la fuga de personal puede ser que los escándalos y controversias de la administración Lightfoot estén cobrando su saldo. Y de estos hay muchos, como el caso de Adam Toledo, el saqueo de la Avenida Michigan, el caso de Anjanette Young y la creciente ola de crímenes en la ciudad que Lightfoot aun no puede controlar a pesar de sus promesas.