Fallece en Chicago Marcos Muñoz, exorganizador de César Chávez

Le sobreviven su esposa Andrea O’Malley Muñoz, su hija María Muñoz y un nieto Anthony Thompson.

Marcos Muñoz (izq.) y César Chávez. (UC San Diego Library ( Farmworker Movement Documentation Project)
Marcos Muñoz (izq.) y César Chávez. (UC San Diego Library ( Farmworker Movement Documentation Project)
Foto: Cortesía

Marcos Muñoz, un exorganizador de César Chávez, falleció el sábado 15 de mayo en La Villita. La causa de su muerte fue dada como cáncer pulmonar. Muñoz tenía 80 años de edad.

A Muñoz le sobreviven su esposa Andrea O’Malley Muñoz, su hija María Muñoz y un nieto Anthony Thompson.

Muñoz nació en Ciudad Acuña, Coahuila, en México el 25 de abril de 1941 y desde temprana edad se aventuró a venir a Estados Unidos a trabajar en el campo. Una vez un granjero le estafó su sueldo y Muñoz juró vengarse, pero al paso del tiempo conoció a Cesar Chávez en California y mejor se puso a organizar a los trabajadores agrícolas.

En 1967 Chávez lo envió a organizar el boicot de las uvas en la ciudad de Boston y Muñoz rápido aceptó pensando que se trataba de ir a Barstow, California, hasta que vio su boleto y se dio cuenta en dónde quedaba Boston.

Muñoz en esa época apenas sabía leer y escribir un poco pero además no hablaba aún bien el inglés.

Para su sorpresa, en el área de Boston tuvo que hablar ante cientos de personas, incluyendo estudiantes de la Universidad de Harvard.

“Yo estaba nervioso, porque yo no podía hablar bien el inglés”, dijo Muñoz en una entrevista de archivo de la Unión de Campesinos (UFW, en inglés).

Muñoz estuvo dos años en Boston logrando limpiar de uvas todos los supermercados y en un evento publicitario él y sus seguidores lanzaron varias cajas de uvas al puerto de Boston, así recibiendo mucha atención al boicot de las uvas.

En 1973 Cesar Chávez envió a Muñoz a Chicago durante el segundo boicot de las uvas, el cual sirvió para poner presión a los granjeros vinoculturistas para firmar un contrato con la Unión de Campesinos.

Muñoz obtuvo gran éxito en Chicago pues todas las organizaciones comunitarias de esa época le dieron su apoyo para ir a piquetear las tiendas que vendían las uvas esquiroles.

“Cuando César Chávez lo mandó a Chicago, todas las organizaciones lo apoyamos,” dijo Bernardino Echeverría, de la Alianza de Pilsen.

“Marcos tenía una gran habilidad para conectarse con los demás”, dijo Andrea O’Malley Muñoz, su esposa, a quien él conoció en Boston.

Después del boicot Marcos y Andrea decidieron quedarse a vivir en Chicago, precisamente entre los vecinos de La Villita.

“Más que nada era una persona con una gran conciencia social y un gran humanista”, dijo Manuel Gaspar, compadre de Muñoz, quien era su vecino en La Villita en el pasado.

Muchos de los activistas de esa época lo recordaron al ser informados de su reciente deceso.

Carlos Heredia, un exactivista del grupo OLAS, dijo que a pesar de que Muñoz no tenía una educación formal “tenía su corazón en el lugar correcto”.

“Marcos no andaba con superficialidades, era una persona entregada a la lucha”, afirmó Heredia.

Los servicios para Muñoz serán el viernes 21 de mayo de 3 pm a 8 pm en la Funeraria Martínez, del 2534 S. Pulaski Road, en Chicago, con una misa el sábado 22 de mayo a las 10 de la mañana en la Iglesia Santa Inez, Calle 27 y Central Park, en La Villita. Se espera la presencia en los servicios de Paul Chávez, hijo de César Chávez.